Heces negras en perros: ¿a qué se deben?

4 agosto, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
Las deposiciones de un perro dicen mucho de su estado general de salud. Por desgracia, las heces negras pueden llegar a ser indicio de una patología subyacente muy seria.

Los canes defecan de una a 5 veces al día cuando son cachorros y el número de deposiciones diarias depende del tamaño, edad, complexión física y dieta del ejemplar. La naturaleza del material defecado por el can puede decirnos mucho sobre su salud, ya que el color, la textura, la presencia de cuerpos extraños y muchas cosas más indican procesos digestivos. ¿A qué se deben las heces negras en perros?

Por escatológico y desagradable que suene, conocer los colores normales de las deposiciones de tu cánido puede ayudarte a detectar un proceso patológico antes de que se agrave. En esta oportunidad, te contamos por qué a veces las heces de estos animales son negras y qué procesos indican. Si quieres saber más, sigue leyendo.

El color normal de las heces de los perros

Antes de explorar los motivos de este síntoma, es necesario tener ciertas nociones básicas sobre el tránsito intestinal normal de los perros. El mayor indicativo de salud en este ámbito es la deposición de unas heces normales, pues el cambio en su color, consistencia y composición pueden indicar un desajuste gastrointestinal o sistémico.

El color normal de la deposición de un perro debe ser marrón, algo similar al tono del chocolate con leche. Esta tonalidad es señal de que el hígado funciona correctamente, pues la bilirrubina de la bilis (excretadas por el sistema hepático) le otorga a las heces ese tono. De todas formas, algunos cambios ligeros pueden tener lugar según la dieta y la hidratación del canino.

Además del color, fuentes profesionales también guían su juicio según la consistencia de la deposición. Existen escalas que se numeran del 1 al 7, siendo el 7 una consistencia rocosa y un 1 básicamente agua. El equilibrio perfecto se encuentra en una hez húmeda, pero a la vez suficientemente compacta como para no perder su forma al manipularla.

En general, estos son los signos de un tracto gastrointestinal sano en perros si hablamos de sus deposiciones:

  1. Heces de color marrón chocolate.
  2. Tamaño de la deposición equivalente a la cantidad de comida ingerida.
  3. Olor desagradable (es normal), pero no extremadamente nauseabundo.
  4. Forma fecal alargada, que se mantiene con el movimiento o el transporte.
  5. Heces húmedas, pero no demasiado acuosas.

Aunque unas heces en buen estado no confirman la salud del animal, sí que son un claro indicativo de bienestar.

Un perro con una caca.

¿A qué se deben las heces negras en perros?

En seres humanos, las heces negras son indicativo de una hemorragia en el estómago. Si el paciente sangra en el tracto digestivo superior por cualquier motivo, la sangre pasa por el estómago y se digiere, de ahí que pase de un color rojo a negro alquitranado. En perros esta regla también se cumple, pero hay mas causas. Veámoslas en profundidad.

1. Lesión en el aparato digestivo

Como hemos dicho, unas heces negras y malolientes en perros suelen indicar una lesión sangrante en alguna porción del tracto digestivo superior, ya sea el estómago, parte baja del esófago u otras estructuras asociadas. Esta seguramente haya sido causada por la ingesta de un material puntiagudo, como un juguete duro, una piedra o una aguja, entre otros.

2. Parásitos

Algunos helmintos parásitos se insertan en las paredes del intestino y se alimentan de la sangre y nutrientes del hospedador. Quizá el microorganismo más problemático de este grupo para los perros sea Toxocara canis, una “lombriz” blanquecina de 9 a 18 centímetros de largo que se asienta en el entorno intestinal del animal, provocando diversos síntomas.

Las heces negras en perros pueden aparecer en este caso, si bien es más común que estas sean rojizas, ya que el sangrado se produce a nivel del intestino. Otros síntomas de este cuadro clínico son vómitos, constipación, diarrea, pérdida de peso y malestar general. Ante cualquiera de estos signos clínicos, el veterinario realizará un cultivo coprológico de la mascota para detectar al parásito.

3. Gastroenteritis hemorrágica

Esta condición se caracteriza por dos síntomas claros: diarrea y sangre en las heces. No se conocen sus causas, aunque se cree que podría tratarse de una respuesta a bacterias nocivas o a las endotoxinas que estas producen. A nivel patológico, se produce un aumento de la permeabilidad intestinal del perro, lo cual fomenta el filtrado de sangre y proteínas.

La gastroenteritis hemorrágica amerita una visita al veterinario en todos los casos, pues puede llegar a ser letal. Con la fluidoterapia indicada y la aplicación preventiva de antibióticos, la tasa de mortalidad es menor al 10 %. Por desgracia, un 10-15 % de los canes afectados tendrán cuadros recurrentes.

4. Cáncer

El cáncer ocurre cuando un grupo de células mutan en su ADN, lo cual trastoca sus ciclos de muerte y división. Como no mueren cuando les toca, estas células dan lugar al temido tumor, que a su vez se puede expandir a otras partes del cuerpo en los cuadros de metástasis.

Un cáncer gástrico puede hacer que aparezcan las temidas heces negras en perros. Este signo se acompaña de pérdida de peso, apatía general, problemas para comer y letargo. El pronóstico depende del estadio del cáncer y la salud general del can afectado.

5. Problemas de coagulación

Un conteo bajo de plaquetas en el plasma sanguíneo del can y otras condiciones pueden hacer que su organismo no coagule correctamente. A su vez, esto provoca que se produzcan sangrados en cualquier parte de su cuerpo, incluyendo el tracto digestivo superior. La ingesta de raticida suele ser causante de problemas de coagulación en perros.

Otros colores en las heces de los perros

Ya hemos diseccionado por qué las heces de los perros pueden ser de color negro oscuro. A modo de cierre, te mostramos en las siguiente lista otras tonalidades fecales que debes tener en cuenta como tutor:

  • Rojas: las heces rojas son signo de un intestino sangrante. También pueden deberse a una fisura anal.
  • Grises y blancas: son indicios de problemas pancreáticos.
  • Verdes: pueden indicar un problema en la vesícula biliar o que el perro simplemente ha consumido hierba.
  • Naranjas y amarillas: son indicios de un problema hepático.

Desde luego, no todos los posibles desencadenantes de las heces con colores anormales son enfermedades graves. A veces el perro simplemente ha consumido algo que tiñe sus deposiciones de forma esporádica, pero en ese caso, el tono extraño de las heces no debería prolongarse por más de 24 horas.

Colitis en perros.

Como has podido comprobar, existen muchas causas por las cuales las heces negras en perros tienen lugar. Todas ellas requieren atención veterinaria, así que no dejes este signo clínico desatendido bajo ningún concepto. Si las deposiciones atípicas se acompañan de otros síntomas (vómitos, apatía, pérdida de conocimiento y bajada de peso), la necesidad de ayuda urgente es aún mayor.

  • Van Kruiningen, H. J., Heishima, M., Kerr, K. M., Garmendia, A. E., Helal, Z., & Smyth, J. A. (2019). Canine circoviral hemorrhagic enteritis in a dog in Connecticut. Journal of Veterinary Diagnostic Investigation, 31(5), 732-736.
  • Schaffer, F. L., Soergel, M. E., Black, J. W., Skilling, D. E., Smith, A. W., & Cubitt, W. D. (1985). Characterization of a new calicivirus isolated from feces of a dog. Archives of virology, 84(3-4), 181-195.
  • Wydeven, P. R., & Dahlgren, R. B. (1982). A comparison of prairie dog stomach contents and feces using a microhistological technique. The Journal of Wildlife Management, 46(4), 1104-1108.
  • Black, A. E., Hayes, R. N., Roth, B. D., Woo, P., & Woolf, T. F. (1999). Metabolism and excretion of atorvastatin in rats and dogs. Drug metabolism and disposition, 27(8), 916-923.