La zooterapia funciona

Francisco María García · 25 diciembre, 2017
La terapia asistida con animales ayuda a muchas personas con problemas piscológicos, desde niños, pasando por adultos y hasta ancianos

La zooterapia (o terapia asistida con animales), consiste en la utilización de ciertas especies en actividades terapéuticas, rehabilitadoras, integradoras y psicopedagógicas para seres humanos.

Debemos resaltar que la zooterapia rechaza todo y cualquier abuso físico o emocional sobre la vida animal. Las especies empleadas en sus prácticas deben ser creadas y mantenidas con los cuidados que necesitan y el respeto que merecen; la experiencia terapéutica debe ser disfrutada tanto por el paciente como por el animal.

¿Y la zooterapia funciona?

Durante muchos años estas prácticas terapéuticas fueron consideradas alternativas y cuestionadas por la medicina. Felizmente, los avances de las investigaciones médicas permitieron reconocer científicamente los beneficios de la zooterapia para nuestra salud.

Actualmente, las actividades de terapia asistida con animales son ampliamente recomendadas por la medicina. Las indicaciones son diversas, así como los tipos de ejercicios y formas de contacto e interacción con cada animal.

A continuación, vamos a conocer mejor las aplicaciones y los beneficios de cada modalidad de la zooterapia moderna.

¿Qué animales son utilizados en la zooterapia?

El avance de los estudios y técnicas de zooterapia ha permitido adaptar sus prácticas a diferentes especies. La elección por determinado animal suele orientarse por los objetivos esperados de la terapia y las preferencias –o posibilidades– de cada paciente, niños, bebés, etc.

Perros

Lógicamente, los mejores amigos del hombre no podrían estar ausentes en la zooterapia. Son utilizados en innumerables prácticas terapéuticas, integradoras y psicopedagógicas, con finalidades diferentes.

Terapia de perros con niños hospitalizados

Para las personas con pérdida parcial o integral de visión o audición, los perros lazarillos proporcionan libertad de movimiento y ayudan en su integración social. Estos animales son parte de su rutina y les permiten acceder a una vida más activa y saludable.

Actualmente, los canes también demuestran enorme éxito en las metodologías psicoeducativas –o psicopedagógicas– que utilizan la zooterapia. El objetivo es estimular el aprendizaje  y la socialización de niños y adolescentes diagnosticados con trastornos del desarrollo (inclusive el autismo), síndrome de Down o retrasos mentales.

Los perros también cumplen una función importante junto a pacientes en estado grave o terminal en hospitales alrededor del mundo. También pueden ser encontrados en geriátricos y casas de descanso para los adultos de la tercera edad; su simple presencia es capaz de mejorar su estado de ánimo y proporcionarles sensación de tranquilidad.

Delfines

La Terapia Asistida con Delfines (o DAT, por la sigla en inglés) despierta esperanzas y polémicas gracias a sus resultados. Muchos estudios demuestran que la interacción con estos bellos cetáceos genera importantes efectos positivos para la salud y, asimismo, cabe señalar que la mayoría de los pacientes y sus familiares confirman la eficacia de la zooterapia con delfines.

Ciertamente, la polémica sobre la terapia con delfines es respecto a la forma de crianza de los animales. ¿Es éticamente correcto privar un animal silvestre de su libertad y de su hábitat natural para beneficiar nuestra salud?

Organizaciones como la israelí Dolphin Reef optan por crear sus ‘delfines terapeutas’ en ambientes abiertos en pleno Mar Rojo. Así, pueden entrenarlos sin privarlos de sus instintos y rutinas naturales, y garantizar una mejor calidad de vida para estos seres tan especiales.

Caballos

Los beneficios de la equinoterapia (o zooterapia con caballos) ya eran conocidos por las civilizaciones clásicas. En la Antigua Grecia, por ejemplo, los equinos eran ampliamente utilizados para prevenir y rehabilitar múltiples dolencias físicas y psicológicas.

Niños en equinoterapia

Actualmente, el caballo es utilizado como herramienta terapéutica para rehabilitar niños, adolescentes y adultos a nivel psicológico, neuromuscular, cognitivo y social.

Gatos

Recientes estudios demostraron que el contacto con el pelaje del gato puede estimular la memoria y la capacidad cognitiva en los adultos ancianos. Por ello, los felinos vienen siendo muy empleados en propuestas de zooterapia para personas de la tercera edad. Los gatos persas suelen ser los preferidos gracias a su carácter afable y su notable pelaje.

Pequeños lagartos o iguanas

Seguramente, la aplicación terapéutica de los lagartos es una de las propuestas más innovadoras y exóticas de la zooterapia. Estos pequeños reptiles son capaces de estimular las habilidades cognitivas, emocionales y sociales de nuestros niños.

Y todo ello con una gran ventaja: al no poseer pelos, pueden ser más indicados para niños con alergias o problemas respiratorios. 

Conejos, hámsters y conejillos de Indias

Por último, no podríamos dejar de nombrar a estos pequeños y curiosos roedores, que son empleados en la estimulación sentimental y social de niños autistas.

Es preciso puntualizar que la zooterapia en todas sus modalidades solo debe ser practicada bajo la orientación de profesionales especializados. Cada paciente debe recibir atención y tratamiento personalizados para elegir el animal adecuado, planificar los ejercicios y la periodicidad de las secciones.