Gastritis en gatos: causas, síntomas y tratamiento

La gastritis en gatos puede ser aguda o crónica. Según su duración y los síntomas, el tratamiento y el pronóstico variarán.
Gastritis en gatos: causas, síntomas y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 23 octubre, 2021.

Última actualización: 23 octubre, 2021

Los cuadros gástricos aislados son comunes en las mascotas domésticas, pues suelen llevarse a la boca cosas que no deben por simple curiosidad o por ganas de llamar la atención del tutor. Es normal que tu felino vomite de vez en cuando, pero la cosa puede tornarse seria si este signo clínico se mantiene por semanas. ¿Sabes que los gatos también pueden padecer gastritis?

Esta condición general puede presentarse de forma esporádica (aguda) o a largo plazo (crónica). Si quieres saberlo todo sobre la gastritis en gatos, incluyendo el diagnóstico y el tratamiento, no dejes de leer. Es posible que una patología grave esté afectando a tu minino y sea hora de tomar cartas en el asunto.

¿Qué es la gastritis en gatos?

El aparato digestivo de los gatos incluye la boca, los dientes, las glándulas salivares, el esófago, el estómago, los intestinos, el páncreas, el hígado y la vesícula biliar. Este sistema tiene 4 funciones principales: digerir la comida, absorber los nutrientes del alimento, mover la materia orgánica a través del cuerpo y eliminar los compuestos fecales resultantes.

Existen diversos trastornos que pueden trastocar cualquiera de los procesos biológicos que tienen lugar en el aparato digestivo. La gastritis, por su parte, se define como una enfermedad del estómago caracterizada por la inflamación de la mucosa que reviste la cavidad gástrica. No hay que confundirla con la enteritis, pues en este último cuadro la inflamación ocurre en el intestino.

Este cuadro clínico puede presentarse en 2 variantes, las cuales vienen definidas por la duración de los síntomas:

  1. Gastritis aguda: provoca síntomas esporádicos (durante 24-48 horas) y suele ser autorresolutiva, es decir, desaparece sin ayuda médica. La causa suele ser simple, como la ingesta de un alimento en mal estado.
  2. Gastritis crónica: esta variante patológica provoca síntomas que permanecen por 2 semanas o más. Su etiología es más compleja y la causa radica en muchos casos en una enfermedad a nivel digestivo o sistémico.

La mayoría de los cuadros de gastritis son agudos y no suelen requerir atención veterinaria. De todas formas, la intensidad o la duración de los síntomas pueden indicar la necesidad de acudir al veterinario con presteza.

La mirada de un gato enfermo.

Causas de la gastritis en gatos

Tal y como indican portales veterinarios, la gastritis en gatos puede tener muchísimas causas. Destacamos unas cuantas, pero debes tener en cuenta que la etiología de esta condición es muy amplia:

  • Diabetes: los cuadros diabéticos provocan síntomas gastrointestinales tanto en gatos como en humanos. La cetoacidosis derivada de la diabetes sin tratar explica algunos casos de gastritis.
  • Gastrinoma: el gastrinoma es un tipo de tumor pancreático muy raro en el mundo felino. Esta neoplasia provoca que se liberen demasiados compuestos ácidos en el estómago del gato, lo cual deriva en gastritis crónica.
  • Enfermedades inmunomediadas: en algunos casos, los propios cuerpos celulares protectores del gato acaban atacando al tejido gástrico por error. Se conoce muy poco sobre este tipo de afecciones en felinos.
  • Indigestión: el consumo de una sustancia demasiado ácida, grasa o picante es una de las causas más comunes de gastritis en gatos. Este cuadro es transitorio y no se considera grave.
  • Infecciones y parásitos: muchos patógenos invaden la vía intestinal, pero son pocos los que aguantan las condiciones ácidas del estómago. Estudios han demostrado que la bacteria Helicobacter pylori se asocia con este cuadro tanto en felinos como en humanos.

En última instancia, cabe destacar que algunas gastritis en gatos no tienen una causa concreta. Esto quiere decir que son idiopáticas y el tratamiento se limitará a paliar los síntomas, pero no la posible enfermedad subyacente.

Síntomas

Los síntomas de la gastritis felina suelen ser bastante inespecíficos y varían dependiendo de la causa y de la duración del cuadro. Recogemos los más importantes en la siguiente lista:

  • Diarrea.
  • Pérdida de peso.
  • Vómito repetido. No debe confundirse con regurgitación, pues esta última es superficial y no implica un vaciado gástrico.
  • Heces negras y aceitosas.
  • Deshidratación derivada del vómito y la diarrea. Esto, a su vez, puede traducirse en necesidad de beber agua.
  • Babeo excesivo y lamido de los labios.
  • Depresión y letargia.
  • Dolor abdominal.

Detectar signos de enfermedad en felinos es bastante difícil, pues estos animales son depredadores natos y han perfeccionado la ocultación de sus síntomas a nivel evolutivo durante miles de años. Por ello, debes prestar especial atención a los parámetros cuantificables (la consistencia de las heces y la cantidad de comida que consume tu animal, por ejemplo).

Diagnóstico de la gastritis en gatos

Una vez en la clínica veterinaria, los profesionales le realizarán una cantidad de pruebas variable al gato. Puede ser necesario un análisis de sangre, un análisis de orina, un coprocultivo (análisis fecal), un ultrasonido abdominal y una endoscopia. De todas formas, estos procedimientos avanzados se reservan a los casos graves o crónicos. La biopsia del tejido estomacal permite obtener el diagnóstico definitivo.

Por otro lado, las gastritis agudas se suelen diagnosticar con un análisis de sangre, otro de orina y la observación directa del vómito. También será esencial la información que pueda brindar el tutor (cuánto tiempo llevan los síntomas, qué come el gato, si ha bajado de peso y muchas cosas más).

Tratamiento

El tratamiento de la gastritis en gatos depende completamente del agente causal. La mayoría de los cuadros agudos se resuelven por sí solos en cuestión de un par de días, pero los crónicos necesitan asistencia veterinaria. De todas formas, si los síntomas son graves se le recetarán al felino antieméticos (impiden el vómito), fluidoterapia para evitar la deshidratación y protectores estomacales.

Lo más probable es que, ante un cuadro agudo, el paciente felino pueda volver a casa tras la visita al veterinario. Se suele recomendar seguir los siguientes pasos en el hogar para que la sintomatología del animal mejore:

  1. Es necesario no alimentar al gato durante las primeras 8-12 horas. No le prives de agua, pues de lo contrario podría deshidratarse. Si los fluidos no pueden administrarse sin que el gato vomite de nuevo, regresa al veterinario.
  2. Si los vómitos cesan tras el intervalo citado, puedes ofrecerle al animal comidas poco grasas y digeribles. El arroz con pollo cocido es un plato excelente. Divide la mitad de lo que tomaría el gato al día en 4-6 tomas pequeñas.
  3. Aumenta la cantidad de comida brindada durante los 2-3 días siguientes hasta volver a la normalidad.

Si el gato comienza a vomitar de nuevo en cualquier parte del proceso, acude con él de nuevo al veterinario. Es probable que no padezca una condición severa, pero siempre es mejor prevenir que curar.

Un gato enfermo del estómago.

Como habrás podido comprobar, la gastritis en gatos es una enfermedad multifactorial que no se puede diagnosticar desde casa. Si tu gato vomita por más de 24 horas, no dudes en acudir al veterinario. Lo más probable es que sea un cuadro agudo, pero siempre es mejor prevenir que curar. Los antieméticos y los protectores de estómago harán que tu felino aguante mejor el curso de la enfermedad.

Te podría interesar...
Mal aliento en gatos: causas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Mal aliento en gatos: causas y tratamiento

El mal aliento en gatos no es una enfermedad como tal, sino un síntoma de un problema subyacente. Veamos cuáles son las posibles causas.