¿Qué hacer si tu perro no tiene apetito?

Francisco María García · 31 julio, 2017

La alimentación de un perro es sumamente importante. Lo mismo que ocurre con las personas, por la boca del animal puede entrar la salud, y también la enfermedad. Si el animal tiene hábitos alimenticios saludables, será un can fuerte, que enfermará difícilmente. Sin embargo, si es de esos peludoos que no lleva una dieta balanceada, sino llena de excesos, seguramente enfermará con frecuencia. ¿Qué ocurre cuando tu perro no tiene apetito?

Síntomas de alteraciones

Cuando un perro pierde su apetito o deja de comer, es síntoma de que algo no está bien dentro de su organismo. Ya sea por un problema emocional, por algún fármaco, o por una enfermedad, dejar de comer puede traer consecuencias graves para nuestro can, causando incluso la muerte.

Es importante saber si realmente tu perro no tiene apetito, o estamos exagerando la situación. A pesar de que las indicaciones de la bolsa de pienso indiquen una cantidad de comida, es normal que el can no consuma la totalidad de esta. Puede llegar a consumir un porcentaje aproximado del 60 al 70% de lo que indican las instrucciones.

Razones por las que tu perro no tiene apetito

Lo primero que debemos hacer al notar que tu perro no tiene apetito, es identificar la causa. Para esto, es ideal consultar con un especialista, ya que él sabrá exactamente qué pasa, y así evitaremos falsos diagnósticos.

Algunas de las razones por las que pudo perder el apetito, son:

Alimentación inadecuada

La alimentación de un perro debe variar a medida que pasan los años, ya que su cuerpo evoluciona, y sus necesidades cambian. Por ejemplo, un perro mayor ya no debe consumir la misma cantidad de grasas que un canino joven o cachorro. Es normal que no variemos la dieta de nuestros perros, porque simplemente estamos muy ocupados y se nos olvida.

 Rutina

Una de las razones más comunes por las cuales los perros pierden el apetito, es que se cansan de la rutina. Es decir, pierden el interés por la comida, ya que les gustaría variar de sabor.

Enfermedades

A veces, la pérdida de apetito es síntoma de alguna enfermedad física, como el cáncer, insuficiencia renal, problemas intestinales, problemas en el hígado… También puede ocurrir que haya algún descontrol psicológico, causado por la depresión, ansiedad o estrés. De igual forma, puede ser consecuencia de algún dolor, o fiebre.

Algunos fármacos, como los antibióticos y los antiinflamatorios, pueden causar la pérdida de apetito. Si nuestro perro está en tratamiento, y consume algunos medicamentos, hay que consultar con el veterinario. La pérdida de apetito podría ser un efecto secundario.

Cambios en el ambiente

Los cambios de clima o de las interacciones sociales dentro del núcleo familiar, pueden hacer que el perro se desestabilice, provocando que deje de comer. Es el caso de discusiones, peleas, o problemas entre las familias. Existen tratamientos psicológicos para perros, que nos pueden ayudar a controlar este tipo de situaciones.

Vacunación

Durante el período de vacunación, es normal que nuestro perro no tenga apetito. Se producirán cambios dentro de su sistema inmunológico, que provocarán un desequilibrio en su cuerpo, con la consecuencia de pérdida de apetito.

Esta situación no debería durar más de 48 horas tras haber recibido la vacuna. Si excede de ese tiempo, hay que acudir a un especialista.

Depuración

Los perros a veces dejan de comer para desintoxicarse, liberándose, de esta forma, de las toxinas acumuladas en su cuerpo. Además, si un perro no tiene apetito, puede estar hasta 2 días sin comer, sin tener afecciones colaterales. Más de ese tiempo, puede traer riesgos para su salud.

La hidratación es importante. Aunque el perro no tenga apetito, debe estar bien hidratado.

¿Qué hacer si el perro no tiene apetito?

  • Hay que llevarlo al veterinario, para que le recete fármacos que ayuden a despertar su apetito.
  • Las comidas se harán en un horario adecuado, dos veces al día, una en la mañana y otra en la noche. De esta manera, podremos observar si es cuestión de un momento del día, o a cualquier hora.
  • Evitaremos el uso excesivo de golosinas.
  • Si el perro no tiene apetito, hay que consultar con el veterinario, para llevar a cabo un cambio correcto de alimentación.
  • Daremos a nuestra mascota todo el cariño que podamos. Si está triste o deprimido, es posible que deje de comer.
  • Si nuestro perro no tiene apetito, es posible que debamos incentivarlo para que coma. Esto lo puedes conseguir mezclando su comida con caldo, o colocando pequeños trozos de carne sin condimentos.
  • Crearemos una rutina de ejercicios, sobre todo antes de las comidas, para que nuestro amigo tenga más apetito.