Enfisema subcutáneo en caballos

Eugenio Fernández · 27 junio, 2018
Lo cierto es que esta enfermedad es poco habitual en el resto de especies, pero estos equino sí son más proclives a padecerla

El enfisema subcutáneo masivo en animales es infrecuente y se da por múltiples causas, entre ellas heridas a nivel cutáneo, traumatismos torácicos y perforación pulmonar. Los caballos son los animales más proclives a tener esta enfermedad, por lo que hablaremos de ellos.

¿Qué causa el enfisema subcutáneo?

La perforación de vísceras abdominales, el enfisema pulmonar o la presencia de bacterias formadoras de gas puede estar relacionada con el proceso, junto a roturas de tráquea o esófago, o incluso se puede observar tras procesos quirúrgicos como intubación endotraqueal o traqueotomía.

En el caso de la especie equina, se han registrado las heridas perforantes en la zona axilar como causa de enfisema subcutáneo generalizado, al producir los movimientos del caballo la entrada de aire a través de este tipo de heridas, por lo que es una de las zonas a revisar concienzudamente cuando un animal llega con enfisema subcutáneo.

Otra de las causas más documentadas del enfisema subcutáneo es la perforación o rotura traqueal, que puede ser causada por coces, accidentes en pruebas deportivas o perforaciones con objetos puntiagudos.

Veterinario para caballos

La disposición superficial de la tráquea, por debajo de las vértebras cervicales, la expone a este tipo de traumatismos. En caballos con enfisema subcutáneo se debe mostrar especial atención a posibles signos de celulitis o septicemia, debido a la posible infección del tejido subcutáneo.

Diagnóstico del enfisema subcutáneo en caballos

La búsqueda de perforaciones tanto a nivel traqueal como a nivel torácico también es parte vital de la exploración, con especial énfasis a nivel axilar. Un enfisema de esta distribución podría tener diversos orígenes, y es importante descartar el neumotórax que, si bien pueden ser complicaciones derivadas de trauma traqueal, son más frecuentes en traumatismos torácicos.

Es por ello que, aunque la evaluación radiográfica y ecográfica del tórax nos evidencia estos procesos, esto no tiene porque aparecer en la perforación traqueal, si bien la distribución del aire nos puede dar pistas al respecto.

Se hace de vital importancia evaluar la capacidad respiratoria y la aparición de posibles complicaciones de forma diaria durante la hospitalización. Probablemente, lo más interesante sea realizar una evaluación radiográfica y torácica en caso de que la capacidad respiratoria se comprometa durante la hospitalización.

Síntomas de enfermedades

Tratamiento del enfisema subcutáneo en caballos

Independientemente que se recurra a una intervención quirúrgica del agujero que permite la entrada de aire, se hace necesario establecer un tratamiento antimicrobiano para evitar la infección de tejido subcutáneo. El uso de penicilina es el fármaco de elección, y hay que optar por dosificaciones altas pensadas para altos grados de infección.

También se recomienda el uso de suero antitetánico y se suele administrar de forma rutinaria en caballos con enfisema subcutáneo generalizado, dada la especial peligrosidad del tétanos en caballos y al riesgo que suponen este tipo de incidentes.

La realización de traqueotomías en este tipo de perforaciones permite mejorar la capacidad respiratoria del animal. A mayores, las traqueotomías permiten la colocación de un tubo endotraqueal, que puede reducir el paso de aire a través de la solución de continuidad y la presión sobre esta, lo que desemboca en una cicatrización más rápida.

En cuanto a la herida que causa la entrada de aire, se debe evaluar en la traqueoscopia el estado de los tejidos, ya que perforaciones de pequeño tamaño pueden cerrarse con sellos de fibrina en 24-48 horas. Sin embargo, orificios de mayor tamaño deben de cerrarse con el fin de evitar el progreso del enfisema subcutáneo.