Infecciones de tu perro en verano

Francisco María García · 8 junio, 2018
Debido a las altas temperaturas, las afecciones más habituales de los canes en periodo estival son la otitis, problemas en la piel y gastrointestinales

Los días más cálidos son perfectos para compartir actividades al aire libre e irse de vacaciones junto a tu perro. Pero las altas temperaturas también reafirman la necesidad de reforzar los cuidados y la higiene de los canes para evitar las posibles infecciones de tu perro en verano.

¿Cuáles son las principales infecciones de tu perro en verano?

Cuando llega el verano, muchos dueños cambian la rutina de sus perros e incrementan su exposición al aire libre: viajes, paseos, rayos solares, baños de mar o de piscina, revolcarse en el césped, etc.

Estas salidas son una buena opción, ya que a nuestros canes les encanta disfrutar de actividades en nuestra compañía. Y mejor todavía si pueden descubrir nuevos lugares junto a sus seres queridos.

No obstante, es esencial adoptar algunas medidas preventivas, para que toda esta diversión no represente un riesgo para su bienestar. La vida al aire libre garantiza un saludable entretenimiento, pero también significa exponerse a diversos agentes patógenos. Por ello, los problemas de salud de las mascotas se multiplican durante la estación más cálida del año.

A continuación, veremos las principales infecciones de tu perro en verano y cómo prevenirlas. Lo recomendable es consultar a tu veterinario de confianza al identificar cualquier cambio en la conducta o en el aspecto de tu perro.

Otitis

Las infecciones e inflamaciones en los oídos (otitis) en los perros son especialmente comunes durante el verano. La mayoría de los dueños aumentan la frecuencia de los baños, ya que sus mascotas suelen ensuciarse con más facilidad al aire libre. Además, los perros que disfrutan de los baños en el mar o en la piscina se mojan constantemente.

Razas de perros propensas a infecciones de oído: tratamiento

Todo ello favorece el cúmulo de humedad en la región de sus orejas y la proliferación de bacterias, hongos y levaduras. Estos microorganismos pueden provocar inflamaciones e infecciones en la región externa e interna al canal auditivo (otitis). Por esta razón, los diagnósticos de otitis se incrementan mucho durante el verano.

Para prevenir una otitis en tu perro, hay que secar bien sus orejas tras un baño o un divertido día de piscina. Lo recomendable es utilizar gasas secas o un paño limpio, para realizar un óptimo secado.

También es una buena práctica revisar las orejas de nuestro perro cada dos o tres días, para identificar cualquier síntoma. Además, las limpiezas cada 15 días son recomendables para mantener una buena higiene en esta zona.

Problemas de piel

La piel de nuestros perros es muy sensible y, durante el verano, se encuentra expuesta a numerosos riesgos. Entre estos factores están la intensidad de los rayos solares, la proliferación de ectoparásitos, la sal del mar, las sustancias químicas de la piscina, etc.

Dermatitis en perros: remedios

Todo ello puede favorecer el desarrollo de quemaduras, alergias, inflamaciones e infecciones cutáneas en nuestros mejores amigos. Estas son las medidas preventivas para evitar que estas condiciones perjudiquen la salud de nuestro mejor amigo:

  • Aplicar protector solar para evitar quemaduras: la exposición excesiva a los rayos solares es muy peligrosa para nosotros y para nuestras mascotas. Además de provocar quemaduras, aumentan las probabilidades del cáncer de piel.
  • Por ello, el uso diario de protector solar es esencial para preservar la buena salud de nuestros perros en verano. Hay que recordar que los protectores solares para seres humanos no deben ser aplicados en las mascotas. En las tiendas especializadas podemos encontrar protectores solares elaborados especialmente para los perros.
  • Evitar la acumulación de humedad: debemos secar bien la piel y los pelos de nuestros perros para evitar la acumulación de humedad. La proliferación de bacterias, hongos y levaduras favorece el desarrollo de infecciones y inflamaciones cutáneas. Tras un día de piscina o de playa, se precisa un buen secado.
  • Reforzar las desparasitaciones: los ectoparásitos se reproducen intensamente con la llegada de las altas temperaturas. Ello aumenta la probabilidad de que tu perro entre en contacto con pulgas, garrapatas, ácaros y mosquitos.
  • Además de provocar intenso picor e inflamación cutánea, estos ectoparásitos pueden transmitir enfermedades graves a tu mascota. Por ello, es indispensable reforzar la desparasitación con la llegada del verano.

Infecciones gastrointestinales

La variación de temperatura, el calor y los cambios de alimentación pueden provocar problemas gastrointestinales en nuestras mascotas. Para evitarlo, debemos prestar especial atención a sus alimentos y a la hidratación de los perros durante el verano.