8 errores comunes al mantener un terrario

Los animales exóticos son cada vez más comunes en los hogares. De todas formas, mantener los parámetros de un terrario (humedad, luz y temperatura) no es tan fácil como parece.

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 26 octubre, 2021

¿Alguna vez te has planteado tener un terrario? Es posible que sí, pues cada vez más personas deciden adoptar a un reptil o anfibio exótico en su hogar. Igual que los acuarios, estas construcciones pueden llegar a encerrar un pequeño segmento de un ecosistema en tu propia casa. De todas formas, es común cometer algunos errores a la hora de montar un terrario, más si este es bioactivo.

Este tipo de instalaciones son algo frágiles, ya que muchos parámetros (temperatura, luz y humedad) pueden llegar a trastocar el equilibrio entre vertebrados, plantas, sustrato e invertebrados descomponedores. Aprende con nosotros 10 errores comunes a la hora de montar un terrario y no los cometas en tu primera experiencia con animales exóticos.

1. Elegir las plantas por su estética

Los terrarios bioactivos representan un segmento de un ecosistema natural con todo lo que ello conlleva. Por ello, lo adecuado es que cuenten con piedras, troncos, un sustrato adecuado y, por supuesto, plantas vivas. De todas formas, mantener a estos últimos seres vivos puede suponer un problema a largo plazo si no se tiene suficiente conocimiento.

Antes de elegir las plantas que quieres introducir en el terrario, debes asegurarte de que sus requerimientos sean similares a los de las especies de reptiles o anfibios que vayas a adquirir. Por ejemplo, un vegetal de clima mediterráneo tardará poco en morir si la humedad y la temperatura de la instalación son muy altas.

Asegúrate de que el área de distribución de la planta que vas a adquirir sea la misma (o similar) a la del animal exótico.

2. No organizar el sustrato por capas

La mayoría de los animales exóticos son tropicales, por lo que requieren una humedad considerable para sobrevivir. Aunque conseguir que la humedad relativa sea alta en el terrario es sencillo, si se abusa de la dosificación de agua el ambiente tenderá a encharcarse. Para evitarlo se debe organizar el sustrato en capas, siendo el más profundo correspondiente a una sección de drenaje.

Para realizar una capa de drenaje, basta con colocar un manto de arlita en forma de bolas (arcilla expandida) en el fondo del terrario. El exceso de agua se acumulará entre los segmentos de arcilla, por lo que será sencillo succionarla con un tubo o aspiradora especial.

3. No añadir un equipo biológico de limpieza

Limpiar el terrario de heces y restos de comida es esencial, pero algunos invertebrados pueden ayudarte en el proceso. Los colémbolos son componentes biológicos excelentes para mantener un ciclado natural en la instalación, pues descomponen la materia orgánica no comestible. Los isópodos y algunos tipos de lombrices también serán de gran ayuda en esta tarea.

Añadir invertebrados descomponedores al terrario es esencial para crear un entorno bioactivo que replica el ambiente natural.

4. Demasiada luz

La mayoría de plantas exóticas no requieren una cantidad excesiva de luz, pues los ecosistemas selváticos cuentan con árboles de copas muy densas (y las secciones más bajas no reciben mucha incidencia solar). Si se utiliza una bombilla demasiado potente para alumbrar el entorno fabricado, las temperaturas dentro del terrario subirán de forma drástica y se convertirá en una sauna.

La incidencia excesiva de luz puede llegar a matar a las plantas y a los reptiles si las temperaturas se disparan.

5. Colocar el terrario al lado de una ventana

Sin duda, este es uno de los errores más comunes al montar un terrario. Cuando se fabrica esta instalación hay que estar seguros de que la luz solar no incida directamente sobre ella, sobre todo si el material principal de la misma es cristal. De lo contrario, los rayos de sol fomentarán que se cree un efecto lupa a través del cristal y las plantas o los reptiles terminen quemándose.

Controlar la temperatura de un terrario cuando la luz incide directamente sobre él varias horas al día es una tarea imposible.

6. No crear un gradiente térmico

Todos los reptiles y anfibios requieren un gradiente térmico, pues son animales ectotermos. Esto quiere decir que dependen de la temperatura ambiental para regular su metabolismo, ya que no generan suficiente calor endógeno como para mantenerse estables. Por ello, es necesario colocar una fuente de calor en forma de manta térmica o luz UVB (siempre fuera de la instalación).

A pesar de que estos animales necesiten un punto concreto en el que solearse, también requieren una zona más fresca para termorregular. Los intervalos térmicos dependen de cada especie, pero el punto más frío del terrario no suele bajar de 25 °C y el más caliente tiene que alcanzar 30-35 °C (más en los reptiles desérticos).

7. Demasiada humedad

Todos los anfibios y muchos reptiles requieren un rango de humedad ambiental relativamente alto, en general entre el 60 y el 90 %. De todas formas, esto no significa que el sustrato deba estar encharcado o los cristales empañados todo el rato. Si no se controla la humedad, acabarán por salir hongos, mohos y agentes patógenos perjudiciales para el ecosistema.

Lo más adecuado es colocar un higrómetro que mida la humedad de la instalación en todo momento. Si esta es excesiva (100 % o menos), disminuye el aporte de agua o crea más rejillas de ventilación. Recuerda que cuanto más ventile un ambiente menos húmedo será (para bien y para mal).

8. No dejarlo madurar

Cuanto más complejo sea un terrario, más tiempo deberá de madurar. Esto es especialmente importante si vas a introducir animales muy delicados, como son los dendros (género Dendrobates) o los geckos diurnos. Es necesario que monitorices la instalación durante mínimo 1 mes antes de meter a los integrantes vertebrados en ella y que retires a toda planta que comience a marchitarse.

Además de esto, debes asegurarte de que la capa de drenaje funcione bien y que el sustrato no se apelmace o encharque demasiado. Para que los invertebrados limpiadores se alimenten durante esta fase de preparación, puedes colocar algún trozo de fruta de forma esporádica u hojarasca. Recuerda que el flujo de materia orgánica es muy importante en todo ecosistema, incluyendo el terrario bioactivo.

Tener un terrario en casa es un verdadero espectáculo, pero se pueden cometer muchos errores al montarlo si se es primerizo. Ten estos consejos en cuenta y busca toda la ayuda profesional que puedas antes de hacerte con tu especie exótica preferida. No te arrepentirás.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Consejos para hacer un acuaterrario

Hacer un acuaterrario no es tarea sencilla, pero es uno de los mejores hábitats para muchas especies exóticas domésticas.