El tétanos en caballos

Eugenio Fernández · 13 junio, 2018
Esta enfermedad, si bien es poco frecuente y fácil de prevenir, provoca muchas muertes en estos equinos

Aunque esta enfermedad afecta a muchas especies, el tétanos en caballos es de especial importancia dada la sensibilidad de esta especie a las toxinas que producen esta enfermedad.

Tétanos en caballos: ¿qué es el tétanos?

El tétanos es una enfermedad producida por Clostridium tetani, una bacteria especialmente resistente cuyas esporas resisten hasta 30 años en el medio. Esta bacteria y sus toxinas son especialmente peligrosas cuando su actividad profundiza bajo la piel y atraviesa los tejidos, por lo que en personas se tiene especial cuidado con los objetos punzantes de metal.

Dicha bacteria, causante del tétanos en caballos y otras especies, puede encontrarse no solo en objetos oxidados, sino también también en el suelo y la tierra, especialmente donde hay materia orgánica.

También aparece de forma normal en el tracto gastrointestinal de muchas especies como el ser humano o los caballos, aunque ahí no son peligrosas.

Tétanos en caballos: ¿a qué especies afecta?

El tétanos no es una enfermedad que afecte exclusivamente a los caballos: todas las especies de mamíferos padecen el riesgo de sufrir tétanos. Sin embargo, el tétanos en caballos es mucho más peligroso que en otras especies, ya que los equinos son mucho más susceptibles.

Esto ha convertido al tétanos en una de las principales enfermedades del caballo que, aunque es poco frecuente, es sencilla de prevenir, y a pesar de ello el tétanos en caballos causa cientos de víctimas, además de a otros equinos como burros o mulas.

Vacuna de tétanos en caballos

Aunque es una enfermedad más frecuente en climas cálidos y meses calurosos, su incidencia en climas templados y meses fríos no se ve especialmente reducida, por lo que en tétanos en caballos es un riesgo todo el año.

Tétanos en caballos: ¿cómo adquieren la enfermedad?

Las esporas de esta bacteria suelen penetrar heridas profundas y contaminadas, por lo que, al igual que en humanos, el tétanos en caballos se suele adquirir por heridas causadas por objetos punzantes y sucios, como pueden ser clavos o alambres.

El tétanos en caballos tiene una velocidad de afectación variada, y depende mucho de la naturaleza de la herida. Puede presentarse a los pocos días de la lesión o hasta tres semanas después.

Su origen también puede estar en una mala práctica veterinaria, como pueden ser castraciones o inyecciones con material que no está esterilizado, o también en problemas y complicaciones durante el parto.

El tétanos en caballos se desarrolla entonces en estas heridas, donde se encuentran las condiciones ideales para que las esporas germinen y formen bacterias, que a su vez producen dos exotoxinas: la tetanolisina y la tetanoespasmina.

¿Qué síntomas tiene el tétanos en caballos?

Estas toxinas tienen una importante misión en la sintomatología del tétanos en caballos y otras especies: la tetanoespasmina es un tóxico conocido como neurotoxina, que afecta a los nervios periféricos, lo que hace que se causen contracciones musculares incontrolables.

Signos clínicos de tétanos en caballos

El tétanos en los caballos hace que los animales tengan aumentada la respuesta a estímulos externos como la luz o el ruido, mientras que las contracciones ya mencionadas hacen que el animal esté rígido y gaste mucha energía, mientras se deshidrata.

La parálisis de la laringe puede producir regurgitaciones, mientras que otros casos pueden desembocar en un cólico, una de las principales enfermedades del caballo.

El caballo termina por caerse y no poder levantarse, para acabar muriendo por asfixia por parálisis de los músculos que participan en la respiración.

¿Tiene cura el tétanos en caballos?

El tétanos en caballos es de fácil prevención mediante la vacunación. Si se desconoce si un caballo ha sido vacunado, es vital aplicar la vacuna tan pronto como sea posible.

La vacuna del tétanos requiere una segunda dosis de refuerzo al mes de la primera, y otra a los seis meses. Posteriormente, se puede realizar con una periodicidad anual. Se deben vacunar también las yeguas gestantes al menos un mes previo al parto.

En el caso de que el tétanos en caballos se produzca en un animal que no está vacunado, el tratamiento puede no ser efectivo y será tratado como una urgencia. En muchos casos, la vacuna no llega a tiempo y el animal muere, por lo que la vacunación es la mejor vía de prevención.