15 increíbles animales de alta montaña

El mérito de las especies que habitan a tanta altura es el hecho de sobrevivir a las adversas condiciones propias de un entorno tan hostil para cualquier criatura viviente.
15 increíbles animales de alta montaña

Escrito por Yamila

Última actualización: 02 agosto, 2022

A través del proceso evolutivo, la naturaleza ha logrado adaptarse a casi cualquier ambiente que existe en la tierra. Por esta razón, algunos animales sobreviven en hábitats tan extremos como el desierto, la alta montaña y hasta las profundidades marinas a las que el hombre no puede llegar.

Sobre todo, nos llama la atención cómo estos animales de alta montaña pueden sobrevivir en condiciones tan adversas. Sin embargo, como dice el refrán popular, “la naturaleza es sabia” y les ha otorgado las herramientas para adaptarse a tales circunstancias. En este artículo te brindaremos información acerca de algunas especies que habitan las áreas de más altura del planeta.

¿Qué es la alta montaña?

Para comenzar, cabe reseñar algunas características de la alta montaña: se trata de un terreno elevado con temperaturas frías y precipitaciones en forma de nieve. Además, la vegetación es muy escasa y eso evita que ciertos animales puedan asentarse allí.

Si bien el término ‘alta montaña’ puede diferir según el país, se estima que a partir de los 2 500 metros ya se puede considerar de tal manera. Lo que nadie puede discutir es que a los 3 000 metros sobre el nivel del mar las condiciones climáticas son más duras, y la radiación solar es más elevada.

En ese sentido, la falta de oxígeno es uno de los principales motivos por los cuales los mamíferos y las aves no suelen vivir en estas zonas. No es, desde luego, el entorno más favorable.

¿Qué animales de alta montaña existen?

La fauna en este ecosistema está caracterizada en mayor medida por invertebrados y pocos vertebrados, reptiles y aves en su mayoría. Los ejemplares más renombrados de animales de alta montaña son:

1. Cabra (Capra spp.)

Puede vivir en todos los ambientes que tengan cierta pendiente o elevación, ya que cuentan con un organismo adaptado tanto al frío como a las rocas. Aprovechan para comer durante las primeras horas de la mañana porque, además de las hierbas, disfrutan del rocío que moja las hojas. Tienen la capacidad de trepar sin problemas y son comunes en Suiza, China, Irán y Argentina.

2. Buitre leonado (Gyps fulvus)

Este buitre es uno de los pocos que viven en Europa. Puede sobrevivir a grandes alturas y áreas montañosas recortadas con profundos valles. Aunque todas las aves son capaces de volar, solo algunas como el buitre leonado tienen la capacidad de resistir la baja presión de las montañas altas.

Animales de alta montaña: buitre

Se ven en los bordes de acantilados y barrancos al amanecer, a la espera de que el calor les ayude en su vuelo, ya que aprovechan las brisas ascendentes para trasladarse. En algunos casos, emigran a áreas más cálidas cuando llega el invierno.

3. Rana bermeja (Rana temporaria)

Es uno de los animales de alta montaña más difundidos del mundo, pues habita en Europa y gran parte de Asia. Prefiere pasar su vida adulta en la tierra, y busca lugares húmedos para reproducirse en primavera. Tiene un cuerpo robusto de hasta nueve centímetros, de diversos colores y manchas, y las hembras son de mayor tamaño que los machos.

4. Águila real (Aquila chrysaetos)

Se trata de una de las aves con mayor distribución del planeta, ya que se la puede ver en América del Norte, Asia, África y Europa. En este último continente es habitual en los Alpes y en las áreas montañosas de la Península Ibérica.

Águila real

Se adapta muy bien a todos los medios y si es necesario se alimenta de carroña. Sin embargo, prefiere cazar desde el aire gracias a sus fuertes garras, su pico ganchudo, su excelente vista y su gran velocidad.

5. Topillo nival (Chionomys nivalis)

Este roedor, que llega a pesar 70 gramos y medir 140 milímetros, tiene un pelaje de color grisáceo con tonos pardos y vientre blanco. Habita en las zonas montañosas de Europa y Asia, incluidos los grandes macizos de los Alpes, los Balcanes y los Cárpatos.

Se ha adaptado a los ecosistemas rocosos de hasta 4 700 metros sobre el nivel del mar. Si bien es herbívoro, también puede consumir insectos y suele almacenar alimentos para el invierno.

6. Salamandra común (Salamandra salamandra)

Es un anfibio de hábitos terrestres y nocturnos –únicamente sale de día si hay mucha humedad– que solo entra al agua para poner los huevos, y que se lo puede ver en las zonas montañosas europeas. Puede medir hasta 30 centímetros de largo y se caracteriza por sus llamativos colores, negro y amarillo.

Animales de alta montaña: salamandra común

7. Sarrio (Rupicapra pyrenaica)

También conocido como rebeco pirenaico, es un bóvido de pequeño tamaño presente en las cadenas montañosas del suroeste europeo, incluidos los Pirineos, la cordillera Cantábrica y los Apeninos. Tanto los machos como las hembras presentan cuernos en forma de gancho, y cuerpo de color claro con manchas en el rostro y cola corta.

Por último, se reproducen entre octubre y noviembre, la gestación dura 20 semanas y la hembra da a luz a una sola cría por vez.

8. Toboba de altura (Cerrophidion godmani)

Pocos son los reptiles que viven en entornos de alta montaña, pues las condiciones no son las más propicias para este tipo de animales. Una excepción a esta regla es la todoba de altura, quien es capaz de vivir a alturas de casi 4000 metros sobre el nivel del mar. Es una especie venenosa que produce heridas peligrosas, aunque existen pocos casos de su mordedura.

9. Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus aureus)

El quebrantahuesos es un ave que vive en las zonas montañosas de Asia Central, el norte de África y el sur de Europa. Posee una envergadura de entre 2.5 y 3 metros de largo, con un peso máximo de 7 kilogramos. Por otro lado, su plumaje presenta una coloración natural blanca en el vientre y oscuro en el dorso. No obstante, al untarse barro, sus plumas blancas se cubren de un tono más rojizo.

Esta especie se alimenta de animales muertos (carroña), pero al contrario de otros carroñeros, el quebrantahuesos prefiere los restos óseos (huesos). Además, recibe su nombre por la extraña costumbre de tomar su alimento y volar para soltarlo desde diferentes alturas. Con ello, intenta romper los huesos para poder ingerirlos con facilidad.

10. Coatí andino (Nasuella olivacea)

El coatí andino es un pequeño habitante de la cordillera de los Andes, el cual se caracteriza por presentar un pelaje color olivo. Tiene un tamaño de entre 30 y 40 centímetros de longitud, con una cola amarilla con anillos grises. Al igual que otros ejemplares de coatí, este exhibe un hocico largo, flexible y lleno de dientes filosos que le permiten triturar su comida.

11. Colibrí chupasavia (Boissonneaua flavescens)

El colibrí chupasavia es una especie endémica de los bosques montañosos del norte de Sudamérica. Vive a una altura de entre los 850 y 2800 metros sobre el nivel del mar, por lo que su hábitat tiende a ser bastante húmedo y lleno de vegetación. Exhibe un hermoso plumaje verde con destellos brillantes cerca de su garganta y en su corona. Al igual que otros colibríes, se alimenta del néctar de las plantas.

12. Venado de cola blanca (Odocoileus virginianus)

Este popular venado se distribuye por gran parte de América, desde Canadá hasta Sudamérica. Vive principalmente en los bosques montañosos, aunque también podría encontrarse en otros ecosistemas templados con pastizales y matorrales. Luce un bello pelaje que es blanco en su vientre y café en su dorso con algunas manchas blancas. Es más, el personaje de “Bambi” fue basado en esta especie.

13. Tucán celeste (Andigena nigrirostris)

El tucán celeste se encuentra en los bosques húmedos de las montañas de los Andes. Tiene un tamaño aproximado de 50 centímetros de largo, con un pico delgado de casi 11 centímetros de longitud. A pesar de que su plumaje es poco atractivo por presentar colores oscuros en su dorso, luce un peculiar tono celeste en el vientre que resalta bastante su apariencia.

14. Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Los halcones peregrinos destacan por su gran tamaño, con casi 50 centímetros de largo y más de un metro de envergadura. Son de las aves rapaces más temidas en el reino animal, pues sus filosas garras y su poderoso pico podrían acabar con cualquier presa que atrapen al momento. Se les puede encontrar en casi todo el mundo, por lo que las zonas montañosas también son parte de sus hábitats naturales.

Un halcón peregrino extendiendo las alas.

15. Gorila de montaña (Gorilla bringei beringei)

Dentro de los animales de montaña menos conocidos se encuentran los gorilas de montaña, una especie en peligro de extinción. En la actualidad solo quedan tres poblaciones distribuidas en Uganda, Rwanda y la República Democrática del Congo. Su habitat se caracteríza por ser bosques lluviosos de alta montaña con elevaciones de 2000 a 4000 metros sobre el nivel del mar.

Como te puedes dar cuenta, a pesar de que la alta montaña es un ecosistema difícil y peligroso, varios animales han logrado adaptarse a sus exigencias. Claro está, esto es producto de un proceso complejo denominado evolución, el cual toma millones de años para producir especies increíbles iguales a estas.

Te podría interesar...
Un águila no abandona su nido durante tormenta para cuidar de los huevos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Un águila no abandona su nido durante tormenta para cuidar de los huevos

Las imágenes se conocieron recientemente y muestran como un águila no abandona su nido a pesar de una fuerte tormenta de nieve. Fueron captadas en ...



  • Pérez-Barbería, F. J., García-González, R., Palacios, B. (2010). Rebeco – Rupicapra pyrenaica. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Cassinello, J. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/
  • Piñeiro, A. (2017). Topillo nival – Chionomys nivalis. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Barja, I. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/
  • Ramos, G. S., & Villalón, M. L. (2007). Los ecosistemas de montaña y sus implicaciones en el cambio climático global. CienciaUAT, 2(2), 20-23.
  • Álvarez-Romero, J. y R. A. Medellín. (2005). Odocoileus virginianus. Vertebrados superiores exóticos en México: diversidad, distribución y efectos potenciales. Instituto de Ecología, Universidad Nacional Autónoma de México. Bases de datos SNIB-CONABIO. Proyecto U020. México. D.F.