Especies animales de los polos: la perfecta adaptación al frío

Francisco María García · 5 mayo, 2018
Las características de estos ejemplares están especialmente orientadas a la supervivencia a unos ecosistemas gélidos y de escasa vegetación; conviven aves y mamíferos terrestres y acuáticos

Los polos son unas de las zonas más hostiles en el planeta para la vida humana, pero algunas especies se han adaptado a sus condiciones extremas de frío y poca vegetación. Existen muchas diferencias entre el polo norte y el polo sur, pero los dos son ecosistemas muy difíciles. A continuación, veremos cuáles son los animales de los polos y cómo han logrado desarrollar mecanismos de supervivencia.

Especies animales de los polos

Los animales que viven en el polo norte y en el polo sur no son los mismos. Sin embargo, en ambos casos se han tenido que adaptar a las circunstancias inhóspitas y verdaderamente extremas de su entorno.

Para lograrlo, los animales de los polos han desarrollado estrategias que les permiten conservar el calor. Son animales de sangre caliente, de gran tamaño y tienen gruesas capas de piel o de grasa.

En la mayoría de casos dependen de los recursos del mar para su subsistencia. En los polos hay algunos animales terrestres que han desarrollado adaptaciones, como es el caso de las aletas.

El polo norte

Esta zona geográfica está situada en el océano Ártico, en el eje más septentrional del planeta; el mar se encuentra cubierto por un casquete de hielo. A diferencia del polo sur, aquí no hay nada de tierra, solo hielo. Sin embargo, hace menos frío en el polo norte que en el polo sur.

El polo norte tiene luz solar permanente durante seis meses al año y oscuridad total los otros seis. Esta situación afecta a los ciclos de vida de los animales que se han quedado a vivir ahí.

Las temperaturas llegan a extremos de -50 y -60 ºC. Y la comida en este entorno es escasa; a pesar de eso, en el polo norte viven más especies que en el polo sur.

Especies animales del polo norte

Entre los animales de los polos, el oso polar es tal vez el más emblemático; vive únicamente en el polo norte y está completamente adaptado a la vida en el hielo. Su color blanco le permite camuflarse en la nieve y su piel negra le ayuda a retener el calor. Tiene las patas cubiertas de pelo y garras muy afiladas para no resbalarse.

Cómo es la vida del oso polar.

Durante el verano, el oso polar migra hacia el sur. El deshielo lo obliga a huir porque su principal alimento son las focas, y necesita el hielo para cazarlas.

Sobre todo por razones alimenticias, en verano los osos polares se desplazan hacia el sur, sin alimentos, e inician su etapa de hibernación. Cuando llega el invierno, el animal vuelve al norte y comienza su temporada de caza.

En el polo norte también se encuentran morsas, focas, ballenas jorobadas, zorros y lobos árticos y renos. Estos últimos han desarrollado pezuñas muy anchas para andar más fácilmente en la nieve.

El polo sur

El polo sur geográfico es el punto más austral del planeta, situado en la Antártida y rodeado por el océano Atlántico. Se encuentra sobre una meseta llana, con un espesor de hielo de aproximadamente 2 700 metros. Debajo de esta capa, al nivel del mar, se encuentra la tierra.

El polo sur es más frío que el polo norte y en verano la temperatura puede llegar a -25 ºC. La vida en este lugar es mucho más difícil que en el polo norte; por estas condiciones, el polo sur está prácticamente desierto.

Especies animales del polo sur

Los animales del polo sur están principalmente en la Antártida y en las islas que lo rodean. También hay especies que viven en el mar polar, especialmente adaptadas a las bajas temperaturas.

Pingüinos: hábitat, alimentación y reproducción

El pingüino es el animal más representativo del polo sur; esta especie vive exclusivamente en esa región del mundo. Se lo encuentra en las zonas menos congeladas de la Antártida.

Los pingüinos son aves, pero no pueden volar. Y a pesar de que tienen una gran capacidad para nadar, no pueden recorrer grandes distancias. Tampoco necesitan hacerlo, ya que en su hábitat encuentran todo lo que necesitan para alimentarse y sobrevivir, sin grandes contratiempos.

Otras especies que viven en el polo sur son las focas, las ballenas y 35 especies de aves marinas; es el caso de algunos tipos de gaviotas, albatros y palomas.