El canicross, un deporte al aire libre con nuestra mascota

Compartir nuestro tiempo libre con nuestro perro, mientras reforzamos la relación afectiva con nuestra mascota favorita y mejoramos notablemente la condición física de ambos, son algunos de los objetivos que pueden alcanzarse gracias al canicross, un deporte que consiste en correr atados a nuestro can.

El canicross ha sido definido como una modalidad deportiva a caballo entre las carreras de montaña, el agility y los deportes de trineo con perros. Este ejercicio llegó a España con los amantes del mushing, aunque ahora se ha separado de este deporte y en la actualidad hasta tiene sus propios campeonatos.

¿Qué es el canicross?

perros corriendo

El canicross es un deporte que consistente en correr junto a un perro que se encuentra unido al corredor mediante un arnés. Normalmente se practica sobre tierra, aunque también se puede correr sobre nieve utilizando raquetas.

Las competiciones de canicross tienen ciertas normativas: primero, los perros deben encontrarse en excelentes condiciones físicas, tener más de un año y haber superado un control veterinario antes de competir. Y segundo, si los jueces advierten comportamientos en un perro que puedan ser considerados peligrosos, el can no podrá participar en las competiciones, aunque en algunos casos se le podría permitir competir con bozal. Además el corredor nunca puede ir por delante de su perro, ya que se considera que una pareja ha llegado a la meta cuando el perro la cruza, no cuando la cruza el dueño.

El canicross se considera un deporte de invierno, ya que los perros sufren mucho con temperaturas superiores a los 15ºC, sobre todo si están haciendo ejercicio. Los jueces suspenden las competiciones si la temperatura ambiente supera los 20ºC, pero no se suspenden pruebas o competiciones por causa de lluvia o nieve.

¿Cuáles son las ventajas del canicross?

perro corriendo

Hacer deporte siempre tiene ventajas y en el caso del canicross reporta beneficios tanto para nosotros, como para nuestras mascotas. Además, es una buena forma de incluir a nuestras mascotas en nuestras aficiones, pudiendo así pasar más tiempo con ellas, sin tener que renunciar a lo que nos gusta.

Con el ejercicio físico se crea un vínculo muy especial entre dueño y mascota, porque la compenetración entre ambos es muy importante. Aparte de una pasión por el deporte y ganas de correr, para practicar canicross con nuestra mascota, ésta debe saber responder órdenes básicas como izquierda, derecha, frena, más rápido… por lo que los perros deberán estar educados y entrenados. Además, este entrenamiento deberá haber sido a través del refuerzo positivo, puesto que está prohibido gritar o pegar al animal durante la competición.

¿Qué razas pueden participar en el canicross?

En este deporte están permitidas todo tipo de razas, aunque lo habitual es que se compita con perros de tamaño mediano. Según los expertos, los ejemplares más cualificados para estas competiciones son los perros de raza grande, porque poseen tanto velocidad como resistencia para aguantar grandes distancias. Algunos ejemplos de estas razas son el pastor alemán, el husky o el braco alemán.

Es imprescindible que en el momento de realizar la competición, el animal participante haya cumplido el año, aunque el entrenamiento para este tipo de competiciones comienza normalmente a los cuatro meses de vida. Para poder participar en estas competiciones es imprescindible que el perro lleve microchip, esté vacunado, desparasitado y haya pasado un control veterinario previo a cada competición, para descartar posibles lesiones, problemas y trampas.

¿Existe alguna forma de saber si mi perro es un futuro campeón de canicross?

Para que un can pueda practicar canicross con su dueño, es importante constatar que cumpla con todas las condiciones necesarias para este deporte, empezando por evaluar si disfruta corriendo a nuestro lado. Para ello, lo mejor es comenzar corriendo con carreras suaves y acostumbrar al can a llevar el arnés (que no puede medir más de dos metros). Es importante que el perro asocie el arnés con algo positivo, por lo que se le puede poner al jugar, o darle un premio cuando lo lleve sin protestar.