Gecko crestado: cuidados y características

El gecko crestado, junto con el gecko leopardo, es una de las mascotas exóticas ideales para principiantes. A pesar de su robustez, requiere un ambiente muy concreto para desarrollarse bien.
Gecko crestado: cuidados y características
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 23 octubre, 2020

¿Te imaginas tener un dragón en miniatura en tu propia casa? Salvando las distancias, el gecko crestado (Correlophus ciliatus) es una de las mascotas domésticas más parecidas a estos fascinantes seres, pues no es necesario acudir a reptiles exóticos de gran porte y peligrosidad para encontrar lagartos fascinantes en la naturaleza.

A pesar de su tamaño reducido y su aspecto grácil, estamos ante uno de los reptiles más resistentes en todo el ámbito de la terrariofilia. Aún así, como todo animal exótico, requiere de parámetros bastante exactos para su supervivencia. Aquí te lo contamos todo sobre el gecko crestado.

Características y consideraciones

Antes de entrar en materia, es esencial hacer un aviso: se está considerando la inclusión de esta especie en el convenio CITESEsto significa que es posible que, en tiempos futuros, este reptil esté mucho más regulado en lo que al mercado de animales exóticos se refiere.

Esto se debe a que, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), el gecko crestado se encuentra en estado vulnerable (VU) y sus poblaciones naturales siguen decreciendo. Por ello, es obligación de cada tutor el buscar un criador certificado que pueda garantizar la cría del animal en cautiverio.

De lo contrario, se contribuye indirectamente a la esquilmación de la especie en su medio natural.

Un gecko sobre un fondo blanco.

Rasgos generales

El gecko crestado (Correlophus ciliatus) es un reptil nativo de Nueva Caledonia, un terreno francés que incluye docenas de islas en el pacífico sur. Debido a la latitud de este área, estamos ante un clima predominantemente tropical, dato esencial a la hora de idear los cuidados y hábitat de este gecko en cautiverio.

A continuación, te presentamos algunos rasgos característicos de la especie:

  • A pesar de ser un reptil de tamaño mediano, está considerado como uno de los geckos más grandes. Puede alcanzar unos 20-22 centímetros del morro a la punta de la cola.
  •  Presenta una cabeza triangular con dos crestas laterales dorsales muy características.
  • Este reptil está perfectamente adaptado a la supervivencia en ambientes nocturnos. Por ello, presenta un oído y una vista muy desarrollados.
  • Su coloración es generalmente marronácea-verdosa, pues su objetivo es mimetizarse con las cortezas de troncos en la naturaleza.

Como resumen, podemos destacar que este reptil es de naturaleza arborícola, de hábitos nocturnos y con un temperamento bastante marcado. A continuación, te presentamos algunas pautas que debes seguir para mantenerlo en cautividad correctamente.

Cuidado en cautiverio

En primer lugar, es necesario destacar que el terrario para este tipo de reptiles debe ser mucho más alto que largo. Los geckos crestados presentan extremidades muy fuertes con dedos terminados en órganos adhesivos —lamellae—, por lo que les encanta trepar y saltar de rama en rama.

Así pues, las medidas del terrario ideales para una pareja pueden ser 60 centímetros de alto por 45 centímetros de ancho y largo. Si se piensa albergar a un trío, lo mejor es aumentar la altura de la instalación hasta un metro, pero cuidado: los machos son extremadamente territoriales.

Los tríos siempre deben estar compuestos por dos hembras y un macho.

Su alimentación se compone a base de frutas e insectos, y por suerte, las tiendas especializadas venden papillas preparadas para estos animales a precios reducidos. Aún así, estas comidas deben acompañarse siempre con alimento vivo —grillos, cucarachas y gusanos—, pues no debemos olvidar que este gecko es un depredador.

En lo que a parámetros ambientales se refiere, el gecko crestado necesita una humedad del 60 % al 80 % y una temperatura de 18 grados hasta 28 grados. La temperatura se puede modular fácilmente con una manta calefactora y un termostato, pero la humedad es una cuestión un poco más compleja.

Un parámetro difícil de controlar

En general, se puede conseguir mantener la humedad necesaria para el gecko crestado en estos límites con los siguientes consejos:

  • Un terrario de cristal: a pesar de que deba tener una correcta ventilación con rejillas metálicas situadas estratégicamente, este tipo de instalaciones de cristal acumulan un poco mejor la humedad.
  • Rociado de agua diario: utilizar un pulverizador de agua a primera hora de la mañana y por la noche, además de simular el ambiente natural del gecko, permite unos parámetros de humedad adecuados.
  • Colocar muchas plantas y vegetación en el terrario.
  • Utilizar un sistema de lluvias automático: es la opción más cara, pero sin duda, la más eficaz. Este sistema se encarga de pulverizar agua en el terrario de forma automática según las órdenes del tutor.
  • Colocar un higrómetro dentro del terrario: un medidor de humedad que se puede adherir fácilmente al cristal. Es una herramienta muy barata y útil.
  • Utilizar un sustrato en la base del terrario que retenga humedad, como la fibra de coco.
Un gecko crestado sobre una hoja.

Una inversión a largo plazo

Como hemos podido ver en estas líneas previas, hacerse con un gecko crestado requiere de una importante inversión inicial. El terrario, las plantas, el sustrato, la manta calefactora, el sistema de lluvias y el propio animal pueden elevar el coste a unos 200 euros fácilmente —240 dólares—.

De todas formas, una vez asentado, este reptil tiene muy pocos requerimientos y su alimentación es muy barata. Si planeas bien su adquisición y no escatimas en gastos al inicio, podrás disfrutar de este simpático animal hasta por 20 años.

Te podría interesar...
Tritón de vientre de fuego: cuidados y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tritón de vientre de fuego: cuidados y características

El nombre tritón de vientre de fuego no hace referencia a una sola especie, sino a varias, que llevan muchos años en el mercado de mascotas.