¿A los gatos les gusta que les soben la panza?

Los gatos son excelentes animales de compañía, pero su comportamiento a veces suele sorprender a sus propietarios. Por esto, nunca es un mal momento para aprender sobre ellos y así poder comprenderlos.
¿A los gatos les gusta que les soben la panza?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 15 noviembre, 2021.

Escrito por Manuela Herrera Montoya, 15 noviembre, 2021

Última actualización: 15 noviembre, 2021

El comportamiento de los gatos suele parecer extraño y es cierto que a veces se necesita información extra para entenderlos. La panza de los mininos es una de las zonas más sensibles y de mayor cuidado para ellos, así que es necesario cerciorarse de que de verdad quieren ser acariciados allí si tienes pensado hacerlo. 

Teniendo esto en cuenta, ¿crees que a los gatos les gusta que les soben la panza? Si alguna vez un felino te dejó que acariciaras su estómago (o si por el contrario te mordió después de que lo hicieras), aquí podrás conocer el por qué. 

A algunos gatos no les gusta que les soben la panza

Los folículos pilosos de la panza y la cola de los gatos son muy sensibles al tacto. Por esta razón, sobarlos en estas áreas suele ser sobreestimulante y muy poco agradable para ellos, cuentan expertos de National Geographic

Incluso, algunos mininos pueden ponerse agresivos y enojarse si les acaricias su estómago. Otra razón se debe a que el instinto de estos animales hace que conciban su panza como una de sus zonas más vulnerables y por ello debe ser protegida. Recuerda que el vientre y el tórax contienen todos los órganos vitales (menos el cerebro).

Los felinos prefieren ser acariciados en su cabeza, específicamente debajo del mentón y en las mejillas, donde tienen sus glándulas de olor o feromonas. Si ves a los gatos restregando su cara entre ellos es posible que te parezca extraño, pero es algo muy normal en estos animales. Con este gesto emiten un signo de confianza y amistad y es una forma de marcaje para reconocer quién pertenece a su grupo. 

Otras partes del cuerpo en las que los gatos pueden tolerar caricias son la parte alta de la cabeza (entre las orejas), el cuello y la espalda. No debes presionar al micho para acariciarlo, pues si tu felino quiere que lo sobes no dudará en acercarse a ti y poner su cuerpo en tu mano. 

Un gato al que le tocan la panza.

A otros felinos les encanta que les soben la panza

Por otra parte, también hay gatos a los que no les molesta para nada que les acaricies su panza e incluso suelen tumbarse boca arriba para comunicarte que es hora de sobarlos, cuenta Animal Path. Este comportamiento suele ser el menos común de todos, aunque existe. 

De esta manera, si tu gato te muestra su panza (por cualquier razón) siéntete afortunado. Ten en cuenta que la mayoría de los felinos se ponen molestos y agresivos ante cualquier insinuación de acariciar una de sus partes más sensibles. 

¿Por qué mi gato me muestra su panza? Conoce algunas razones

Este comportamiento se da por varias razones: tu gato quiere jugar contigo, te está dando su confianza, quiere que le sobes la panza o simplemente te está pidiendo ayuda para calmar alguna picazón. Aquí te traemos algunos motivos concretos de esta necesidad.

Tu gato quiere jugar

La hora de juego que llevan a cabo los gatos domésticos y salvajes es muy importante para desarrollar sus habilidades de caza. Por esto, cuando tu felino te muestra su panza, probablemente no sea solo para que la acaricies. Tal vez está persuadiéndote para que lo sobes y después pueda cazar tu mano (a modo de juego, claro está). 

También es un signo de defensa

En entornos salvajes (y también en domésticos), cuando varios gatos conviven juntos a veces es usual ver que uno de ellos se acuesta boca arriba mostrando su panza. Esto es una señal de defensa y representa uno de los últimos recursos que tiene un felino para precaverse y comunicar que se rinde ante una posible agresión. 

A tu gato simplemente le encanta que le acaricies la panza

Como las personas, los gatos también tiene partes favoritas para ser acariciados. Varios de estos lugares son el mentón, la base de la cola y las mejillas. A algunos felinos les gusta que les soben la panza, pero no aceptan este acto en otras partes de su cuerpo. 

Esta actividad puede convertirse en algo doloroso para los humanos cuando los gatos muerden su mano o brazo con el objetivo de comunicar “ya no más”. Si tu minino se deja sobar la panza o te pide que lo hagas, es importante que estés pendiente de su lenguaje corporal. Por ejemplo, cuando mueva sus orejas detrás de su cabeza te estará diciendo que ya es suficiente. 

Ese felino te tiene mucha confianza

Los gatos son excelentes depredadores, sin embargo, su tamaño los hace vulnerables ante animales más grandes. Por esto, los felinos suelen ser precavidos incluso con los humanos. Si tu minino te muestra su panza y deja que la sobes, significa que confía en ti y se siente muy a salvo contigo, tanto como para estar en una posición vulnerable. 

Tu minino tiene picazón

Algunas partes del cuerpo del minino son difíciles de alcanzar y rascar por él mismo. De esta manera, si tu gato está lidiando con una picadura de insecto o con alguna picazón por una alergia es probable que se tumbe boca arriba para que le ayudes con este asunto. 

Como ves, lo más importante es saber leer el lenguaje corporal de tu micho. Cada felino es un mundo y a algunos les gustan cosas que a otros no. Si tu gato está acostado boca arriba, no significa específicamente que te esté invitando a acariciarlo y puede que solo esté cómodo en esa posición y feliz sin que nadie lo moleste. 

Un gato al que le soban la panza.

Más allá de toda apreciación, una cosa está clara: si alguien llega a interrumpirlo, el gato no se sentirá cohibido para expresar aquello que le desagrada. Si sobas la panza de tu felino sin su permiso, ya sabes cómo terminará la gracia. 

Te podría interesar...
Curiosidades sobre el embarazo en gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Curiosidades sobre el embarazo en gatos

El embarazo en gatos dura algo más de dos meses y las camadas suelen ser de tres a cinco crías que saldrán una a una en el parto.