¿Los gatos hibernan en invierno?

9 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Tienes dudas de si los gatos hibernan o no, pues observas cambios importantes cada vez que llega el invierno. Conocer bien a tu gato es la mejor manera de juzgar sus cambios de comportamiento.

Aunque no siempre lo parece, los animales cambian sus hábitos para adaptarse a las nuevas temperaturas. Todos hemos oído hablar de animales que hibernan y notamos que las mascotas domésticas cambian su actividad cuando hace frío. Esto lleva a preguntas como las siguientes: ¿por qué mi gato duerme tanto? ¿Los gatos hibernan en invierno?

En invierno los animales necesitan quemar más energía en todas sus actividades. Adicionalmente, encontrar comida en esta temporada se hace muy difícil. En respuesta a estas circunstancias, algunas especies conservan su energía hibernando.

¿Se sabe si los  gatos hibernan?

La hibernación es más que dormir, ya que en este estado el animal experimenta drásticos cambios fisiológicos. La temperatura corporal disminuye casi hasta igualar la temperatura del ambiente.

También, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria disminuirán drásticamente. Un animal en hibernación tendría una conciencia disminuida, de modo que será ajeno a su entorno.

Los gatos domésticos no tendrían necesidad de hibernar. En nuestros hogares los gatos reciben suficiente comida y disfrutan del ambiente de temperatura controlada.

Gato dormido en el sofá

Entonces, ¿por qué los gatos se hacen menos activos durante el invierno?

Muchos dueños de gatos sospechan que sus gatos hibernan durante el invierno porque suelen estar durmiendo. Si bien dormir mucho es común para los gatos durante todas las estaciones, algunos afirman que sus compañeros felinos duermen más durante la temporada de frío.

Esto no es motivo de preocupación: hay incluso personas que tienden a ser menos activas o sentirse más flojas durante el invierno. Es normal, pero se recomienda a los dueños de los gatos que procuren involucrar a sus gatos en actividades divertidas en interiores para evitar la obesidad y el aburrimiento durante el invierno.

¿Qué pasa en el caso de los gatos salvajes?

Los gatos callejeros y salvajes pueden sobrevivir los meses de invierno, y es que presentan un pelaje más grueso. Si bien se acepta que no existe el hecho de que los gatos hibernan, estos animales pueden pasar por una forma de hibernación temporal que dura horas: el letargo.

El estado de letargo se caracteriza por una tasa reducida de metabolismo y una disminución de la temperatura corporal.

En el estado de letargo se frena el metabolismo corporal por periodos cortos a lo largo del día.  Con esta estrategia, el gato mantendría su temperatura corporal normal durante el día mientras realiza sus actividades habituales.

La importancia de conocer a tu gato

Al igual que los humanos, los gatos son diferentes entre sí. Algunos felinos son más sensibles al frío y otros no disfrutan del verano. Si bien hay patrones generales de sueño, para cada especie los detalles cambian debido a las necesidades de cada mascota y los factores externos que pueden cambiar su comportamiento.

Gato pegado a la ventana

Trastorno del estado de ánimo

Se conoce que, con la llegada del invierno, algunas personas pueden padecer del trastorno afectivo estacional (SAD por sus siglas en inglés), caracterizado por síntomas de depresión.

Aunque los gatos no pueden ser diagnosticados formalmente con este trastorno, veterinarios y fanáticos felinos dicen que notan cambios similares en algunos gatos, así que se encuentran más tristes y menos juguetonas en el invierno.

Los gatos pueden mostrar cambios en los niveles de energía, el apetito, los patrones de sueño y el temperamento cuando disminuye la exposición a la luz.

Cómo ayudar a un gato a mejorar su ánimo en la estación invernal

Afortunadamente, puedes hacer mucho para animar a tu minino. Independientemente de si los gatos hibernan, cambios simples podrían influir positivamente en el comportamiento de tu gato:

  • Ofertas de actividad: lo ayudará a que no duerma tanto tiempo. Recuerda interactuar con tu gato. Sé más novedoso cambiando juguetes, colgando un comedero para pájaros cerca de una ventana o, simplemente, ofertándole una variedad de cajas de cartón para que tu minino explore. Es vital minimizar el estrés del gato en la medida de lo posible.
  • Exposición a la luz: asegúrate de abrir las cortinas para que entre el sol. La luz natural puede ser importante para el estado de ánimo de tu gato. También puedes colocar una pequeña lámpara cerca de la cama de tu gato.
  • Atender los cambios de temperatura: cerciórate de que tu gato tenga opciones cálidas, como una cama para gatos con calefacción, cerca de una ventana soleada o un calentador seguro.
  • Vigilar hábitos alimenticios: al igual que las personas, los gatos pueden comer por aburrimiento. Revisa y controla la ingesta de alimentos y su calidad.
  • Jensen, R. A., Davis, J. L., & Shnerson, A. (1980). Early experience facilitates the development of temperature regulation in the cat. Developmental Psychobiology: The Journal of the International Society for Developmental Psychobiology, 13(1), 1-6.
  • Refinetti, R., & Menaker, M. (1992). The circadian rhythm of body temperature. Physiology & behavior, 51(3), 613-637.
  • Tellería,J.L. (1987). Zoología evolutiva de los vertebrados., pp. 145-155 (Síntesis, Madrid).
  • Hudson, J.W. (1973). Torpidity in mammals. In Comparative Physiology of Thermoregulation, Academic Press, Pages 97-165. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-747603-2.50009-6.