Infertilidad en gatas: causas, diagnóstico y tratamiento

La infertilidad en gatas es una condición que puede tener múltiples causas, desde un tumor o quiste hasta un fallo cromosómico heredado durante generaciones.
Infertilidad en gatas: causas, diagnóstico y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 20 julio, 2021.

Última actualización: 20 julio, 2021

Aunque la crianza de felinos es cada vez más común en todas las regiones del mundo, la mayoría de los estudios en lo que a la eficacia reproductiva en mascotas se refiere se han llevado a cabo en cánidos. Aun así, te sorprenderá saber que hasta el 20 % de los gatos de la raza short hair son estériles y no pueden reproducirse. ¿Sabes a qué se debe la infertilidad en gatas?

En esta especie (Felis silvestris catus), la infertilidad en el sexo femenino puede deberse a factores como el cruzamiento erróneo, un anestro prolongado, los celos silenciosos o problemas a nivel hormonal, nutricional, en el ADN o en la conformación de los cromosomas. Si quieres saber más sobre la disfuncionalidad reproductiva de las gatas, sigue leyendo.

El ciclo reproductivo felino

Las gatas presentan varios ciclos reproductivos a lo largo del año, denominados estros. La fecundación es interna y se produce mediante penetración y, curiosamente, es el propio acto del coito el que estimula sexualmente a la hembra. Las espículas del pene del macho frotan las paredes de la vagina de la gata, lo cual promueve la ovulación si el momento es el indicado.

Las gatas copulan con varios pretendientes durante su celo, así que es muy común que una camada esté compuesta por descendientes de más de un padre. La madurez sexual se alcanza a los 4-5 meses y la gestación una vez se produce la fecundación dura unos 66 días. El destete de las crías termina aproximadamente a las 8-10 semanas.

Fases del ciclo ovulatorio felino

Tal y como indican fuentes profesionales, las gatas son poliéstricas estacionales, es decir, que presentan varios ciclos ovulatorios a lo largo del año, pero concentrados en una etapa concreta. En estos félidos, la fase reproductiva tiene lugar en primavera y en verano, pues un fotoperiodo caracterizado por 14 horas de luz diaria promueve la secreción de ciertas hormonas sexuales.

Las distintas fases estrales de la felina se pueden concentrar en los siguientes eventos:

  • Proestro: durante el proestro, la hembra atrae a machos que no han sido esterilizados, pero aún no está lista para dar lugar a descendencia. Esta fase dura solo un par de días y la gata no muestra signos evidentes de celo.
  • Estro: esta etapa dura aproximadamente una semana y es la que se suele identificar con el celo propiamente dicho. La gata atrae a los machos de forma evidente y presenta conductas de apego exageradas, mayor tasa de vocalizaciones y ciertas posturas. Una hembra en este estado debe copular de 4 a 6 veces en el estro para embarazarse.
  • Interestro: si la hembra no se embaraza durante el estro, entrará en la siguiente etapa. Es el proceso intermedio en la etapa reproductiva en el que la gata no es receptiva y dura de 3 días a 3 semanas.
  • Anestro: este es el periodo dormante fuera de la época reproductiva y dura gran parte del año. De todas formas, si el fotoperiodo se ve muy trastocado en una gata doméstica, esta puede entrar en proestro aunque no sea la época indicada.
Una gata embarazada.

Causas de la infertilidad en gatas

Ahora que conoces un poco mejor las singularidades reproductivas de los félidos domésticos, estamos preparados para explorar las causas de la infertilidad en gatas. No te lo pierdas.

Reproducción en el momento erróneo

Según estudios de la National Library of Medicine, el 75 % de los criadores reproducen a las hembras receptivas con los machos durante los 3 días después del inicio del estro, pues parece ser la fecha con más ratio de éxito. De todas formas, también se ha registrado que los coitos justo el día 1 muchas veces promueven la liberación de óvulos inmaduros o de calidad baja.

Con esto queremos decir que ver a una gata copular no siempre se traduce en embarazo. A veces no ha empezado a producir óvulos, mientras que en otras ocasiones los primeros gametos son inmaduros y defectuosos. Por ello, no se recomienda cruzar a la gata solo el primer día del estro.

Ovulación espontánea

Como hemos dicho, por norma general la gata debe ser estimulada por el pene del macho para liberar los óvulos. Por desgracia, en los procesos de ovulación espontánea esta puede “soltarlos” sin estímulo alguno y no tenerlos disponibles para el coito real. Según fuentes ya citadas, este problema puede presentarse hasta en el 87 % de los felinos y es más evidente en las gatas con sobrepeso.

A veces, si la gata se reproduce con muy pocos machos, directamente no libera los óvulos.

Estrés y falta de experiencia

En ciertas ocasiones, una hembra muy joven o selectiva puede rechazar al macho a pesar de presentarse en medio de su estro. La probabilidad de rechazo puede acrecentarse si la gata es joven, no se ha reproducido antes o si las condiciones de la instalación no son óptimas.

Problemas anatómicos

La atresia vaginal es una malformación congénita que tiene como resultado la ausencia de la vagina y del útero. Las gatas con esta condición son incapaces de reproducirse, ya que el esperma del macho no puede llegar de forma natural a los óvulos, que sí son funcionales.

Más allá de los problemas de la hembra, también hay que tener en cuenta que el fallo se puede encontrar en el macho. Por ejemplo, la fimosis o la presencia de un cuerpo extraño en el pene del gato son condiciones que previenen una correcta penetración, y por tanto, la fecundación.

Enfermedades infecciosas

No existen muchos estudios científicos que hayan cuantificado la infertilidad en gatas por infecciones, pero sí se sabe que estos cuadros pueden dificultar la reproducción. Por ejemplo, algunos retrovirus y parvovirus felinos se han identificado como agentes abortivos en felinos. La bacteria Chlamydophila felis también podría provocar complicaciones.

Otras causas

Te hemos presentado muchos de los posibles desencadenantes de infertilidad en gatas, pero ten en cuenta que existen muchos más. En la siguiente lista, intentamos recoger el resto de impedimentos reproductivos en esta especie:

  • Cambios hormonales o deficiencia en la producción de ciertas hormonas. 
  • Quistes ováricos, endometriosis crónica y otras afecciones anatómicas en el aparato reproductivo.
  • Nutrición pobre y problemas en el desarrollo.
  • Condiciones hereditarias, incluyendo fallos a nivel cromosómico. Algunas razas son más proclives que otras a estos eventos.

¿Cómo se diagnostica la infertilidad en gatas?

Tal y como indica el portal veterinario VCA Hospitalsel diagnóstico de la infertilidad felina siempre comienza con un análisis profundo a nivel físico, pues esto permite dilucidar fallos sistémicos graves que puedan estar afectando a toda la fisiología de la gata. Tras esta inspección somera, se puede recurrir a las siguientes estrategias:

  • Tests laboratoriales: el conteo de células sanguíneas y la concentración de ciertas hormonas en el plasma sanguíneo pueden ayudar a dilucidar la infertilidad.
  • Tests para la detección de infecciones: la obtención de muestras de las mucosas del animal y otros tejidos puede permitir el aislamiento de patógenos tanto víricos como bacterianos y protozoarios.
  • Cultivo y citología vaginal: obtención de muestras del tejido vaginal de la gata para observar disfuncionalidades fisiológicas o posibles cuadros infecciosos crónicos.
  • Técnicas de imagen: los ultrasonidos, rayos X y tomografías permiten la observación de los canales internos de la gata y las estructuras ováricas.

Posibles tratamientos

Detectar la causa de la infertilidad en gatas puede ser muy complejo, pues en algunos casos, esta condición es multifactorial y se explica por una miríada de factores tanto endógenos como exógenos. Por ello, no siempre se puede tratar a corto plazo o con un medicamento simple.

En los casos en los que la gata esté perfectamente de salud y la disfuncionalidad se deba a un desajuste hormonal, ciertas inyecciones pueden ser de utilidad. Por otro lado, si la causa son los quistes ováricos, un fallo anatómico en la vagina o un tipo de cáncer, la intervención quirúrgica será el primer paso a seguir.

El aumento de horas de luz y la reducción de ruidos y estrés en el ambiente de la gata también se recomiendan en todos los casos.

¿El celo después del parto en gatos es posible?

Por último, debes tener en cuenta que a veces la causa de la infertilidad en gatas es un fallo cromosómico genético hereditario. En estos casos, por mucho que insistas solo conseguirás estresar al animal o hacerle daño: a veces, la hembra no puede reproducirse y lo mejor es concebirla únicamente como animal de compañía, sin mayores pretensiones.

It might interest you...
Mi gato maúlla mucho: 7 causas y soluciones
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Mi gato maúlla mucho: 7 causas y soluciones

¿Tu gato maúlla mucho y quieres que pare? En este espacio, te contamos los posibles desencadenantes de esta conducta tan molesta.



  • Infertility in female cats, VCA Hospitals. Recogido a 19 de julio en https://vcahospitals.com/know-your-pet/infertility-in-female-cats
  • Fontbonne, A., Prochowska, S., & Niewiadomska, Z. (2020). Infertility in purebred cats–A review of the potential causes. Theriogenology.
  • Miller, M. A., Ramos-Vara, J. A., Dickerson, M. F., Johnson, G. C., Pace, L. W., Kreeger, J. M., ... & Turk, J. R. (2003). Uterine neoplasia in 13 cats. Journal of veterinary diagnostic investigation, 15(6), 515-522.
  • Axnér, E., Ågren, E., Båverud, V., & Holst, B. S. (2008). Infertility in the cycling queen: seven cases. Journal of feline medicine and surgery, 10(6), 566-576.