Cómo saber el sexo de un pájaro

Francisco María García 13 octubre, 2017

Saber el sexo de un pájaro puede ser una tarea complicada. Incluso los ojos más expertos y hasta médicos veterinarios, en algunos momentos, pueden no estar seguros.

La mayoría de las aves no presentan detalles evidentes al respecto. No son raros los casos de pichones a los que se le colocan nombres de machos y de adultos resultan ser hembras.

Análisis de laboratorio: el método infalible

Es claro que hay muchos más perros y gatos que otras especies de animales domésticos en el mercado. Por ello, dar con un médico veterinario cuya especialidad sean las aves, puede ser una tarea difícil.

Muchos especialistas, ante las dudas que eventualmente puedan tener a la hora de saber el sexo de un pájaro, optan por la opción más segura: el examen de laboratorio.

 El análisis puede realizarse de tres maneras distintas:

  • Análisis de sangre: es el más común, aunque requiera de cierta destreza para extraer la muestra de las patas de animal sin lastimarlo.
  • Análisis de las heces: tomar la muestra es mucho más sencillo. Tiene un límite importante: solo aplica con ejemplares adultos.
  • Análisis de las plumas: con una exactitud igual que los casos anteriores, del ciento por ciento. Su punto en contra está en que no muchos laboratorios están en capacidad de realizar esta prueba.
Pajaro comiendo de la mano de una persona

A través de la observación (y otros sentidos)

Algunas aves sí presentan características fácilmente identificables, que permiten establecer sin complicaciones el sexo.

El pavo real y los gallos son de los casos más emblemáticos. La cola larga y llena de plumas coloridas de los primeros, diseñadas para atraer a las hembras, resalta a simple vista, aun sin estar desplegadas. Mientras que la cresta del segundo (además de su potente canto), no deja lugar a dudas.

Respecto a los periquitos, una de las especies más populares, los colores del céreo (zona que está encima del pico), sirven como marca identificadora. En los machos es azul o rosa, mientras que las hembras lo tienen marrón o blanco.

Para algunas variantes de loros, el verde del plumaje es más intenso y vívido en los machos.

Canarios y otras especies

El canario es otra ave adaptada a la vida doméstica muy popular. Los machos son los que permanecen cantando de manera constante en la jaula. Esta es su llamada de apareamiento. Sin embargo, ésta no es una consideración del todo exacta. Los cambios hormonales propios de los periodos de celo, pueden poner a las hembras a cantar.

En el caso de los canarios y otras especies, el tamaño general de los ejemplares, así como de algunas partes del cuerpo, son señales. Con ellas se puede responder a la pregunta de cómo saber el sexo de un pájaro.

Los machos son más esbeltos y atléticos. Complementan su presencia con un porte totalmente erguido. Destaca de igual manera las dimensiones y la forma del pico (más grande y pronunciado).  Las patas también son de mayor tamaño y se mantienen más juntas entre sí.

Las hembras, en cambio, además de ser de menor tamaño, presentan una figura que tiende a ser más redondeada.

Otro método mediante la observación para saber el sexo de un pájaro es revisando la zona trasera del animal. Viendo el área cercana al ano, en la parte posterior del cuerpo. En los machos podrá notarse una pequeña protuberancia.

Palpar la zona con los dedos es una opción, en caso de que persistan las dudas. Esta acción presenta riesgos de causar lesiones, incluso de gravedad, al animal.

Cuestión de actitud

En la mayoría de las especies de aves domésticas, la hembra suele ser más sociable, incluso con sus dueños. El macho, por el contrario, se muestra más frío y busca en todo momento imponer su presencia.

Las parejas de Agapornis pasan mucho tiempo juntos

Las primeras dejan de ser tan dóciles después de superado el periodo de apareamiento. También cuando se alistan para empollar y cuidar a sus crías. En esos momentos llegan a defender el nido de forma más categórica y con más determinación que los propios machos.

Cuando las crías levantan el vuelo fuera del nido, las hembras recuperan la dulzura de su carácter. Lo mismo ocurre si son trasladadas a una nueva jaula.

Por qué es importante saber el sexo de un pájaro

Saber el sexo de un pájaro es un factor clave para criarlos y cuidarlos adecuadamente.

Los machos no deben compartir jaula, ya que se mantendrán en una lucha continua por dominar el territorio. Mientras que las hembras pueden requerir protección durante la época de apareamiento.

Fuente de la imagen principal: Juan Tello

Te puede gustar