Cómo tratar la congestión nasal de tu perro

Aunque lo habitual es que se deba a un resfriado, puede ser que el can padezca una infección respiratoria o una alergia, lo que se encargará de diagnosticar un veterinario; en cualquier caso, hay unos remedios caseros que tienen que ver con la comida y con la limpieza, así como los masajes en la nariz de la mascota.
Cómo tratar la congestión nasal de tu perro

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 17 enero, 2022

¿Escuchas a tu perro estornudar, moquear o incluso roncar? Es posible que tenga una congestión nasal. Esta no conlleva siempre un resfriado, aunque es molesto para el animal y podría ser causa de una infección respiratoria que hay que tratar. Si estos signos suceden debes llevar al animal veterinario, pero mientras los medicamentos hacen efecto, tú puedes tratar la congestión nasal de tu perro.

Utilizar ciertos remedios caseros para mejorar la sintomatología de una condición leve en el can es posible (y recomendable). De todas formas, si en 24 horas el animal no mejora, se hará vital que lo diagnostique un profesional en salud canina. Una vez esclarecido esto, te mostramos cómo abordar la congestión de nasal de tu can. ¡No te lo pierdas!

La congestión nasal de tu perro

La congestión nasal es un signo claro de que el animal está resfriado, aunque en ocasiones puede ser causada por otros motivos. Por ejemplo, una infección respiratoria o una alergia. También podría ser que el animal se hubiera insertado un pequeño objeto por la nariz y que no te hayas dado cuenta.

Una infección dental que se hubiera extendido hasta la zona nasal también podría ser la causante de la congestión nasal. Es por ello que lo más recomendable para entender la causa es acudir al veterinario para que sea este quien determine la causa.

Síntomas de la congestión nasal

Normalmente, la sinusitis o rinitis, como se conoce a la congestión nasal dependiendo de la zona afectada, no suele ser grave, aunque ya sabes que nunca hay que dar nada por sentado y se debe intentar prevenir cualquier anomalía que tu perro pueda estar sufriendo.

Los síntomas de la congestión nasal de tu perro suelen ser estornudos, tos, ronquidos o respiración brusca. También podría moquear, especialmente agua, y tendrá la boca abierta para respirar. Aunque será el médico quien determine la causa y trate la afección, hay cosas que pues hacer en casa para tratar la congestión nasal de tu perro.

Los perros braquiocefálicos (con el morro achatado) como los pugs o los bóxers son más proclives a presentar congestión nasal. 

Infecciones y derivados

Aunque la congestión nasal suela estar provocada por una alergia, no hay que descartar condiciones algo más serias. Te mostramos algunas de las que requieren atención inmediata en la siguiente lista:

  • Infección bacteriana: los perros que presentan secreción mucosa excesiva son proclives de padecer una infección bacteriana en las fosas y los senos paranasales. En estos casos, la descarga nasal se acompañará de pus y enrojecimiento de la zona. Se requiere tratamiento con antibióticos en todos los casos.
  • Infección fúngica: tal y como indican portales veterinarios, la especie de hongo Aspergillus fumigatus es la principal causal de la rinitis fúngica en perros. Los más afectados son los canes con un morro alargado y aquellos que tienen el sistema inmunitario deprimido. Se suele requerir un abordaje quirúrgico y la posterior aplicación de antifúngicos tópicos.
  • Parásitos nasales: aunque no es lo más común, es posible que alguna especie de artrópodo prolifere en los orificios nasales del can, lo cual provocará la liberación excesiva de moco (y otras sustancias). En estos casos, se requerirá un tratamiento inmediato a base de antiparasitarios.

Todas estas condiciones (y algunas más) requieren tratamiento veterinario inmediato y no hay remedio casero que valga. Cuanto más tiempo pase, más proliferarán los patógenos en el entorno nasal del can y más probabilidades habrá de que se produzca una infección sistémica.

Bulldog durmiendo

Cómo tratar la congestión nasal de tu perro en casa

El veterinario, dependiendo de la afección, podría recetar a tu mascota antihistamínicos, esteroides, cremas tópicas o, en el peor de los casos, antibióticos si se trata de una infección. Mientras estos hacen efecto, el perro seguirá con la nariz congestionada, lo cual es muy molesto y probablemente no le permita siquiera dormir.

En caso de que te encuentres en esa situación, sigue estos consejos para calmar los síntomas y que tu animal pueda descansar mejor.

Masajea su nariz

A veces, la congestión nasal puede ser causada por una irritación nasal que inflama la zona. Un leve masaje en el área superior de la nariz podría aliviar esta hinchazón y permitir que el animal respire mejor.

Además, si el agente causal es la presencia de un objeto de pequeño tamaño en las fosas nasales (como una espiga o una semilla), el masaje podría ayudar a tu can a expulsarlo. Eso sí, no lo masajees si no responde positivamente frente al acto: si se estresa, el cuadro solo empeorará.

Dale un plato de comida caliente

Darle a tu can un bol de caldo de pollo o de carne calentito (y sin especiar) casi siempre es una buena opción. El vapor de agua ayuda a humedecer las fosas nasales y ablandar las mucosidades, lo cual facilita la expulsión y descongestión a corto plazo.

El calor de la comida podría destapar sus orificios nasales y hacer que el animal se sienta más aliviado. Aun si esto no funcionara, seguro que tu perro disfrutará de un plato tan rico. Este podría ser una sopa que prepares con ingredientes aptos para tu perro o una lata de comida húmeda calentada.

Dale una buena alimentación

Como ocurre con las personas, cuando un animal se siente mal por cualquier motivo, en este caso por la congestión nasal, es posible que pierda el apetito. Esto hará que sus defensas se debiliten y sea más propenso a contraer otra enfermedad o a dejar que la infección avance (en caso de que sea esto lo que causa la congestión).

Elegir el pienso ideal para tu perro

Darle un alimento reforzado que mejore su estado inmunitario será una de las mejores maneras de aliviar los síntomas de la congestión nasal de tu perro. Algunos de los ingredientes más utilizados en las dietas de canes con problemas de salud son los siguientes:

  • Carne de res o de pollo cocida, sin ningún aditivo. Esta se puede mezclar con arroz blanco. En conjunto, el plato le otorgará al can todos los carbohidratos y las proteínas que necesita para mantenerse estable.
  • Pescado blanco cocido y batata cocida. De nuevo, este plato es muy fácil de digerir y contiene suficientes calorías para que el sistema inmunitario del perro combata posibles infecciones.
  • Yogur sin azúcares ni aditivos. Este puede ayudar a recuperar la microbiota intestinal del can y hace otros platos algo más apetecibles.
  • Calabaza en conserva. Este alimento, rico en fibra y sabor, evitará que el can enfermo desarrolle diarreas.

Estos platos son orientativos y no aplicables en todos los casos. Si tienes cualquier duda, acude al veterinario y discute con el profesional las elecciones dietéticas.

Limpia su nariz

A veces, el cúmulo de agua que la nariz expulsa cuando hay congestión puede ser el causante de la propia congestión. Por eso es recomendable intentar retirar el exceso de mucosidad con un bastoncillo de oídos y, con mucha delicadeza, sacar parte de este tapón de la nariz de tu animal. Esto podría hacer que los conductos se abrieran un poco.

Desiste de intentarlo si tu perro se pone nervioso. Clavarle el bastoncillo dentro de la nariz tras un movimiento brusco solo hará que se sienta peor. 

Vapor

Este será un remedio un tanto más difícil de aplicar porque es posible que a tu perro no le guste. Sin embargo, será el más eficaz. El vapor abrirá las fosas nasales y permitirá que el animal pueda respirar con normalidad.

Para aplicar vapor en las fosas nasales de tu can de forma pasiva, basta con que lo metas contigo en el baño mientras tú te das una ducha muy caliente. Aunque el can no esté en contacto con el agua (debe permanecer en el suelo y fuera de la bañera), recibirá los beneficios esperados y sus vías nasales se descongestionarán.

Humidificador

La premisa en este punto es bastante similar al caso anterior. Si te haces con un humidificador y lo colocas en la habitación en la que está descansado tu perro, se acumulará vapor de agua ambiental y le ayudará a descongestionar sus vías nasales.

Aspiradores nasales

Algunos canes detestan estos artilugios, pero otros se acostumbran a ellos rápidamente y se prestarán a que les aspires los mocos de modo manual. El funcionamiento es de lo más sencillo: introducir la punta del aspirador en el entorno nasal del can, apretar el receptáculo circular y dejar que los mocos se absorban dentro de él. Límpialo todo muy bien al terminar. 

La hiperqueratosis en perros se nota en la nariz.

Prueba con estos trucos y ayúdate de sprays nasales que el veterinario te puede recomendar. De este modo, lograrás calmar la congestión nasal de tu perro mientras recibe el tratamiento farmacológico pertinente.

Te podría interesar...
¿Por qué roncan los perros?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué roncan los perros?

Algunos perros roncan. Sin embargo, es conveniente distinguir entre los ronquidos crónicos y los puntuales. Aquí te explicamos por qué roncan los p...



  • Windsor, R. C., & Johnson, L. R. (2006). Canine chronic inflammatory rhinitis. Clinical techniques in small animal practice, 21(2), 76-81.
  • Windsor, R. C., Johnson, L. R., Herrgesell, E. J., & De Cock, H. E. (2004). Idiopathic lymphoplasmacytic rhinitis in dogs: 37 cases (1997–2002). Journal of the American Veterinary Medical Association, 224(12), 1952-1953.
  • Hawkins, E. C., Johnson, L. R., Guptill, L., Marr, H. S., Breitschwerdt, E. B., & Birkenheuer, A. J. (2008). Failure to identify an association between serologic or molecular evidence of Bartonella infection and idiopathic rhinitis in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, 233(4), 597-599.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.