¿Qué te pueden decir las heces de tu perro?

La escasez de agua, ejercicio y fibra pueden alterar la defecación normal del can
¿Qué te pueden decir las heces de tu perro?
Paloma de los Milagros

Escrito y verificado por la bióloga Paloma de los Milagros el 03 enero, 2020.

Última actualización: 03 enero, 2020

Las heces de tu perro son de los indicadores más directos sobre el estado de su salud. Por ello, saber interpretar la textura, el color o el olor de los excrementos puede ayudar tanto al diagnóstico de enfermedades como a verificar el bienestar del animal.

Para valorar una posible anomalía en las heces de tu perro debes conocer la apariencia saludable de estas. De forma general, una tonalidad marrón oscura y de consistencia firme reflejará una adecuada digestibilidad de los alimentos. No obstante, conviene tener presente que pequeñas variaciones con colores más claros y texturas más blandas pueden ser normales dentro de una dieta húmeda.

El olor debe ser el característico de las heces sin resultar excesivamente desagradable. En cuanto a la cantidad, será proporcional al volumen de comida ingerida, aunque puede aumentar si el contenido en fibra es elevado.

Si en un momento puntual los excrementos presentan una apariencia distinta a lo anteriormente descrito, tampoco tiene por qué ser síntoma de enfermedad. Los perros, al estar sueltos, tienden a ingerir sustancias ajenas a la dieta que pueden causar malestares gastrointestinales transitorios. De esta forma, solo deberás alertarte si el aspecto anómalo perdura varias semanas.

Posibles alteraciones en las heces de tu perro

A pesar de que los síntomas pueden atribuirse a distintas patologías, existen una serie de indicativos básicos:

  • Heces secas. Una consistencia demasiado firme puede ser resultado de deshidratación, sedentarismo o escasez de fibra en la dieta. Además de esta textura, el animal puede tener molestias a la hora de defecar. Normalmente, se mitigan adoptando nuevos hábitos o cambiando el tipo de alimentación.
Perro excretando

  • Diarrea. Una vez descartada la consistencia blanda o acuosa por una dieta húmeda o la ingesta puntual de alguna planta o sustancia ajena, la textura blanda puede asociarse a varios trastornos. Algunos de ellos son las alergias alimentarias, la inflamación intestinal, la pancreatitis o alguna infección vírica. La presencia de gusanos intestinales u otros parásitos también pueden propiciarla, de ahí la importancia de la prevención.
  • Excesivo esfuerzo en la defecación. Además de atribuirse a la sequedad de las heces, existen varias patologías asociadas. Destacan los trastornos en las glándulas anales, la inflamación intestinal, la presencia de un cuerpo extraño, el dolor de espalda, la disfunción neurológica o el tumor intestinal.
  • Cantidades inadecuadas. Cuando las heces de tu perro no se corresponden con los volúmenes ingeridos también debes alarmarte. En el caso de excederse puede deberse a que el animal esté obteniendo comida de una fuente ajena o que por alguna patología no esté absorbiendo los nutrientes con normalidad. Si los tamaños son pequeños puede deberse al estreñimiento o a una ingesta menor a la supuesta.

La importancia del color

La tonalidad de las heces de tu perro pueden aportar mucha información, desde un alimento mal digerido hasta el fallo de un órgano vital. Algunos de los colores más significativos son:

  • El verde. Típico de intestinos que tienen un tránsito superior al habitual, de forma que los pigmentos biliares tienen una reabsorción deficiente. Normalmente, se asocia a la ingesta de plantas o chucherías caninas, incluidas las destinadas a la salud dental.
Caca de perro con can de fondo

  • El naranja, asociado a la inflamación del páncreas.
  • El blanco o el gris, relacionados con patologías biliares, intestinales o pancreáticas.
  • El rojo. A pesar de ser de las tonalidades más evidentes, no tiene por qué vincularse a los trastornos más graves. Lo más normal es que se trate de un sangrado a nivel del intestino grueso o del ano. La presencia de parásitos, objetos extraños o tumores intestinales también pueden originarlo.
  • El negro. En este caso la hemorragia habrá ocurrido en un punto más alto del aparato digestivo, como el estómago o el intestino delgado, de manera que la sangre se presenta digerida. Las causas del sangrado suelen ser las úlceras o los tumores.

Por lo general, observar la apariencia de las heces de tu perro puede resultar interesante para valorar su estado de salud, sobre todo si se sospecha de un posible problema subyacente. Sin embargo, es importante no obsesionarse con un determinado color o textura, pues las variaciones puntuales normalmente se deben a la interacción del animal con el exterior.

Te podría interesar...
¿Por qué mi perro se come sus heces?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué mi perro se come sus heces?

Muchos dueños tienden al enojo cuando un perro se come sus heces. Sin embargo, esta ingesta puede estar motivada por muchos factores, incluso médic...