La alimentación de un pato como mascota

Francisco María García · 16 junio, 2018
Una de las claves en la dieta de estas aves es la disposición de agua fresca, y es que, como no tienen dientes, la necesitan para tragar la comida

El pato doméstico o de granja se caracteriza porque ha perdido casi por completo la capacidad de volar; ya no tiene la suficiente fuerza en sus alas, a diferencia del pato salvaje, que vuela con vigor. Este cambio se produce al pasar de buscar su propio alimento, a ser alimentado por el hombre.

Estas aves se encuentran en todo el mundo y tienen un carácter apacible, dócil, alegre y tranquilo. Son muy sociables con el ser humano y viven un promedio de 9 a 12 años.

¿Qué come un pato doméstico?

Los patos tienen una dieta muy amplia y requieren una gran cantidad de comida. En su dieta se deben incluir vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos; no son exigentes con la comida y en muchos casos es más fácil mantenerlos que a otras aves, como por ejemplo las gallinas.

Es importante no darles grandes raciones a los patos, porque las comidas procesadas están hechas para que estas aves engorden y, además, de una forma poco natural.

Los patos, durante sus tres primeras semanas de vida, comen un alimento especial para polluelos; posteriormente, se cambia a comida para aves de corral. Su alimentación puede ser a base de pienso específico o se les puede hacer una mezcla de semillas, frutas y verduras. Se sugiere alimentarlos unas cuatro o cinco veces al día.

Patos comiendo

Alimentación de un pato

En un análisis de la alimentación de estas curiosas mascotas, los elementos que no deben faltar en su dieta son los siguientes:

Agua

Siempre deben tener agua fresca. Hay que tener en cuenta que, como los patos no tienen dientes, se ayudan del agua para tragar sus alimentos. Por esta razón nunca debe faltar agua; lo recomendable es ponerla cerca de la comida y cambiarla dos veces por día.

El cuenco del agua debe ser lo suficientemente profundo como para que el ave pueda meter su pico completo y sus fosas nasales con facilidad y sin obstáculos.

Dado que el agua es tan importante en sus vidas y la deshidratación en estos animales es algo grave, se aconseja tenerles un estanque de agua donde puedan nadar y beber. El agua de este estanque debe ser renovada con regularidad.

Semillas y granos

Los cereales son la fuente principal de carbohidratos de los patos, especialmente el arroz, maíz, cebada y avena:

  • Semillas de soja. Son fuente de proteínas y carbohidratos vegetales; deben agregarse a su pienso habitual.
  • Semillas de girasol. Las semillas de girasol son una excelente fuente de proteínas y grasas. Facilitan la digestión.
  • Cáscaras de huevo y huesos molidos. Se trata de ricas fuentes de minerales (calcio) y proteínas.
  • Hojas de vegetales y frutas. Son fuentes de vitaminas; existe una amplia lista de los mejores para ellos. Algunos ejemplos: hojas de lechuga, alfalfa, pepino, zanahoria, manzana y uvas trozadas por la mitad. El consumo de frutas debe ser limitado, ya que un exceso de azúcar podría ser perjudicial para su salud.
  • Huevos y pescado cocidos. Son importantes fuentes de proteína animal.
Qué come un pato doméstico

Alimentándose en el jardín

Cuando los patos salen a pasear por el jardín o patio trasero, podrían encontrar alimentos para complementar su dieta tales como:

Piedras pequeñas

A veces los patos se alimentan de piedrecillas que encuentran por ahí; estos elementos les ayudan a moler los restos de comida que podrían quedarle en el buche.

Insectos

Les gusta buscar insectos como babosas, lombrices de tierra, caracoles o cochinillas. Algunas personas incluso los usan para eliminar plagas de su jardín, y así evitar el uso de pesticidas.

Lo que no debería comer un pato

  • Pan. Es el equivalente de la comida basura para nosotros. Además, el pan hace que su agua se descomponga rápidamente. Aunque el pan no es recomendable para nuestro pato doméstico, puede tomarlo ocasionalmente; lo ideal es que sea integral.
  • Patatas fritas. Un alimento que puede ser perjudicial para el pequeño aparato digestivo de nuestro pato.
  • Comida casera. A no ser que sean alimentos indicados en la lista anterior, los patos no tienen un organismo adaptado para digerir la comida del hombre.
  • Comidas con condimentos. Estos condimentos irritan el estómago del ave.
  • Comidas con azúcares. Alimentos como las palomitas de maíz, galletas, refrescos y chocolates pueden ser muy perjudiciales para un pato.

Es importante mencionar que una dieta alta en carbohidratos podría enfermar al ave al causarle una patología llamada ‘ala de ángel’; esta patología produce que se tuerza la última articulación de una o ambas alas. Esta torcedura las debilita, lo que impide el vuelo.