Hiperqueratosis en perros: causas, síntomas y tratamientos

La hiperqueratosis es una condición provocada por el exceso de síntesis de queratina en las patas, nariz o todo el cuerpo. Se presenta de muchas formas y suele ser crónica.
Hiperqueratosis en perros: causas, síntomas y tratamientos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 13 julio, 2021

La queratina es una proteína con estructura fibrosa muy rica en azufre que constituye el componente principal de las capas más externas de la epidermis de los vertebrados y de otros órganos, como pelos, uñas, pezuñas y almohadillas de las patas. La hiperqueratosis en perros, como podrás imaginar, se trata de un engrosamiento superficial de ciertas zonas por la acumulación de queratina.

Hablar de hiperqueratosis en perros es complicado, pues muchas condiciones se engloban bajo este término general. Si quieres saberlo todo sobre este grupo patológico y cómo abordarlo, sigue leyendo.

¿Qué es la hiperqueratosis en perros?

Como hemos dicho, este grupo de condiciones se caracterizan por la sobreproducción de queratina y el engrosamiento de los tejidos en una o varias partes concretas del animal. En el caso de los canes, la hiperqueratosis se manifiesta especialmente en la trufa (nariz) y en las almohadillas de las patas.

El engrosamiento epidérmico de estas zonas les otorga una apariencia “peluda” a la vista. Dicho de otro modo, es como si al animal le estuviesen saliendo pelos duros en la nariz o en la base de las patas. Con el tiempo, las estructuras afectadas se muestran callosas, engrosadas, secas y agrietadas.

Si la piel se resquebraja por la sequedad provocada, es posible que se desarrollen infecciones bacterianas secundarias.

Las patas de los perros tienen mal olor cuando están infectadas.

Tipos de hiperqueratosis

El término hiperqueratosis hace referencia al signo clínico descrito, pero no explica la etiología de la condición en todos los casos. El portal MSD Veterinary Manuals nos muestra algunos de los síndromes hiperplásicos en animales que son parecidos o intercambiables con la hiperqueratosis. Veamos algunos de ellos.

Paraqueratosis folicular congénita hereditaria

En este caso, no se produce demasiada queratina per sé, sino que su conformación se altera y se provoca un engrosamiento de la epidermis a expensas de la capa córnea. Es una condición descubierta de forma reciente, y a diferencia de las hiperqueratosis normales, aquí los signos clínicos se expanden a todo el cuerpo del animal. 

La paraqueratosis provoca la sobreproducción de sustancias oleosas y cerosas en el cuerpo del perro, lo que le da un aspecto “sucio” y “descuidado”. También se produce una acumulación de escamas de la piel, tal y como indican los pocos reportes que existen sobre la enfermedad.

Ictiosis cutánea

Se trata de una enfermedad genética muy rara de carácter recesivo. En esta patología, se produce una hipertrofia anormal en lo que al desarrollo epidérmico se refiere, lo cual se traduce en una hiperqueratosis en la superficie de la piel de todo el cuerpo.

Paraqueratosis nasal

También conocida como hiperqueratosis nasal, en este cuadro el engrosamiento marcado solo se produce en el plano nasal dorsal. Como el resto de patologías citadas, es una condición crónica que se puede intentar controlar, pero no tiene cura.

Hiperqueratosis familiar de las almohadillas

Esta condición es típica de los terriers y de los dogos de Burdeos. El engrosamiento y queratinización de las almohadillas de las patas se presenta desde una edad temprana, aunque la enfermedad no es congénita usualmente. Cuando la hiperqueratosis es grave, pueden aparecer punteaduras, callos y lesiones debido al resquebrajamiento de la piel.

Todas estas condiciones se presentan con algún tipo de hiperqueratosis, ya sea en la nariz, en las almohadillas de las patas o en todo el cuerpo a la vez.

Síntomas de la hiperqueratosis en perros

Como hemos dicho, la hiperqueratosis es más común en la trufa (nariz) y en las almohadillas de las patas del perro. De todas formas, en otros cuadros más graves el desajuste epidérmico se presenta en todo el cuerpo. En estos casos, la piel entera del perro se manifestará grasosa, con escamas epidérmicas duras, secreciones céreas y un mal olor muy notable.

Por otro lado, si la hiperqueratosis se circunscribe a las patas, el tutor podrá notar que las almohadillas están demasiado duras, engrosadas y con crecimientos parecidos a “pelos”. La apariencia de las almohadillas es seca y con costras y, si se producen resquebrajamientos, pueden sangrar de forma habitual.

Causas

La hiperqueratosis recoge un grupo amplio de enfermedades, por lo que las causas dependerán exclusivamente del cuadro clínico en el que fijemos nuestra atención. De todas formas, podemos citar los siguientes desencadenantes generales:

  1. Herencia genética: la hiperqueratosis nasal es hereditaria en los labradores retriever. Según estudios genéticos, se asocia a mutaciones en el gen SUV39H2. La hiperqueratosis nasoplantar parece ser hereditaria en el dogo de Burdeos y en el irish terrier.
  2. Cuadros infecciosos: el distemper canino puede llegar a provocar hiperqueratosis en las almohadillas de las patas.
  3. Leishmaniosis: se trata de una condición crónica trasmitida por un vector volador. Se puede controlar con medicamentos.
  4. Dermatosis por falta de zinc: la falta de este micronutriente en la dieta del cánido puede manifestarse con algunos de los signos clínicos ya citados. Por suerte, se puede abordar con complementos vitamínicos.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de las condiciones se realiza con una exploración física, pero descubrir la causa subyacente puede requerir pruebas de imagen, biopsias de los tejidos afectados, análisis de sangre y otras muchas cosas más. Dependiendo de la etiología, se puede tomar un camino u otro en el ámbito clínico.

Más allá del agente causal, cabe destacar que la hiperqueratosis no tiene cura. De todas formas, este grupo de condiciones se pueden tratar limando y eliminando los excesos de queratina de las zonas afectadas, siempre con ayuda de un veterinario.

Para ello, el profesional le pondrá al perro ungüentos emolientes en la zona afectada, que ablandarán la capa callosa y permitirán la entrada de ciertos compuestos activos. Entre ellos, encontramos los elementos queratolíticos, sustancias humectantes y compuestos descongestivos, cuya función conjunta es eliminar el exceso de queratina y permitir que la piel recupere su flexibilidad.

Es posible que el veterinario recete estos ungüentos para su uso diario en el hogar, pues se pueden aplicar en las patas hasta 2 o 3 veces al día.

La permitrina para perros tiene muchos usos.

Pronóstico y apuntes finales

El pronóstico depende mucho de la condición que se esté tratando. Una hiperqueratosis de las almohadillas puede ser molesta para el perro y fomentar sangrados, pero con las pomadas adecuadas y las visitas pertinentes al veterinario es posible mantenerla a raya.

Por otro lado, una paraqueratosis folicular congénita hereditaria presenta un pronóstico mucho más reservado, ya que la condición apenas se conoce y afecta a todo el cuerpo del animal. Como ves, el abordaje y el soporte de mantenimiento en el hogar dependen en su totalidad del tipo de hiperqueratosis que presente el can.

Te podría interesar...
Los problemas de piel más comunes en los shar pei
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los problemas de piel más comunes en los shar pei

Los perros shar pei pueden presentar muchos problemas de piel. Te mostramos cuáles son los más comunes y en qué consisten estas enfermedades.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.