El paují copete de piedra en peligro de extinción

Guillermo Bisbal · 17 enero, 2019
El paují copete de piedra es una curiosa ave que lleva en su cráneo un casco óseo sobresaliente; habita en la parte más al sur de Sudamérica: en Venezuela y Colombia

El paují copete de piedra o paují de yelmo es una especie de ave del orden Galliformes de la familia Cracidae. Su nombre científico es Pauxi pauxi y habita exclusivamente en Colombia y Venezuela.

Características del paují copete de piedra

El paují copete de piedra es un ave de gran tamaño que mide entre 85 y 96 centímetros de longitud. Se caracteriza por un casco óseo elevado sobre la cabeza, con forma de higo o yelmo cilíndrico de color azul grisáceo. Este casco óseo mide más o menos siete centímetros de longitud.

La cabeza y el cuello tienen plumas de color negro aterciopelado, mientras que el resto del plumaje dorsal y lateral varía de oscuro a negro brillante con reflejos verdosos o azules. Su vientre es blanco, al igual que el extremo de la cola. Presentan iris color pardo, pico rojo oscuro y patas rojo carmesí apagado.

Distribución y hábitat del paují copete de piedra

El hábitat del paují copete de piedra está restringido a Colombia y Venezuela. En Colombia habita al suroccidente de Santander y en la parte norte de Boyacá y una subespecie en la Sierra de Perijá.

Paují copete de piedra: alimentación

En Venezuela habita en la Sierra de Perijá hacia el sur, hasta el río Tucuco, estado de Zulia. También se encuentra en el sur de Táchira hacia el norte a través de los Andes de Mérida, Lara, Yaracuy y hasta el este de Falcón, Cordillera de la Costa en Aragua, Carabobo, Distrito Capital, Vargas y Miranda.

Habita en la selva nublada densa y en terrenos montañosos, y comprenden un rango de altitud desde los 500 hasta los 2 000 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, se observa con mayor frecuencia en los bosques nublados entre los 1 000 y 1 500 metros.

Comportamiento y reproducción del paují copete de piedra

Son terrestres, diurnos y de hábitos arborícolas. Además, vuelan poco y lo hacen cuando se sienten acorralados por un depredador. Son territoriales, viven en grupos familiares de macho, hembra y polluelos. Sus horas de actividad alimenticias se dan principalmente en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Durante la estación de cría el macho emite un fragor ventrílocuo como el crujir de un árbol viejo. El llamado de alarma es un “tzsuk” suave y repetido. También cacarea.

Importancia de la preservación del paují copete de piedra

La época reproductiva comprende los meses de enero a julio y crían una vez al año. El lugar para construir el nido es escogido por la hembra, y generalmente se encuentran en horquetas y ramas de árboles grandes con enredaderas; están muy cubiertos. Normalmente, los nidos los hacen a una altura de cuatro a seis metros. La hembra tarda de cuatro a seis días en construir un nido con ramas y palitos secos.

La incubación de los huevos –máximo dos– la realiza exclusivamente la hembra, por un período de 34 a 36 días. Los huevos miden 12 centímetros de longitud y 6 centímetros de ancho, con cáscara muy dura y rugosa. El macho no se acerca al nido hasta que llega el nacimiento de los polluelos. El cuidado de los polluelos lo realizan entre el macho y la hembra.

Conservación del paují copete de piedra

La cacería indiscriminada y la pérdida de hábitat son las principales amenazas del paují copete de piedra. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en su Libro Rojo de las especies amenazadas ha catalogado a esta especie en peligro, puesto que se encuentra enfrentada a un alto riesgo de extinción en un futuro inmediato.

Se encuentra incluida en el Apéndice III de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), pero solo en Colombia. Tanto en Venezuela como en Colombia el paují copete de piedra se considera en peligro en el Libro Rojo de ambos países.

La situación de su población en toda su área de distribución –Colombia y Venezuela– es escasa, con densidades poblacionales menores a una pareja por cada 20-40 hectáreas, lo que equivale de 5 a 10 individuos por kilómetro cuadrado. Su población global se calcula en menos de 2 500 individuos maduros.

Rojas-Suárez, F., Sharpe, C. J., Lentino, M. y Ascanio, D. (2015). “Paují copete de piedra, Pauxi pauxi”. J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela.