El pez aguijón del diablo: hábitat, características y curiosidades

El pez aguijón del diablo es un ejemplar con un cuerpo con espinas para protegerse de sus enemigos. Además, sus estrategias reproductivas y su metabolismo resistente le permiten ser una especie capaz de invadir diversos espacios.
El pez aguijón del diablo: hábitat, características y curiosidades
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 01 abril, 2022

Existen diferentes especies de peces que pueden emplearse para mantener limpios los acuarios. Uno de los más famosos es el pez aguijón del diablo. También conocido con otros nombres como pleco, plecostomus, chupa piedras, chupa algas, chupa vidrios, limpia cristales, chupa cristales, limpia vidrios y bagre suramericano. A pesar de su popularidad, se trata de una especie invasora y problemática en algunos lugares del mundo.

Su nombre científico es Hypostomus Plecostomus. Pertenece al orden Siluriformes y la familia Loricariidae, que posee 936 especies. A continuación te traemos todo lo relacionado con este pez tan popular en los acuarios, su hábitat, distribución, sus características, su comportamiento y algunas curiosidades asombrosas. ¡No te las pierdas!

Hábitat y distribución del pleco

Los plecos son comedores de algas.

Este siluriforme es oriundo de Suramérica, en especial, de la cuenca del río Amazonas. Sin embargo, sus características (morfológicas, reproductivas y de comportamiento) le han permitido colonizar otros espacios. De hecho, se trata de una especie invasora perfecta.

Por lo general, habita aguas dulces con poca profundidad (hasta un máximo 5 metros), con temperaturas que van desde los 20 a los 28 °C, pH con valores de 5,5 a 8 y con diferentes tipos de sustratos (lodosos y rocosos). Los cuerpos acuáticos en los que se encuentra son variables, como ríos, lagos y lagunas. Además, es capaz de tolerar aguas salobres.

Características del pez aguijón del diablo

Este plecostomus se caracteriza por su gran tamaño, ya que puede alcanzar los 60 o incluso 70 centímetros de longitud (en la naturaleza). En cautiverio suelen ser más pequeños, llegando a medir hasta 30 centímetros. Su cuerpo es robusto y corto, con presencia de algunas placas quitinosas que lo protegen, excepto en la zona debajo de la cabeza y en el vientre que es desnuda.

Como todo pez presenta aletas (dorsal, anal, caudal, pectorales y pélvicas), además de una adiposa. La dorsal es grande y está conformada por 8 radios o espinas, 1 duro y 7 blandos, un aspecto que es distintivo del género. Posee una boca tipo ventosa en la parte inferior de la cabeza. También tiene unos barbillones.

El pez aguijón del diablo es muy llamativo con un patrón de manchas definidas. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con él, debido a las espinas que poseen sus aletas.

Comportamiento

El pez diablo es de hábitos nocturnos. Tiene unos ojos adaptados para ver en condiciones de poca luz. Durante el día, se mantiene tranquilo y escondido entre las rocas o la vegetación. Por lo general es muy pacífico, sin embargo, frente a otros individuos de su misma especie es bastante territorial y agresivo.

Este ejemplar es demersal, es decir, que se ubica cerca del fondo de los cuerpos de agua en los que habita. Presenta una larga longevidad, ya que puede vivir desde 7 hasta 15 años.

¿Qué comen los Hypostomus plecostomus?

Los plecos son animales omnívoros que se alimentan de las películas de microalgas y microorganismos de las superficies, así como de detritus y pequeños crustáceos. Prefieren las algas adheridas a las rocas o sustratos, de allí reciben sus nombres comunes de chupa algas o chupapiedras. Emplean la boca para succionar o raspar y mientras se nutren suspenden el sedimento del fondo.

Los bagres suramericanos representan una gran amenaza ecológica al desplazar a otras especies en los lugares que invaden. Se estima, que ingieren de manera accidental huevos o crías de peces, como la tilapia, lo que implica también un peligro económico.

Sin embargo, un estudio realizado en Texas (2011) en el que se evaluaron los contenidos intestinales de estos bagres, mostró la presencia de detritus, algas rojas filamentosas y plancton. No se encontraron huevos de peces, ni invertebrados, lo que resalta su preferencia herbívora.

Comportamiento reproductivo

La reproducción en el pez aguijón del diablo es sexual, con producción de huevos y fecundación externa. Son importantes las condiciones ambientales para llevar a cabo el ciclo, en especial, temperaturas de 28 °C, lluvias, dureza y pH del agua más bajo. Características que permiten la maduración de los ovocitos femeninos.

La hembra desova alrededor de 500 a 700 huevos en madrigueras de hasta metro y medio de profundidad, que son cavadas en las riberas de los ríos. El macho se encarga de cuidar los huevos, así como las crías. Esta protección dura un aproximado de 7 días. Los alevines se nutren de un moco que excretan los padres de su cutícula.

El cuidado parental y el comportamiento de anidación de estos peces en galerías profundas, donde se protegen de los depredadores, son un conjunto de estrategias que garantizan una alta supervivencia de las larvas. Aspectos que lo benefician como especie invasora.

Es relevante mencionar que estos peces no se reproducen en los acuarios. Gracias a los aspectos ambientales necesarios para el proceso y su comportamiento de anidación en profundidad. La cría en cautiverio se ha logrado en aguas similares a los de su hábitat. Además, de estanques de gran tamaño con suelos donde puedan excavar y crear sus nidos.

Curiosidades del pez aguijón del diablo

El pleco es uno de los peces limpiadores para tu acuario.

Para terminar de conocer a este siluriforme tan importante para limpiar los acuarios, te traemos algunas curiosidades interesantes, estas son:

  • El nombre Hypostomus deriva de la ubicación de la boca, ya que proviene del griego “hypo” que significa debajo, más el “stoma” que se traduce como boca.
  • Presentan un gran estómago con numerosos vasos sanguíneos, por lo que también funciona como órgano respiratorio accesorio. Esto les permite respirar aire atmosférico en circunstancias de bajas concentraciones de oxígeno (hipoxia).
  • Su estómago también cumple el rol de vejiga natatoria. De esta manera, es más ágil en el agua, ya que aumenta su flotabilidad para desplazarse.
  • Además de un gran estómago poseen un intestino bastante largo, de hasta 10 metros de longitud.
  • El pez aguijón del diablo puede resistir corrientes rápidas. Esto lo logra por medio de su boca, parecida a un chupón, que le permite anclarse con fuerza a los sustratos.
  • Por su carácter territorial, no se deben mantener en un mismo acuario más de dos plecos. Tampoco es recomendable que convivan con otros peces de fondo. El ambiente tiene que ser lo suficiente grande para que puedan delimitar su espacio. De igual manera, por su tamaño deben disponer de bastante agua para nadar.
  • A pesar de la función que cumple el bagre suramericano como limpiador de los acuarios, se trata de un organismo que necesita ser alimentado. Por ello, al igual que al resto de los peces, se le debe ofrecer una dieta acorde a sus requerimientos para mantenerlo saludable.
  • Aunque el chupapiedras no se considera una especie comercial, más allá de su uso en los acuarios, algunos aseguran que puede ser una buena alternativa como alimento de otros ejemplares en cautiverio debido a su contenido de proteínas. Hay quienes incluso lo consideran una buena opción para la nutrición humana.

El pez aguijón del diablo es un ejemplar muy popular en los acuarios. Su comportamiento, su morfología y su fisiología lo convierten en una especie invasora, por lo que nunca se debe soltar en ambientes naturales, pues se podría causar una catástrofe ecológica.

Te podría interesar...
9 peces para un acuario de 10 litros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
9 peces para un acuario de 10 litros

Un acuario de 10 litros sirve bien para los principiantes, pero no todos los peces se acoplan a él. Conoce aquí algunas especies aptas.



  • Marenco, Y. (2010). El pez diablo: una especie exótica invasora. Biocenosis, 23(2), 16-19.
  • Mendoza, R., Contreras, S., Ramírez, C., Koleff, P., Álvarez, P., & Aguilar, V. (2007). Los peces diablo. Biodiversitas, 70, 1-5.
  • Pound, K., Nowlin, W., Huffman, D., & Bonner, T. (2011). Trophic ecology of a nonnative population of suckermouth catfish (Hypostomus plecostomus) in a central Texas spring-fed stream. Environmental Biology of Fishes, 90, 277–285.
  • Ramirez-Albores, E., Mendez-Lau, N., Castañon-González, J., Lagunas-Rivera, S., Farrera-Alcázar, R., Rosales-Quintero, A., & Villalobos-Maldonado, J. (2018). ¿Es comerstible el pez diablo (Hypostomus plecostomus), que habita en el ecosistema de plan de Ayala, Ostuacán, Chiapas?. Agroproductividad, 11(12), 85-90.
  • Soliman, S. A., Kamal, B. M., Abuo-Elhmad, A. S., & Abd-Elhafeez, H. H. (2020). Morphological and Histochemical Characterization of the Dermal Plates of Pleco (Hypostomus plecostomus). Microscopy and Microanalysis, 1–16.