Fiebre en los perros ¿qué significa en cada caso?

Al igual que los humanos, los perros pueden contraer enfermedades e infecciones. Una respuesta inmunológica a esas infecciones es la fiebre. Sin embargo, existen varias causas que pueden provocar fiebre en los perros y es necesario fijarse en los demás síntomas antes de determinar la enfermedad que aqueja al can.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre se define como la temperatura elevada del cuerpo causada por una respuesta inmunológica a una inflamación o infección. La temperatura normal del cuerpo para los perros es de unos 39,5ºC, por lo que el animal sólo tendrá fiebre si su temperatura supera los 39,5ºC, pero si llegara a alcanzar los 41ºC podrían producirse complicaciones e incluso la muerte.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene fiebre?

fiebre perro 2

Para saber si tu perro tiene fiebre se le debe medir la temperatura rectal. Para ello utiliza un termómetro diseñado especialmente para su uso en perros, no uses un termómetro para humanos y no uses el termómetro que normalmente usas para ti.

Para ponerle el termómetro a tu perro, lubrícalo con vaselina o aceite para bebés y a continuación introduce suavemente el termómetro un par de centímetros en el ano de tu perro. Es posible que necesites la ayuda de otra persona para que sujete al perro mientras realizas este proceso, sobre todo si el perro es muy grande. Espera los resultados.

Además de con el termómetro, otros síntomas que puede presentar un perro con fiebre son: temblores, un estado de ánimo depresivo con tendencia al letargo, pérdida de apetito, vómitos, tos y secreción nasal.

¿Qué puede producir la fiebre en mi perro?

fiebre perro 3

Las causas normales de fiebre en los perros son las infecciones bacterianas, fúngicas y virales. La infección puede estar en cualquier lugar del cuerpo. Los síntomas dependerán del lugar de la infección y de la causa subyacente. Además, las vacunas también pueden producir fiebre pasajera, de 24 a 48h después de la vacunación, mientras el organismo del perro se ajusta a la vacuna.

El consumo de sustancias venenosas para los perros, como las nueces de Macadamia y algunos antidepresivos humanos, también pueden producir fiebre. Y por supuesto, enfermedades más graves como trastornos en el sistema inmune, problemas de la médula ósea, infecciones no diagnosticadas y cáncer también son causantes de fiebre en los perros.

Una de las causas víricas que producen la fiebre es la gripe. Si además de fiebre el perro presenta tos, letargo, pérdida de apetito, moquea y parece que tiene una infección respiratoria (si tiene mocos o flemas verdes), entonces puede que tenga gripe. Si estos síntomas duran más de dos días en un perro, se debe consultar a un veterinario.

Al igual que la gripe humana, la gripe canina se trata con antibióticos para ayudar a proteger contra las infecciones secundarias y si la gripe se presenta de forma severa, la gripe puede convertirse en neumonía. Para prevenir la gripe canina, lo mejor es mantener al perro lejos de los perros infectados.

Si los perros están en contacto frecuente con otros perros, es conveniente vacunarlos contra la gripe canina, aunque el dueño deberá evaluar los riesgos antes de decidirse por la vacunación. En cualquier caso, el virus de la gripe es generalmente leve y si se trata adecuadamente, los perros infectados deberán poder recuperarse completamente.

¿Qué hago si mi perro tiene fiebre?

Si tu perro tiene fiebre, especialmente si la fiebre es muy alta, lo mejor es llevarlo al veterinario. Sin embargo, hay algunos remedios caseros que se pueden realizar provisionalmente para bajarle la fiebre al animal, como por ejemplo bañarlo con agua fría durante 10 minutos, cubrirlo con una toalla húmeda, hidratarlo con agua abundante y fría, tumbarlo a la sombra en un sitio fresco y tranquilo, colocarle una bolsa de hielo en las patas, en el abdomen o sobre la cabeza o administrarle Echinacea o algún medicamento recetado por el veterinario.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar