La alimentación de las crías de periquito

Aitana Bellido 7 abril, 2018
En este caso, lo que coman los padres será clave para garantizar una correcta dieta de los polluelos, ya que la dieta de estos se basa en una papilla que la madre procesa mediante la regurgitación de comida

Los animales recién nacidos pasan por una fase de dependencia y vulnerabilidad extremas que ponen a prueba las habilidades de sus cuidadores: la alimentación de las crías de periquito requiere especial atención.

Y es que en el caso de los periquitos, la tasa de mortalidad de sus polluelos es muy alta, por los que debemos extremar las precauciones, sobre todo en lo que respecta a la alimentación de nuestras mascotas.

Datos básicos sobre el proceso de cría

El primer paso para poder atender correctamente las necesidades de los polluelos es comprender los hábitos de cría de los padres.

Debemos tener en cuenta que los periquitos pueden aparearse en cualquier época del año, y que el proceso de apareamiento dura entre tres y cuatro días. La hembra, al finalizar el proceso, empezará a hacer su nido y a pasar periodos de tiempo en él.

Reproducción de los periquitos

Una vez observemos que la hembra no deja el nido, sabremos que ya ha puesto los huevos y que ha empezado el proceso de incubación. El proceso anterior a la incubación suele durar unos 10 días.

El número de huevos medio por pareja oscila entre cuatro y nueve. Dado que la hembra no se moverá de su puesto hasta que los huevos eclosionen, el macho alimentará y acicalará a su pareja. A los 16-29 días, nacerán los polluelos.

Nacimiento y alimentación de las crías de periquito

La madre no pone los huevos de forma simultánea. Uno a uno, irá poniéndolos e incubándolos, por lo que los primeros huevos que haya puesto eclosionarán antes, puede que hasta con uno o dos días de diferencia.

Durante los primeros días de vida, los polluelos emiten una suerte de gorjeos muy agudos para indicar a su madre que tienen hambre. Se les alimentará con una especie de papilla, que no es sino comida procesada y regurgitada por la propia madre.

Por ello, la alimentación de los padres es muy importante para las crías. Entre los alimentos más ricos en nutrientes, encontramos:

  • Alpiste
  • Avena
  • Mijo
  • Agua
  • Hueso de sepia
Alimentación del periquito

La piedra de calcio puesta en el agua puede también funcionar como suplemento para, de esta forma, evitar posibles enfermedades. Las semillas son un alimento indispensable en su dieta. El macho también colabora en el cuidado de las crías, y debemos tener en cuenta que entrará y saldrá constantemente del nido para alimentar tanto a la madre como a los polluelos.

Los padres necesitan tantos nutrientes o más, ya que siguen teniendo que mantenerse a sí mismos mientras intentan mantener a su prole con vida. En estas circunstancias llenas de estrés, pueden también producirse una serie de comportamientos violentos.

  • Se han documentado muchos casos en los que la madre se ha vuelto agresiva y ha atacado a sus propios polluelos. Llegado el caso, se recomienda separar a las crías de sus padres y alimentarlas mediante una jeringa con una papilla de cría.
  • A veces, el padre vuelve a montar a la hembra mientras está en el nido, y puede darse el caso de que vuelva a estar fecundada y reniegue de su prole actual para centrarse en el nuevo embarazo. De nuevo, la solución radica en separar a los polluelos y cuidarles en otra jaula.
Te puede gustar