¿Cuáles son las plantas más venenosas para las mascotas?

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
· 6 marzo, 2019
A veces un simple roce con las plantas más venenosas para las mascotas puede generar dermatitis o insuficiencia respiratoria

Existen incompatibilidades entre ciertas plantas domésticas y la presencia de mascotas que tienden a ingerirlas a pesar de nuestro control. Por ello, resulta útil conocer cuáles son las plantas más venenosas para nuestros animales.

Las intoxicaciones alimentarias están entre las dolencias más habituales en las consultas veterinarias. Y es que muchas veces la ignorancia de los dueños sobre la toxicidad de ciertas plantas puede suponer tener al ‘enemigo’ en casa.

A pesar de que los gatos también ingieren alguna hoja esporádica, los perros son los que con más frecuencia recurren a ciertas plantas para aliviar sus dolencias, lo que tradicionalmente se conoce como purga. Sin embargo, su tendencia a acercarse a toda ‘hierba’ puede llevarles al equívoco: puede provocarles incluso graves lesiones en caso de las plantas más venenosas.

Las plantas más venenosas del entorno doméstico y público

  • Aloe veraEn general, las plantas englobadas en el género Aloe presentan una savia tóxica, acíbar, reconocible por su color amarillento. A diferencia del gel del aloe, con aplicaciones curativas, la savia puede provocar irritación cutánea o en las mucosas, trastornos gastrointestinales o incluso arritmias cardíacas.
Plantas más venenosas: Aloe vera

  • Anturio o flor de flamenco. Es una de las plantas más venenosas por contener oxalato cálcico tanto en la flor como en el tallo. Su peligro se acentúa debido a su atractivo, sobre todo para los gatos. Destaca por producir hinchazón facial, parálisis de la lengua, además de vómitos y malestar general.

 

  • Bulbos de tulipanes, narcisos y jacintos. Debido a su morfología peculiar, los bulbos dispuestos en recipientes con agua, o incluso los enterrados, pueden ser susceptibles de pequeños mordiscos capaces de causar gastroenteritis o dermatitis de contacto. Las responsables de dichas afecciones son ciertas toxinas, entre las que destacan los alcaloides licorina y galantamina.

 

  • Cala. Al igual que el anturio, produce oxalato cálcico, especialmente en las flores, por lo que sus afecciones más frecuentes ocurren a nivel del sistema digestivo, además de producir hinchazón facial y parálisis de la lengua.

 

  • Costilla de Adán. Planta frecuente en casas y despachos caracterizada por su toxicidad, sobre todo en sus grandes hojas coriáceas. Provoca irritación de mucosas, salivación excesiva, prurito e hinchazón facial.

 

  • Flor de Pascua. Produce un látex capaz de generar dermatitis de contacto acompañada de prurito y edemas, además de distintos trastornos gastrointestinales.

 

  • Lirios o azucenas. Prácticamente todas las especies y variedades pertenecientes al género Lilium son altamente tóxicas a nivel de las hojas, flores o incluso del polen. A pesar de que pueden provocar problemas gastrointestinales relativamente leves en perros, suponen una verdadera amenaza para los gatos. De hecho, la propia Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advirtió sobre la instantánea insuficiencia renal aguda que les provoca su ingesta.
Plantas más venenosas: lirios

  • Hiedra. Produce reacciones alérgicas con irritación de mucosas, prurito o incluso insuficiencia respiratoria en los casos más graves. Los síntomas generados por este tipo de plantas suelen ser habituales debido a su frecuencia en jardines y parques.

 

  • Hierba mora. Esta planta salvaje, reconocible por sus pequeñas flores blancas y sus frutos semejantes a las bayas, se caracteriza por ser neurotóxica en toda su estructura. Entre los síntomas más comunes destacan los vómitos, la dilatación de pupilas y la debilidad general del animal.

La lista de plantas peligrosas para nuestras mascotas resulta prácticamente infinita, sobre todo porque no solo depende de la especie herbácea, sino del animal en cuestión.

Como norma general, todas aquellas que segreguen látex, tengan flores ornamentales o frutos semejantes a las bayas, sin olvidarnos de las cactáceas, suponen un indicio de riesgo. Por ello, el mejor consejo es informarse antes de comprar cualquier planta de interior y vigilar a nuestra mascota en parques y jardines.

  • ASPCApro. 17PlantsPoisonoustoPets. (s.f). Recuperado de https://www.aspcapro.org/resource/shelter-health-poison-control/17-plants-poisonous-pets
  • Ecoinventos. (2018). Las 22 plantas comunes más tóxicas para nuestras mascotas. Recuperado de https://ecoinventos.com/plantas-toxicas-mascotas