Enfermedades zoonóticas e insectos

3 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
¿Sabes qué son las enfermedades zoonóticas y qué insectos las transmiten? Aquí te lo mostramos.

Se acerca el verano, y con él, diversos insectos alados comienzan a poblar nuestras casas. Aunque no estén invitados, forman una parte esencial de la fauna, ya que mosquitos y moscas son polinizadores esenciales y también suponen una fuente de alimento para muchos otros animales. Aún así, el roce hace el contacto, y por su amplia historia ligada al ser humano, algunos de estos insectos son transmisores de enfermedades zoonóticas.

¿Qué es una zoonosis?

El término zoonosis se refiere a cualquier enfermedad infecciosa que se transmite de forma natural de un animal al ser humano, o viceversa.

Cuando es el ser humano el transmisor, es más correcto acudir al término antropozoonosis.

Es común pensar en enfermedades sonadas en los medios, producidas por el ganado y especies de interés agrícola: la gripe aviar, la gripe porcina, o la enfermedad de las vacas locas. Aún así, existen animales mucho más pequeños y que pasan inadvertidos ante nuestros ojos que son capaces de transmitir enfermedades (aún más peligrosas si caben) al ser humano.

A continuación te presentamos diversos insectos productores de enfermedades, recogidos por la Organización Mundial de la Salud.

El mosquito momia

El mosquito momia o mosquito del dengue (Aedes aegypti), como su propio nombre indica, es el responsable de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla o el Zika.

Este pequeño artrópodo se distingue por sus llamativas bandas blancas, aunque su morfología no suele ser lo suficientemente distintiva para diferenciarlo de otros mosquitos del género Aedes.

Como ya es conocido por muchos, solo los mosquitos hembra se alimentan de sangre. Este comportamiento atípico acude a una razón biológica clara:

  • Tanto machos como hembras se alimentan de néctar, por lo que ambos pueden vivir sin picar a un vertebrado en su ciclo vital.
  • Aún así, las hembras requieren de sangre para obtener el aporte nutricional necesario para la puesta de huevos.
  • Una hembra que no consume sangre no será capaz de dar lugar a descendencia.

A diferencia de otros mosquitos, Aedes aegypti es más activo durante el día que por la noche, lo que aumenta más la probabilidad de contacto con seres humanos.

En 2013 (año epidémico) se registraron 2,3 millones de casos (430,8 cada 100 mil) y 1280 muertes en el continente americano a causa del dengue.

Los mosquitos son vectores de enfermedades zoonóticas.

Las moscas de la arena

No abandonamos los animales alados, pero sí cambiamos de especie, fijando ahora la atención en diversas especies del género Phlebotomus. Las moscas de la arena son vectores del género de prostistas Leishmania, causantes de la leishmaniasis.

Estos insectos son en cierto modo parecidos a los mosquitos comunes, pero presentan un menor tamaño: dos a tres milímetros a lo sumo. Su cuerpo es semitransparente y está cubierto de pelos.

  • Al igual que en el caso anterior, tanto machos como hembras se alimentan del néctar de las plantas o secreciones de pulgones.
  • La hematofagia es únicamente necesaria en las hembras para producir huevos.

El protozoo Leishmania es transmitido con la saliva del mosquito hembra una vez se produce la picadura, y afecta a roedores, canes, marsupiales y primates.

Un promedio de 60.000 casos de leishmaniasis cutánea y de mucosa, y 4.000 de leishmaniasis visceral se diagnostican cada año en la región de las américas, con una tasa de mortalidad del 7 %.

Las garrapatas

Pero no todos los artrópodos transmisores de enfermedades zoonóticas son voladores. Las garrapatas son un claro ejemplo de ello, y aunque no sean insectos como tal (pertenecen a la clase de los arácnidos), merecen una mención especial:

  • La garrapata Ixodes ricinus, que puede llegar a superar el centímetro tras la ingesta de sangre de su hospedador, transmite una gran variedad de patógenos a diversos vertebrados. Es el vector de la bacteria Borrelia, causante de la enfermedad del Lyme por todos conocida.
  • La garrapata Hyalomma marginatum es el vector principal del virus de fiebre hemorrágica de Crimea Congo.

Quizá sí que es más difícil que una garrapata acceda a un ser humano: estas no son voladoras, y por ello, cuelgan de superficies vegetales esperando a saltar sobre el desafortunado hospedador. El riesgo aumenta para los seres humanos en ambientes rurales o al estar en contacto con mamíferos salvajes.

Rickettsia rickettsii: garrapata

Una importancia ecosistémica con costes

Los artrópodos, en general, son un pilar esencial para el funcionamiento de cualquier ecosistema. Como se ha mencionado previamente, son los principales polinizadores, permitiendo a la flora proliferar, y también suponen una fuente de nutrientes para muchísimas especies animales.

Por ello, aunque resulten una amenaza para el ser humano al ser transmisores de enfermedades zoonóticas, siempre es conveniente recordar que todo ser vivo merece respeto y admiración siempre que se encuentre en su ambiente natural.

 

 

  • Aedes aegypti, Wikipedia. Recogido a 31 de mayo en https://es.wikipedia.org/wiki/Aedes_aegypti.
  • 10 enfermedades transmitidas por vectores que ponen en riesgo la población de las américas, OMS. Recogido a 31 de mayo en https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=9438:2014-10-vector-borne-diseases-that-put-population-americas-at-risk&Itemid=135&lang=es
  • Vectores pequeños, grandes problemas, ISglobal. Recogido a 31 de mayo en https://www.isglobal.org/healthisglobal/-/custom-blog-portlet/garrapatas-vectores-pequenos-grandes-problem-1/1584909/0.