Las posiciones de la cola, expresividad del gato

Gato paseando

Contrario a los que muchas personas creen, los gatos sí son animales expresivos. Quienes han convivido con estos felinos domesticados desde hace siglos, saben que cuando un minino quiere dar a entender algo, lo hace de forma clara y categórica. ¿Qué nos dicen las posiciones de la cola?

Más allá de los maullidos, que ya tienen su amplia gama de tonalidades y consecuentes significados, los gatos se valen de todo su cuerpo para comunicarse entre ellos y con los humanos. También con otros animales muy diferentes a ellos.

Si hay un elemento de los mininos que tiene mucho que decir, es el rabo. Diseñado como una especie de extensión de la columna vertebral, es vital en el equilibrio.

También es importante para todos los saltos acrobáticos con caídas aerodinámicas que ejecutan los mininos.

Sentido de las posiciones de la cola

Según especialistas en la materia, hay hasta 12 posiciones de la cola en gatos, cada una con un significado inequívoco.

Cola hacia arriba

Esto es sinónimo de máxima felicidad y bienestar. Algunos gatos incluso salen corriendo a recibir a sus humanos en la puerta tras un día fuera de casa, mostrando con su cola un ángulo totalmente abierto.

Otros mininos caminan de manera pausada, pero resuelta, manteniendo el apéndice erguido, lo que denota tranquilidad y mucha confianza. Cuando quieren hacerse notar, rodearán los pies de sus propietarios, acompañando el recorrido con los inconfundibles roces de su cabeza, y hasta con maullidos.

Si todavía no reciben la atención deseada, los felinos se pararán en dos patas. Hay gatos que aprenden que esta acción solo la deben ejecutar, y con máximo cuidado, cuando las personas están usando pantalones largos. Y si aún no reciben lo que buscan, subirán a la cama, en el teclado del ordenador, se posarán frente al televisor o, sobre todo, aquello que crean que está robándole el show.

Cola vertical y recta, pero con una inclinación cerca de la punta

Entre las posiciones de la cola, ésta es la que utilizan los gatos para expresar mayor curiosidad por algo. Es común verlos de esta forma, en los momentos rutinarios que dedican a explorar y revisar cuidadosamente toda la casa y el área en la que habitan.

Cola baja

Otra de las posiciones de la cola. Puede implicar sumisión, ante otros gatos, o frente a personas. Esta es una de las posiciones de la cola más común cuando visitan el veterinario o se les debe suministrar algún medicamento.

La cola baja también puede expresar tristeza o depresión. Si esta postura es frecuente, cuanto más cerca del suelo permanezca el apéndice del animal, más bajo estará su estado de ánimo.

Movimientos rápidos

Si en los perros esto es sinónimo de suprema felicidad y alegría, en los gatos es inversamente proporcional. Cuando el rabo de los felinos se abanica de un lado a otro, como que si fuese un látigo, el animal está exteriorizando todo el enojo que lleva por dentro. A mayor rapidez y fuerza en los movimientos, mayor es la molestia.

Movimientos suaves

Si la cola se mueve suavemente, quiere decir que el gato está concentrado en algo. Algunos animales que se encuentran en brazos de sus propietarios, demuestran cosas con balanceos lentos del rabo.

Gato en la calle

Estos movimientos, junto a los inconfundibles ronroneos, transmiten su estado de felicidad y relajación. Cuando están cazando, mantienen los ojos fijos en su objetivo, al tiempo que la cola ejecuta movimientos casi imperceptibles.

Cola entre las patas

Es otra de las posiciones de la cola que también emplean los gatos para expresar disgusto o miedo. Es muy común verlos de esta forma cuando acaban de ser sorprendidos cometiendo travesuras, o tras ejecutar alguna acción que tienen prohibida.

Hay casos de mininos que, a pesar de todavía no haber sido descubiertos en su mal comportamiento, no saben fingir. Son incapaces de ocultar frente a sus amos que hicieron algo que no debían y terminarán reprendidos.

Cola Inflada

Esto ocurre por dos razones: está aterrado o muy enojado. En el primer caso, la cola mostrará un ángulo menor a 90 grados y permanecerá muy cerca del suelo. Si está molesto, la cola estará totalmente erguida.

Si los niveles de estrés son muy altos, el animal mostrará los colmillos al mismo tiempo que emitirá gruñidos perfectamente audibles. También podemos visualizar su enojo en sus garras, que comenzarán a exhibirse de forma natural.