Dendrobates: cría y cuidados en cautividad

Las ranas del género Dendrobates tienen cuidados similares a otros anfibios. Es muy importante controlar la temperatura y humedad de su recinto para que no se mueran.
Dendrobates: cría y cuidados en cautividad
Silvia Conde

Escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde el 02 marzo, 2021.

Última actualización: 02 marzo, 2021

Dendrobates es el nombre científico que se le da a un género de ranas tropicales populares entre los aficionados a la terrariofilila. Su cuidado como mascota y cría en cautividad requiere ciertos conocimientos para llevarse a cabo correctamente, pues son animales relativamente delicados.

Si estás pensando adentrarte en el mundo de los anfibios, adquiérelos de forma responsable, acude a fuentes de confianza y elige siempre animales nacidos en cautiverio. Una vez esclarecidos estos términos, es hora de sumergirse en el mundo de los cuidados de estos fascinantes anuros.

¿Qué son los Dendrobates?

Los dendobrátidos son una familia muy numerosa de anuros, a la que pertenece el género Dendrobates. Este taxón se trata de un grupo de ranas endémicas de Centroamérica y América del Sur.

Las ranas dendrobates son de pequeño tamaño —unos 4 centímetros de longitud— y se caracterizan por su piel de brillantes y vivos colores, que utilizan como señal de advertencia para sus depredadores. Por ello, se trata de una coloración aposemática, que indica veneno. Los colores van del naranja luminoso y negro azulado al amarillo y el rojo.

Muchas de las especies del género Dendrobates no se encuentran en peligro en la naturaleza, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). De todas formas, esto no significa que se puedan adquirir ejemplares capturados en su medio natural: las ranas dendrobates se crían en cautiverio, así que no hay necesidad de esquilmar la naturaleza.

Una rana dendrobates.

Cuidados de las ranas Dendrobates

Los cuidados para estas ranas son válidos también para otras especies similares de anfibios. Hay que tener en cuenta el tipo de recinto, las condiciones ambientales de este —debe imitar los parámetros del hábitat natural de la especie—, la decoración y la alimentación.

¿Cómo debe ser el terrario?

Como norma general, cuánto más grande pueda ser el terrario de tu mascota, mejor. Los recintos para anfibios más comunes son de vidrio, acrílico, fibra de vidrio y otros materiales sintéticos, no porosos y fáciles de limpiar. Todos ellos deben tener tapas que ajusten bien, pero que permitan la ventilación, como los construidos con tela mosquitera.

Para las pequeñas ranas terrestres —y muchas salamandras—, funcionan bien los terrarios de 80 litros de volumen con tapa o de 40x40x40 centímetros para empezar. Debes tener en cuenta que hay que colocar plantas vivas y muchísimo enriquecimiento ambiental, así que el espacio es esencial, a pesar del pequeño tamaño del anfibio.

Existen varios tipos de sustratos recomendados para anfibios. La fibra de coco, musgo, el sustrato de orquídeas, la tierra para macetas, rocas y grava, la arena o la mezcla de estos son buenas opciones. Todo sustrato que se vaya a utilizar debe tener una característica: la capacidad de retener la humedad correctamente.

Entre los elementos del terrario debes incluir varios refugios, que puedes hacerlos con corteza de corcho, hojas secas, cáscara de coco invertidos, tubos de plástico opaco con una abertura en un lado, piezas de PVC y otros materiales. También puedes colocar maderas que sean resistentes a la humedad, como los troncos huecos de ciprés y el corcho.

Por último, es esencial colocar plantas, asegurándote primero de que no sean tóxicas y que se adapten bien a las condiciones de alta humedad. Los potos, helechos, hiedras, musgos o bromelias son opciones excelentes.

Una vez montado, el terrario debe madurar por un mes antes de introducir a las ranas.

Condiciones ambientales de Dendrobates

Los anfibios no beben por su boca, sino que absorben todo o casi todo el agua que necesitan a través de su piel permeable. También recogen una parte significativa de oxígeno a través de su piel humectada, así que son muy sensibles a la calidad del agua.

Los requerimientos de temperatura de los anfibios son tan importantes como lo son para reptiles o peces, ya que son animales ectotermos. Estas ranas tropicales deben mantenerse a 25–27 °C. Esto se puede lograr con la ayuda de un calentador para crear un gradiente termal que permita a las ranas moverse por su recinto para regular la temperatura corporal.

El fotoperiodo también es importante. Los anfibios sintetizan vitamina D por la exposición a la radiación ultravioleta, así que necesitan luz solar. Puedes utilizar una lámpara UVB para simular este parámetro, siempre por fuera del terrario —para evitar quemaduras—.

El terrario debe tener una humedad alta, del 70 a 100 %. Es muy importante vigilar este parámetro para evitar que la piel de estas ranas se deseque. Para ello, son recomendables los humidificadores para anfibios o los sistemas de nebulización automáticos, que se pueden programar a gusto del tutor.

Alimentación

Los dendrobátidos tienen una gran preferencia por las hormigas, pero también pueden alimentarse de otros insectos, como pequeñas moscas (Drosophila melanogaster), cochinillas, pulgones, gorgojos, gusanos de la miel, crías de grillo, isópodos y todo invertebrado que se críe en cautiverio.

Existe un alimento preparado para anfibios con suplementos de vitaminas y minerales también apto para renacuajos.

Reproducción

Estas ranas alcanzan la madurez sexual sobre el año de vida, aunque esta cifra puede variar. La reproducción del género Dendrobates depende mucho de las condiciones de temperatura y humedad. En cautividad, estas ranas pueden reproducirse durante todo el año.

Los machos cantan para llamar a las hembras que, después del cortejo, depositan los huevos en alguna hoja húmeda u otra superficie lisa. Posteriormente los fertiliza el macho, que se encarga de cuidarlos hasta que nazcan —aportándoles agua—.

Una rana dendrobates sobre una rama.

Imitar las condiciones climáticas del hábitat de los dendrobátidos no es muy difícil, pero montar el terrario es una tarea que requiere de paciencia, dinero y conocimiento por parte del tutor. Por ello, no son mascotas aptas para todo el mundo.

Te podría interesar...
Ranas dendrobates: clasificación y hábitat
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Ranas dendrobates: clasificación y hábitat

Las ranas del género dendrobates, además de colores vibrantes, poseen secrececiones venenosas en la piel que actúan como defensa.



  • Guía para el Manejo de Anfibios en Cautiverio. Amphibian Ark. Association of zoos & Aquarium.
  • Dendrobatesspain
  • Zoolo exóticos. Dendrobates auratus (Rana dardo verdinegra o áurea)