El virus del SIDA en los gatos

19 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Como ocurre en los seres humanos, el SIDA en los gatos provoca un debilitamiento del sistema inmunitario, lo que a la postre puede llevar a contraer enfermedades con mayor facilidad e incluso la muerte si no se actúa de manera adecuada

A pesar de su personalidad fuerte e independiente, los gatos son animales sensibles que pueden desarrollar numerosas enfermedades. Entre ellas, el SIDA en los gatos es una de las patologías más frecuentes y preocupantes que afectan a la población felina.

Afortunadamente, hoy existe un tratamiento efectivo para el SIDA felino que aumenta la esperanza de vida del gato infectado. No obstante, la prevención es la mejor manera de preservar la buena salud de tu minino. A continuación, veremos los síntomas, las formas de contagio y de prevención del SIDA en gatos.

El Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF)  

En principio, hay que aclarar que el VIF solo afecta a los gatos y no puede ser trasmitido a los seres humanos. Se trata de un tipo de virus que afecta y destruye principalmente los linfocitos T del sistema inmunológico de los felinos.

Es preciso recordar que el HIV (o VIH) que causa el SIDA humano es un virus totalmente distinto, aunque actúe de forma similar en el cuerpo humano.

Al destruir los linfocitos, el VIF deja el organismo del felino más vulnerable a numerosas enfermedades. Como se tienen las defensas naturales debilitadas, las infecciones o patologías más simples pueden perjudicar su salud.

Virus de inmunodeficiencia

El aspecto más grave es que, cuando el SIDA felino no es tratado adecuadamente, esas enfermedades secundarias pueden provocar su fallecimiento.

El SIDA en los gatos es una enfermedad crónica que aún no tiene una cura conocida. Su avance en el organismo del animal conlleva un deterioro progresivo de su sistema inmunológico. No obstante, con un tratamiento responsable y adecuado se puede proporcionar una buena calidad de vida al felino afectado.

Formas de contagio

El SIDA felino es transmitido a través del contacto directo con la sangre o la saliva de un gato infectado. Este contacto suele darse principalmente durante las peleas entre los felinos. Por esta razón, los gatos callejeros están más expuestos a contagiarse con dicha patología.

Aún no se ha comprobado el contagio con el VIF entre felinos durante el acto sexual. No obstante, el SIDA en los gatos también puede ser transmitido de forma congénita. Es decir, la madre puede trasmitir el VIF a sus crías durante el embarazo o en el parto.

Para evitar riesgos, la castración o esterilización de los felinos infectados es altamente recomendable para controlar la expansión del SIDA felino. Y también es fundamental para combatir la sobrepoblación callejera y la proliferación de diversas enfermedades contagiosas.

Síntomas del Virus de la Inmunodeficiencia Felina

Síntomas del SIDA en los gatos

Los primeros síntomas del SIDA felino pueden aparecer algunos meses después del contacto con el VIF. En principio, suelen ser generales y poco específicos, y se van intensificando con la evolución de la enfermedad.

En líneas generales, los dueños se dan cuenta que algo anda mal cuando su minino empieza a ser afectado por recurrentes infecciones. Es decir, el gato repentinamente empieza a sufrir infecciones y se muestra constantemente enfermo.

No obstante, algunos felinos pueden vivir años sin presentar ningún síntoma y llevar una vida totalmente normal. Por eso es tan importante concurrir periódicamente al veterinario y hacer los estudios necesarios para verificar el estado de salud de tu minino.

Los principales síntomas que pueden estar asociados al SIDA en los gatos son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Diarrea.
  • Pérdida de apetito y de peso progresivas.
  • Pérdida del brillo en su pelaje.
  • Gingivitis.
  • Estomatitis.
  • Enfermedades e infecciones recurrentes.
  • Conjuntivitis (inflamación del tejido conjuntivo).
  • Problemas de fertilidad (y abortos en las hembras).
  • Progresivo deterioro mental.

Tratamiento del SIDA en los gatos

El tratamiento del SIDA felino consiste básicamente en fortalecer e impedir el deterioro del sistema inmunitario del gato infectado. La alimentación será un factor clave para mejorar la resistencia y conservar la buena salud de tu minino. Además, existen vitaminas y suplementos naturales que pueden ayudar a mejorar sus defensas naturales.

Sida en los gatos

Tras confirmar el diagnostico, el veterinario también podrá considerar la administración de algunos fármacos antimicrobianos y antiinflamatorios. Estos medicamentos ayudarán a combatir o impedir el avance de enfermedades subyacentes.

Será esencial evitar exponer al minino infectado a condiciones y contextos que pongan en riesgo su salud. Por ejemplo, las salidas al exterior deberán ser evitadas por el alto riesgo de entrar en contacto con agentes patógenos o involucrarse en una pelea callejera.

Junto a lo anterior, el gato deberá vivir en un ambiente positivo y seguro, y recibir los cuidados adecuados, las vacunas y los alimentos que necesite, para tener una excelente calidad de vida.

Prevención

Cuando se trata de la salud de nuestros mininos, la prevención es la palabra clave. Para prevenir el SIDA en los gatos, hay que atender los siguientes cuidados básicos:

  • Nutrición equilibrada, completa y de alta calidad.
  • Medicina preventiva a lo largo de toda la vida del gato. Necesariamente, ello debe incluir visitas al veterinario cada seis meses y respetar su carta de vacunación y desparasitaciones periódicas.
  • Control reproductivo (castración o esterilización).
  • Actividad física y estimulación mental en un ambiente enriquecido.
  • Ambiente positivo, seguro y con una óptima higiene.
  • Educación y socialización para evitar los escapes y disminuir el riesgo de peleas con otros felinos.