Biopsia en caninos: ¿cómo se realiza?

Francisco María García 2 julio, 2018
Gracias a esta práctica es posible determinar lo que aqueja a los canes y proceder a un posterior tratamiento o intervención quirúrgica

La biopsia es una técnica que consiste en tomar una muestra de tejido para su posterior análisis microscópico. Cuando un perro está enfermo, el veterinario puede determinar que es necesario, además de otros análisis, realizarle una biopsia. ¿En qué situaciones se recomienda una biopsia en caninos?, ¿cómo se realiza?, ¿es necesario utilizar anestesia general?

A continuación, veremos algunos datos que ayudarán a entender mejor este procedimiento, que puede causar preocupación en los dueños de mascotas.

Antes de la biopsia

Cuando un perro está enfermo, lo primero que hará el médico será crear una historia clínica lo más completa posible para analizar la progresión de la patología. Este historial incluirá la edad de la mascota, información sobre el inicio del problema, los tratamientos que se han practicado y su efectividad.

El veterinario realizará, además, un examen físico, que incluirá el chequeo de la temperatura del perro, la palpación del abdomen y la auscultación de los latidos del corazón y de los pulmones.

Dependiendo del tipo de síntomas, podrán ser necesarios algunos exámenes para determinar la causa del problema. Se podrán realizar análisis de sangre, radiografías, ultrasonidos, tomografías, etc.

Artrosis canina: síntomas

Los resultados de estos exámenes pueden derivar en la necesidad de realizar una biopsia para poder tener un diagnóstico definitivo. Esta situación ocurre principalmente en caso de que el médico tenga una sospecha de neoplasia.

Tipos de biopsias en caninos

Hay diferentes tipos de biopsias en perros, en función del criterio que utilicemos para clasificar. Las más conocidas son estas: 

  • Dependiendo del órgano o del tejido del que se necesite tomar una muestra para analizar, la técnica será diferente. Si se necesita una pequeña muestra de tejido, se puede realizar una biopsia incisional.
  • Cuando se procede a retirar un tumor en su totalidad, la técnica se denomina biopsia escisional. En este caso, también se deberán retirar los márgenes externos de la masa, con el fin de analizarlos para confirmar que el tumor haya sido removido en su totalidad.
  • Una de las biopsias más frecuentes en caninos es la biopsia de piel. Este procedimiento es bastante sencillo, no es invasivo e implica muy poco riesgo para el animal.

Se utiliza la biopsia de piel, generalmente, en casos en los que el diagnóstico no está claro, o cuando los tratamientos aplicados no han tenido efectos positivos. Con excepción de la biopsia de piel, todos los otros tipos de biopsia requieren el uso de anestesia general.

Anestesia general en perros

Cómo realizar una biopsia en caninos

La técnica que se utilizará para extraer la muestra de tejido o el tumor dependerá de varios factores, como el tipo de órgano involucrado y su ubicación. Existen principalmente cuatro tipos de biopsias en caninos, si atendemos al criterio de clasificación de la técnica utilizada:

  • La primera es la cirugía abdominal exploratoria. Esta técnica es muy invasiva, pero puede ser indispensable en ciertos casos; tiene la ventaja de que permite tomar muestras –biopsia incisional– de varios órganos al mismo tiempo.
  • La segunda técnica es la biopsia que se realiza por medio de una endoscopia. A través de este método se pueden tomar pequeños fragmentos de tejido nasal, del estómago, intestino o colon; aunque requiere la aplicación de anestesia general, este tipo de biopsia no implica incisión quirúrgica.
  • El tercer método para realizar una biopsia en caninos es la biopsia de piel. En este caso, dependiendo de la lesión, se utilizan diferentes tipos de agujas e instrumentos. Es poco invasiva y, dependiendo del animal y del procedimiento, se la puede realizar sin anestesia general.
  • Finalmente, en el caso de los huesos y la médula ósea es posible realizar la biopsia con la ayuda de agujas especiales.

En todos los casos la biopsia es muy útil, ya que permitirá determinar con exactitud la enfermedad del perro y estudiar las mejores opciones para su tratamiento.

Manipulación de la muestra 

Uno de los pasos importantes en la biopsia en caninos es la manipulación de la muestra obtenida. De una correcta manipulación depende la fiabilidad de los resultados del análisis, y por lo tanto, la certeza del diagnóstico.

La muestra debe manipularse lo menos posible y con una delicadeza extrema hasta su colocación en el líquido de fijación. El volumen de este líquido, generalmente formol diluido al 10 %, debe ser el adecuado.

Normalmente, se recomienda una cantidad de líquido equivalente a 10 veces el volumen de la muestra. El tiempo de fijación también deberá ser rigurosamente respetado, y variará en función del tejido extraído.

Te puede gustar