Información sobre la zoopsiquiatría

Virginia Duque Mirón · 21 agosto, 2018
Gracias a esta disciplina es posible redirigir los problemas de comportamiento de los canes, los cuales son provocados muchas veces por los propios dueños

La zoopsiquiatría tiene como fin tratar los problemas de comportamiento de los animales a través de terapias que se han demostrado que funcionan dando buenos resultados en el mayor porcentaje de los casos. Hoy queremos hablarte más sobre este tema, que nos parece muy interesante para todos aquellos que tienen mascotas.

Qué es la zoopsiquiatría

El tipo de terapias usadas en la zoopsiquiatría son corpontamentales, cognitivas y sistemáticas. Todas ellas son llevadas a cabo por veterinarios especializados en esta disciplina y, por supuesto, en el comportamiento animal.

Estas terapias son llevadas a cabo en animales que presentan problemas de comportamiento que les impiden relacionarse con otros congéneres o personas de su entorno de manera habitual. Estar tranquilo, ser feliz y equilibrado es algo que todo animal merece, pero esto se puede ver truncado en ocasiones por factores que influyen en su comportamiento.

Ahí es donde entra en juego la zoopsiquiatría, que analizará las causas de este trastorno, así como los tratamientos pertinentes que se puedan usar para paliar o erradicar estas conductas. Muchas veces se descubre que los culpables de que los animales estén pasando por este tipo de situaciones son los dueños, los cuales los culpabilizan de según que cosas.

Aunque se dice que la zoopsiquiatría está enfocada a animales rebeldes, esto no es del todo cierto. Es verdad que sirve para tratar comportamientos que a priori pueden parecer actos de rebeldía, pero no hay que olvidar que estos siempre vienen generados por algo.

Cuándo usar la zoopsiquiatría

No todos los animales tienen que tomar sesiones de zoopsiquiatría, pero cuando vemos comportamientos extraños que nuestras mascotas nunca han tenido, y si estos persisten, lo más lógico será que lo lleves a un etólogo o veterinario especializado en esta disciplina médica.

Cuándo usar la zoopsiquiatría

Piensa que, al igual que nosotros pasamos por épocas en nuestra vida en las que podemos creer que hemos perdido el control y no sabemos cómo recuperarlo, nuestras mascotas pueden verse afectadas por condiciones del entorno que las llevan a sentirse de igual manera.

Esto no quiere decir que la situación por la que esté pasando no tenga solución ni que se haya vuelto loco y tengamos que sacrificarlo. Tranquilo, la mayor parte de cosas en la vida de nuestras mascotas tiene arreglo, y la zoopsiquiatría está preparada para ello.

Por norma general, cuando el animal ha pasado un trauma o una situación de estrés, los comportamientos negativos que ha desarrollado como causa de estos son fácilmente reeducables. Solo hay que redirigirlos al camino correcto.

Claro, decirlo puede resultar fácil, pero esta es una tarea compleja que difícilmente podremos hacer por nosotros mismos, y para ello están los etólogos y profesionales de la zoopsiquiatría.

Qué puede llevar a que nuestra mascota deba tener terapias de zoopsiquiatría

Las mascotas pueden pasar por diversas etapas en su vida que les lleven a sufrir cambios en el comportamiento que haya que redirigir. No obstante, como dijimos anteriormente, en la mayor parte de las ocasiones estos comportamientos vienen provocados por conductas que nosotros tenemos con ellos, o tal vez sus anteriores dueños. Aunque también hay otros motivos.

Terapias de zoopsiquiatría

Esto es un resumen de algunos de los factores influyentes:

  • Abandono. Los perros que han sido abandonados, o los que se sienten abandonados por sus dueños, bien porque pasan mucho tiempo solos, o porque no reciben los cuidados necesarios, pueden sufrir trastornos del comportamiento.
  • Trauma. Un trauma por una pelea, un accidente, una caída o la muerte de un ser querido, es otros de los motivos por los que un animal puede necesitar terapia de zoopsiquiatría.
  • Humanizarlos. Este es un error muy común que muchas personas omiten. Hay quienes los tratan como sus hijos, como si fueran personas y olvidan que las mascotas son animales y no personas. Aunque no lo crean, esta actitud puede ocasionar un daño tremendo en el sistema emocional del animal.
  • Castigos. Muchas veces te hemos hablado del refuerzo positivo y sus beneficios, y es que los castigos pueden robar la felicidad a nuestras mascotas llevándolas a tener cambios de comportamiento que requieran de la zoopsiquiatría.

Recuerda que cuidar bien de nuestras mascotas y tratarlas con amor y cariño puede evitar que tengamos que recurrir a la zoopsiquiatría. Aun si tuvieras que hacerlo, no te sientas culpable, a veces estas conductas son provocadas por agentes externos a ti y esta ciencia médica veterinaria podrá ayudaros a ti y a tu mascota.