¿En qué consiste la cirugía de cataratas en perros?

Francisco María García · 28 noviembre, 2017

Las cataratas en perros se producen cuando el cristalino del ojo se opaca o se nubla. En este aparecen unas manchas que dificultan la visión del ojo y, en muchos casos, los dueños optan por la cirugía de cataratas en perros. A continuación te describimos todas las implicaciones de esta operación:

La causa principal de cataratas es la vejez, pero puede producirse a causa de otros factores como golpes o inflamaciones, y también a patologías complejas como la diabetes.

Como en otras condiciones médicas, algunas razas son más propensas a cataratas que otras, lo cual se debe a que esta enfermedad posee un factor genético importante.

Las razas con mayor propensión a cataratas por genética son el Cocker, Fox Terrier, Bichón maltés, bulldog francés, Golden Retriever y husky siberiano.

La cirugía de cataratas para perros es la opción de tratamiento cuya pronta intervención evita que el animal sufra de una ceguera permanente.

¿Cómo es la cirugía de cataratas en perros?

La cirugía de cataratas en perros consiste en sustituir el cristalino por una lente intraocular que realiza su función. Este procedimiento es conocido como facoemulsificación del cristalino y dura de 20 a 30 minutos. Para esta operación el perro recibirá una sedación simple, más anestesia local.

Mirada de perro

Cuando las cataratas están presenten en ambos ojos, se operan por separado, y se respeta una cantidad de días prudente para la recuperación del primero. Los resultados son inmediatos y su efectividad es del 90% al 95%. Así, en cuestión de una semana la visión del can será mucho mejor.

Otro factor importante a tener en cuenta es que es una patología que se corrige para siempre. Es decir, después de que un perro es operado de cataratas, las cataratas no vuelven a aparecer.

Riesgos de la cirugía de cataratas en perros

La intervención por cataratas es un procedimiento muy sencillo e indoloro, pues en su mayoría se practica de forma ambulatoria. Los riesgos de las cataratas están asociados más a la condición particular del animal que a la intervención.

Unas cataratas avanzadas pueden causar la ceguera total de ojo; también ocurre lo mismo con otras patologías más severas como dislocación del cristalino o glaucoma.

Hasta el momento no existe un tratamiento con medicamento que sea efectivo en un 100% ante las cataratas. Por ello, la opción quirúrgica siempre será la mejor para brindar mayor calidad de vida al canino.

Además, la cirugía de cataratas en perros no es discriminatoria con la edad, entre otras cosas porque el animal solo recibe una anestesia muy leve; los perros adultos pueden ser operados sin problema.

Cuidados postoperatorios

Como se trata de una operación sencilla los cuidados después de la intervención no son muy exigentes. Sin embargo, es importante respetar las normas para garantizar el éxito de los resultados.

Al igual que en la mayoría de los procedimientos, el perro deberá utilizar un collar isabelino durante tres semanas. Además, recibirá tratamiento tópico directo en los ojos, así como antibióticos y antiinflamatorios.

Cabe reseñar que es fundamental que, durante el período de recuperación, el animal permanezca en reposo. Se debe evitar la actividad física o movimientos bruscos, así como golpes en la cara o frotación del ojo.

De hecho, durante su recuperación no se recomienda bañar al perro. Adicionalmente, se debe mantener alejado de otros animales que puedan molestarle, y también deben evitarse paseos donde haya arena o polvo, como la playa.

Asimismo, el perro debe acudir a los chequeos postoperatorios indicados por el especialista. De esta forma, se pueden evitar complicaciones como inflamación, infecciones o hemorragias.

Cabeza de perro apoyada en una mano

¿Qué hacer ante la sospecha de cataratas en un perro?

Lo primero que se debe hacer ante la sospecha de cataratas en un perro es asistir al especialista, quien diagnosticará la condición y determinará su fase. El veterinario realizará un chequeo completo al ojo y aplicará algunas pruebas de visión al animal para evaluar su estado físico.

Hay que tener en cuenta que lo ideal es atender el caso cuando se encuentra en su etapa inicial, y es que una catarata en estado avanzado puede implicar un procedimiento más complejo. Sin embargo, la decisión de operar será siempre indicada por el veterinario, después del diagnóstico.

Lo cierto es que es difícil identificar el avance de las cataratas, pues en algunos casos puede ser lento y en otros muy rápido. Por ello es importante que, ante la detección de manchas o nube en los ojos, se asista al especialista inmediatamente.