Infecciones por hongos en perros y gatos

2 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La importancia de las infecciones fúngicas está en en auge debido al aumento de mascotas en los hogares

Las infecciones por hongos en perros y gatos son un problema de salud cuya importancia está en crecimiento por varias razones. En primer lugar, son infecciones imposibles de erradicar, ya que viven en el propio ambiente.

Por otra parte, están igualmente presentes en el ser humano, pero solo suele desarrollarse en individuos con un sistema inmune en crecimiento o deteriorado, por lo que hablamos de enfermedades zoonóticas.

En tercer lugar, no solo afectan a la piel, sino que pueden afectar a otros órganos, como los del sistema respiratorio. Por último, diagnosticar, tratar y prevenir los hongos es una ardua tarea.

Tipos de infecciones por hongos en perros y gatos

Las infecciones por hongos en perros y gatos no solo afectan a la dermis o tejido epidérmico. Pueden presentarse en otras partes del cuerpo según la especie fúngica con la que tratemos. En muchos de los casos, la curación plena sin posteriores recaídas es difícil.

Dermatofitosis

La dermatofitosis puede darse tanto en perros como en gatos. El hongo responsable en ambos casos es Microsporum canis. Este hongo es el causante de las infecciones fúngicas en más del 90 % de los casos en perros y gatos. Además, es el agente que más infecta al ser humano.

Dermatofitosis en un perro

Criptococosis

La criptococosis es una enfermedad producida por los hongos Cryptococcus neoformans y Cryptococcus gattii. Es más frecuente e importante en gatos que en perros, ya que suele ir ligada al virus de la inmunodeficiencia felina. Este hongo afecta a los ojos, el aparato respiratorio, ganglios linfáticos, piel, tejido subcutáneo y al sistema nervioso central.

Rinitis micótica

La rinitis micótica –exclusiva en perros– es causada por  hongos del género Conidiobolus. El único síntoma es la descarga intermitente de contenido a través de las fosas nasales. Esto puede ser confundido con un tumor, por lo que es necesario un diagnóstico diferencial.

Si no se diagnostica a tiempo, este hongo puede terminar destruyendo los cornetes nasales y penetrar en los senos. Esto provocaría la muerte del perro por invasión de diferentes órganos, principalmente el sistema nervioso central.

Micosis sistémica

Causada por hongos del género Aspergillus, esta enfermedad común en perros está aún en estudio. Todavía se desconoce la entrada del hongo en el cuerpo, pero se cree que puede ser a través de alguna herida.

Suele ser una enfermedad crónica, cuyos síntomas no aparecen hasta tres años después del contagio. Puede infectar cualquier órgano del cuerpo, e incluso los huesos.

Otitis por levaduras

La otitis por levaduras en perros es curable en el 90 % de los casos. Para el 10 % restante, la enfermedad se vuelve crónica. Esta otitis es causada por levaduras del género Malassezi. Suele tratarse con un conjunto de fármacos antiinflamatorios, antifúngicos y antimicrobianos.

Otitis por levaduras en perros

Hongos en perros y gatos, ¿cómo reconocerlos?

Si sospechas que tu mascota podría tener una infección por hongos, deberías visitar un veterinario con la mayor brevedad posible. Las infecciones por hongos suelen ser muy molestas y, en ocasiones, muy peligrosas para la vida de tu perro o gato.

Existen varias formas de diagnosticar una infección por hongos en perros y gatos. Será el veterinario el que determine cuál es la más acertada para su paciente.

  • Lámpara de Wood: este aparato utiliza luz ultravioleta para visualizar hongos que se encuentran sobre la piel de nuestras mascotas. Para utilizar la lámpara de Wood correctamente, hay que dejarla encendida durante 5 o 10 minutos, de manera que se estabilice la longitud de onda de la luz. A continuación, se exponen a la luz las lesiones de la piel del animal que sospechamos que pudieran ser infecciones por hongos durante otros cinco minutos.
  • Examen directo: se pueden tomar muestras de piel y pelo por raspado, o muestras del interior del oído mediante un bastoncillo y se miran directamente al microscopio tras una tinción.
  • Cultivo: se toman muestras de los distintos tejidos y fluidos, los cuales se sospecha que podrían estar infectados. Se colocan en distintos medios de cultivo y se espera a ver si se desarrolla o no algún hongo. A continuación, si el hongo no es identificable visualmente, se puede realizar una PCR para determinar la especie.
Colonia de hongos causante de infecciones en perros

¿Cómo se transmiten los hongos?

Como dijimos, muchas de estas infecciones por hongos pueden ser transmitidas al ser humano, incluso de animales que no presentan síntomas clínicos. Por ello, es muy importante llevar a nuestras mascotas al veterinario con regularidad.

Los agentes infecciosos pueden transmitirse a través de varios mecanismos como son:

  • Contacto directo con el animal enfermo sin la correspondiente profilaxis.
  • Ingestión directa del patógeno.
  • Inhalación, muy común en los hongos de las aves que suelen provenir del tracto digestivo y desarrollarse sobre las heces. Es difícil el contagio a menos que no mantengamos la jaula correctamente limpia.
  • Vectores intermediarios.
  • Mordeduras.
Dabanch, J. (2003). Zoonosis. Revista chilena de infectología, 20, 47-51. García, J. R., & Ynaraja, E. (1991). Diagnóstico de las dermatofitosis en el perro y el gato. Clínica veterinaria de pequeños animales, 11(4), 0219-227. García, M. E., & Blanco, J. L. (2000). Principales enfermedades fúngicas que afectan a los animales domésticos. Rev Iberoam Micol, 17(Suppl), S2-S7.