Impresionantes características de los artrópodos

Los artrópodos tienen características impresionantes. Probablemente ya hayas oído de algunas, pero estos pequeños animales esconden muchos secretos. ¡Descúbrelos!
Impresionantes características de los artrópodos

Escrito por Camila O.Thomas

Última actualización: 13 octubre, 2022

Los artrópodos constituyen uno de los 35 filos que posee el reino Animalia. Es el más numeroso y diverso de este reino.

Este grupo incluye insectos, crustáceos, arañas, escorpiones y ciempiés. Los miembros de este filo, a pesar de su increíble diversidad y su gran número, comparten una serie de características distintivas importantes.

Tienen extremidades articuladas y exoesqueletos

Una langosta azul en un acuario.

El nombre artrópodo en realidad proviene del griego “arthro”, que significa articulación, y “pod”, que significa pie. Todos los artrópodos tienen extremidades unidas a sus exoesqueletos duros que permiten la flexibilidad y el movimiento.

Las articulaciones generalmente se doblan en una sola dirección, pero permiten suficientes acciones predatorias y defensivas.

Los artrópodos tienen cuerpos que están segmentados interna y externamente. El número de segmentos depende de la especie individual. Los milpiés, por ejemplo, tienen más segmentos que las langostas.

Los artrópodos son invertebrados, lo que significa que sus cuerpos no tienen huesos internos para apoyarse. Para compensar esto, producen un exoesqueleto duro hecho de quitina, una mezcla de lípidos, carbohidratos y proteínas, que cubre y protege sus cuerpos como una armadura.

A medida que los artrópodos crecen, deben arrojar o mudar sus exoesqueletos. Primero producen exoesqueletos nuevos y más suaves debajo de los viejos. Una vez que sus coberturas viejas y endurecidas se agrietan y se desprenden, lucen los nuevos exoesqueletos, aunque más blandos.

Los artrópodos son increíblemente vulnerables durante el proceso de muda, y con frecuencia se ocultarán hasta que sus nuevos exoesqueletos se endurezcan. El proceso está controlado hormonalmente. La hormona responsable de inducir el proceso se llama ecdisoma.

Poseen simetría bilateral del cuerpo

El cuerpo de un artrópodo se puede dividir verticalmente en dos imágenes de espejo. Esto se llama simetría bilateral. Un artrópodo comparte esta simetría con muchos otros animales, como peces, ratones e incluso humanos. Otros animales, como la medusa y la estrella de mar, exhiben simetría radial, mientras que el coral y la esponja de mar son asimétricos, sin mostrar ningún patrón.

Tienen buenos sentidos

Todos los artrópodos tienen muy buenos sentidos. Poseen mejor vista que los humanos porque tienen ojos más sofisticados.

Ya sean ojos simples o compuestos, la visión de los artrópodos es mucho mejor que en vertebrados. Un ejemplo es su capacidad para ver en un espectro de luz más extenso que incluye el ultravioleta.

Los artrópodos usan sus antenas para sentir el movimiento en el área alrededor de ellos. Tienen excelentes partes similares a las orejas llamadas membranas timpánicas que les permiten oír.

Estos animales poseen un buen sentido del gusto, gracias a los sensores de sabor en sus pies. Así es, en lugar de probar comida con una lengua como nosotros, la prueban con sus pies.

Poseen un sistema circulatorio abierto y un sistema nervioso ventral

Los artrópodos tienen su sistema circulatorio abierto. Esto significa que en lugar de un sistema circulatorio cerrado de venas y capilares interconectados, la “sangre” de los artrópodos se bombea a través de espacios abiertos llamados senos para llegar a los tejidos.

Sin embargo, los artrópodos tienen un motor de bombeo que se denomina corazón dorsal, el cual bombea la hemolinfa. Esta sustancia se desplaza a la cavidad donde se encuentran los órganos y tejidos.

Por otra parte, poseen un sistema nervioso ventral. “Ventral” significa “en frente”, por lo que esto significa que los sistemas nerviosos de los artrópodos corren a lo largo de la parte frontal de sus cuerpos, cerca de sus estómagos. En los animales vertebrados, el sistema nervioso corre a lo largo de sus espaldas, como las espinas dorsales.

Datos curiosos

  1. Los artrópodos colonizaron la Tierra unos 100 millones de años antes de que lo hicieran los vertebrados. Se piensa que fue más fácil para ellos por varias razones, incluido el hecho de que ya habían evolucionado sus patas, las cuales usaban para caminar en el fondo del mar.
  2. Un 80 % de todas las especies animales son artrópodos. Podemos no percatarnos de esta realidad en nuestra vida diaria, pero todas las especies de insectos y crustáceos en la Tierra se suman.
  3. Todos los artrópodos sufren metamorfosis, un proceso en el que sus cuerpos cambian radicalmente a medida que pasan de sus etapas larvales a adultas.
  4. Los crustáceos y los arácnidos, dos tipos de artrópodos, tienen sangre azul. Esto se debe a que su sangre usa un compuesto de cobre azul para transportar oxígeno, en lugar del compuesto de hierro rojo utilizado por los vertebrados.
  5. Se cree que todos los artrópodos han evolucionado a partir de un único antepasado común. Sin embargo, los científicos no están seguros de qué aspecto tenía este antepasado o exactamente cuándo vivió.
  6. En general, sus sistemas de órganos son más simples y menos eficientes que los de los vertebrados. Por esta razón, el tamaño que pueden alcanzar los artrópodos está limitado. Una hormiga del tamaño de un humano, por ejemplo, no podría bombear oxígeno a través de su sangre para alimentar a todos sus tejidos.
Una hormiga myrmecia sobre un palo.

Como ves, los artrópodos son animales muy interesantes. Diversos equipos científicos nunca dejan de investigarlos. Se piensa que muchos mecanismos naturales de adaptación y supervivencia pueden ser aplicados a problemas de la ingeniería moderna.

Te podría interesar...
Diferencias entre insectos y arácnidos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Diferencias entre insectos y arácnidos

Insectos y arácnidos son dos clases muy distintas de artrópodos. Aprende a distinguirlos entre sí en este artículo de acuerdo a sus características...



  • Ortuño, V. M., & Martínez-Pérez, F. D. (2011). Diversidad de artrópodos en España. Memorias de la Real Sociedad Española Historia Natural, 2(9), 235-284.
  • Melic, A. (1997). Los artrópodos y el hombre. Boletín de la SEA, (20), 5-13.
  • García-Barros, E. (1999). Implicaciones ecológicas y evolutivas del tamaño en los artrópodos. Boletín de la SEA, 26, 657-678.