Enfermedades de tu mascota por malos alimentos

Tanto la comida que no aporta los nutrientes necesarios, como la extrema abundancia o escasez en cantidades, pueden provocar numerosas y variopintas patologías

La alimentación es un aspecto clave para la buena salud de nuestras mascotas. Todas las especies necesitan recibir una nutrición completa y balanceada para que su organismo genere energía y conserve un metabolismo equilibrado. A continuación, resumimos algunos tips para proporcionar una dieta de alta calidad y prevenir las enfermedades de tu mascota por malos alimentos.

La importancia de una buena alimentación para tu mascota

En lo que a nutrientes se refiere, cuando nos alimentamos bien nuestro cuerpo responde mejor. Nuestro humor es más ameno, tenemos más energía y disposición para empezar cada día, y nos sentimos fuertes y resistentes. Además, una dieta equilibrada nos permite gestionar un peso saludable y prevenir numerosas patologías asociadas al sobrepeso.

De la misma manera, nuestras mascotas también se benefician enormemente de una alimentación balanceada, según sus requerimientos nutricionales. Por otro lado, cada vez son más los propietarios que eligen proporcionar una alimentación casera y natural a sus mascotas.

Muchas personas siguen eligiendo un pienso seco como base de la alimentación de sus mascotas. Esta opción tradicional ofrece la ventaja de proporcionar los porcentajes adecuados de los nutrientes esenciales a nuestras mascotas en cada etapa de su vida;es esencial elegir un pienso de calidad, con proteínas de alta calidad y fácil digestión.

La dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food) respeta las necesidades nutricionales de nuestros compañeros y prioriza los alimentos naturales de origen orgánico. También ofrece ventajas como facilitar su digestión, fortalecer su sistema inmunológico y facilitar su higiene bucodental.

Comida de perros y gatos

No obstante, debemos considerar que cada animal tiene un organismo propio que cuenta necesidades nutricionales específicas. Por ello, siempre es recomendable contar con la orientación de un veterinario a la hora de definir una dieta equilibrada para nuestros compañeros.

El profesional ayudará a elaborar una dieta óptima según el peso, la edad, el tamaño, la raza y las condiciones específicas de cada mascota. No cabe hablar, por tanto, de una alimentación estandarizada.

Problemas de desnutrición

Una mala alimentación puede estar relacionada directa o indirectamente con el desarrollo de numerosas patologías. Es importante entender que una ‘mala alimentación’ no siempre está asociada a la delgadez o a la desnutrición. Un animal puede tener un cuadro de obesidad y, aún así, presentar síntomas de una nutrición deficiente.

Una dieta saludable debe ofrecer las cantidades ideales de los nutrientes esenciales para el organismo de cada animal. El exceso, al igual que la insuficiencia, es perjudicial a su metabolismo; en el equilibrio está la clave para una buena salud.

La desnutrición es un cuadro clínico que necesita un tratamiento específico, con la debida orientación especializada. En estos casos, el veterinario recomendará una dieta hipercalórica, con proteínas de alta calidad y grasas saludables.

Veterinario denuncia malos tratos

Las principales enfermedades de tu mascota por malos alimentos

Alergias

Las alergias son el resultado de una reacción hipersensible llevada a cabo por el sistema inmunológico; diversas fuentes de proteína animal y vegetal podrían ser agentes alérgenos para nuestras mascotas. Soja, maíz, trigo, pollo, pescado, lácteos, huevo, son los alimentos que más comúnmente provocan intolerancias y alergias alimenticias en los animales.

Diarreas y vómitos

Aunque no sean enfermedades, la diarrea y los vómitos son los síntomas más comunes en nuestras mascotas,e indican algún trastorno en su organismo. Sus causas pueden ser múltiples: desde un atracón o un cambio repentino en su dieta hasta una intoxicación o alergia alimenticia.

Gastritis

Los diagnósticos de gastritis son crecientes es los animales domésticos. Entre sus principales causas, encontramos las intolerancias alimenticias, la parasitación por gusanos intestinales y la reacción por antígenos bacterianas. Algunos animales también pueden desarrollar gastritis por malos hábitos alimentarios, como pasar muchas horas sin comer.

Inflamación del esófago

Afortunadamente, la inflamación de esófago no es tan frecuente como las otras enfermedades de tu mascota por malos alimentos. Se trata de un cuadro clínico complejo, que requiere un cuidadoso tratamiento para recuperar la buena salud de los animales afectados.

En los animales domésticos, la inflamación del esófago suele estar asociada al consumo de carne y huesos cocinados. El organismo de los animales carnívoros u omnívoros (como gatos y perros) está preparado para digerir la carne y los huesos.

Si no queremos ofrecer carne cruda a nuestras macotas, podemos cocinarlas rápidamente en una plancha. Además, los huesos cocinados pueden astillarse y ocasionar lesiones en el tracto digestivo del animal.

Te puede gustar