¿El mono más raro del mundo?

Eugenio Fernández · 19 julio, 2018
Esta especie, llamada aye-aye, es el único miembro que aún vive de su familia, y es que el único animal emparentado con él –el aye-aye gigante– se extinguió hace cerca de 1 000 años

Existen muchas especies de primates en nuestro planeta, aunque algunas de ellas son muy desconocidas: un ejemplo de ello es el mono más raro de todos, el aye-aye. Estos parientes cercanos de los lémures tienen un aspecto muy extraño que los hace ser temidos por los lugareños.

Conoce al mono más raro del mundo

El mono más raro del mundo probablemente sea este primate, el aye-aye (Daubentonia madagascariensis), un primate estrepsirrino que solo sobrevive en Madagascar y que es el único miembro vivo de su familia e infraorden.

Solo se conoce un animal muy emparentado con el aye-aye; hablamos del aye-aye gigante, un primate extinto hace menos de 1 000 años y que mediría al menos el doble que la especie actual.

Características del mono más raro del mundo

El aye-aye posee un pelaje largo y una cola especialmente tupida, lo que hizo que en un inicio se le confundiera con una ardilla. El animal es totalmente negro salvo la cara, que es más clara, aunque se pueden dar individuos pardos.

Aye-aye: características

Pesan alrededor de tres kilos y miden más o menos lo que un gato doméstico cuando son adultos, mientras que puede llegar a vivir 23 años. Posee unos ojos grandes y amarillos que le dan un aspecto bastante perturbador.

Los aye-aye paren solamente una cría, de forma similar a los lémures. Esta cría va a la espalda de la madre durante varios meses. Llama la atención que, al igual que otros mamíferos como el coatí, el mono más raro del mundo realiza nidos –donde busca refugio durante el día– similares a los que hacen los pájaros, los cuales siempre están a más de 12 metros del suelo.

El extraño dedo del mono más raro del mundo

De hábitos nocturnos, el mono más raro que nos podamos imaginar vive en los árboles y se alimenta a base de larvas de insectos. Su forma de localizar su alimento es asombrosa: el aye-aye posee un tercer dedo largo y huesudo que utiliza para localizar a los insectos.

Esto lo consigue dando golpes rítmicos en la madera, lo que junto a sus enormes orejas le permite detectar cuándo hay galerías y madera en descomposición bajo la corteza. Este comportamiento es muy similar al de algunas aves como el pájaro carpintero, pero nunca se había visto en mamíferos.

Aye-aye

Este extraño dedo es incluso fuente de leyendas: el aye-aye es considerado un animal de mal augurio, por lo que los lugareños temen ser señalados por este dedo deformado y caer mortalmente enfermos.

Su dieta no solo se basa en larvas, también en hojas y frutos. Estos los consume de forma extraña, otro de los motivos por los que se le considera el mono más raro: el aye-aye roe la cáscara de los frutos y luego saca la pulpa con su tercer dedo.

Hábitat del mono más raro del mundo

Tal como hemos mencionado, el aye-aye vive en la selva tropical de Madagascar, principalmente al este de la isla. La destrucción de la selva por incendios y tala de árboles es su principal amenaza.

De hecho, se pensó que este primate había desaparecido de la faz de la tierra, aunque fue redescubierto en 1961. Actualmente está protegido y su población ronda los 2 5o0 ejemplares.