7 increíbles animales de alta montaña

El mérito de las especies que habitan a tanta altura es el hecho de sobrevivir a las adversas condiciones propias de un entorno tan hostil para cualquier criatura viviente

Nos llama la atención cómo estos animales de alta montaña pueden sobrevivir en condiciones tan adversas. Sin embargo, como dice el refrán popular “la naturaleza es sabia” y les ha permitido adaptarse a tales circunstancias. En este artículo te brindaremos información acerca de algunas especies que habitan las áreas de más altura del planeta.

¿Qué es la alta montaña?

Para comenzar, cabe reseñar algunas características de la alta montaña: se trata de un terreno elevado con temperaturas frías y precipitaciones en forma de nieve. Además, la vegetación es muy escasa y eso evita que ciertos animales puedan asentarse allí.

Si bien el término ‘alta montaña’ puede diferir según el país, se estima que a partir de los 2 500 metros ya se puede considerar de tal manera. Lo que nadie puede discutir es que a los 3 000 metros sobre el nivel del mar las condiciones climáticas son más duras, y la radiación solar es más elevada.

En ese sentido, cabe reseñar que la falta de oxígeno es uno de los principales motivos por los cuales los mamíferos y las aves no suelen vivir en estas zonas. No es, desde luego, el entorno más favorable.

¿Qué animales de alta montaña existen?

La fauna en este ecosistema está caracterizada en mayor medida por invertebrados, y por solo algunos vertebrados como reptiles y aves. Algunos ejemplos de animales de alta montaña son:

1. Cabra

Puede vivir en todos los ambientes que tengan cierta pendiente o elevación, ya que cuentan con un organismo adaptado tanto al frío como a las rocas. Aprovechan para comer durante las primeras horas de la mañana porque, además de las hierbas, disfrutan del rocío que moja las hojas. Tienen la capacidad de trepar sin problemas y son características en Suiza, China, Irán y Argentina.

2. Buitre leonado

Este buitre es uno de los pocos que viven en Europa. Este puede sobrevivir a grandes alturas y áreas montañosas recortadas con profundos valles.

Animales de alta montaña: buitre

Se ven en los bordes de acantilados y barrancos al amanecer, a la espera de que el calor les ayude en su vuelo, ya que aprovechan las brisas ascendentes para trasladarse. En algunos casos, emigran a áreas más cálidas cuando llega el invierno.

3. Rana bermeja

Es uno de los animales de alta montaña más difundidos del mundo, ya que habita en Europa y gran parte de Asia. Prefiere pasar su vida adulta en la tierra, y busca lugares húmedos para reproducirse en primavera. Tiene un cuerpo robusto de hasta nueve centímetros, de diversos colores y manchas, y las hembras son de mayor tamaño que los machos.

4. Águila real

Se trata de una de las aves con mayor distribución del planeta, ya que se la puede ver en América del Norte, Asia, África y Europa. En este último continente es habitual en los Alpes y en las áreas montañosas de la Península Ibérica.

Animales de alta montaña: águila

Se adapta muy bien a todos los medios y si es necesario se alimenta de carroña. Sin embargo, prefiere cazar desde el aire gracias a sus fuertes garras, su pico ganchudo, su excelente vista y su gran velocidad.

5. Topillo nival

Este roedor, que llega a pesar 70 gramos y medir 140 milímetros, tiene un pelaje de color grisáceo con tonos pardos y vientre blanco. Habita en las zonas montañosas de Europa y Asia, incluidos los grandes macizos de los Alpes, los Balcanes y los Cárpatos.

Se ha adaptado a los ecosistemas rocosos de hasta 4 700 metros sobre el nivel del mar. Si bien es herbívoro, también puede consumir insectos y suele almacenar alimentos para el invierno.

6. Salamandra común

Es un anfibio de hábitos terrestres y nocturnos –únicamente sale de día si hay mucha humedad– que solo entra al agua para poner los huevos, y que se lo puede ver en las zonas montañosas europeas. Puede medir hasta 30 centímetros de largo y se caracteriza por sus llamativos colores, negro y amarillo.

Animales de alta montaña: salamandra común

7. Sarrio

También conocido como rebeco pirenaico, es un bóvido de pequeño tamaño presente en las cadenas montañosas del suroeste europeo, incluidos los Pirineos, la cordillera Cantábrica y los Apeninos. Tanto los machos como las hembras presentan cuernos en forma de gancho, y cuerpo de color claro con manchas en el rostro y cola corta.

Por último, se reproducen entre octubre y noviembre, la gestación dura 20 semanas y la hembra da a luz a una sola cría por vez.

Te puede gustar