El aire acondicionado y tu mascota

Francisco María García · 29 agosto, 2018
La exposición directa y las bajas temperaturas del aire acondicionado no son adecuados para las mascotas, y es que los cambios bruscos de temperatura y la sequedad que provocan en el ambiente pueden propiciar problemas

Con la llegada del verano y de las altas temperaturas, se extiende el uso del aire acondicionado para refrescarnos y también a nuestras mascotas. En estos casos de mucho calor, el aire parece ser la mejor solución y la más efectiva. Sin embargo, hay que saber que el aire acondicionado no afecta de la misma manera a las personas que a las mascotas.

El aire acondicionado y tu mascota

La realidad sobre el uso de aire acondicionado en el hogar es que no resulta tan saludable y beneficioso para las mascotas. El cambio brusco de temperatura y el frío en general no es positivo para la salud de los perros, por lo que su uso debe hacerse con mucha moderación.

Consecuencias del uso del aire acondicionado para las mascotas

Los cambios repentinos de temperatura pueden influir de distintas maneras sobre nuestras mascotas. Lo primero que hay que saber es que el hocico de los perros habitualmente se encuentra húmedo, garantía de una buena salud.

Aire acondicionado para perros

El aire acondicionado produce en las mascotas sequedad en el sistema respiratorio y un estrés adicional. En ese intento de aclimatación del animal, se podrían producir alteraciones en la conducta, además de otras consecuencias físicas. A la hora de poner el aire acondicionado, es importante valorar factores como la edad y el estado de salud de nuestro amigo; se trata de evitar riesgos innecesarios.

En el caso de mascotas de avanzada edad, en los que la capacidad de controlar la temperatura interna ya no está, es importante saber que sus articulaciones están más atrofiadas. Los cambios bruscos de temperatura les pueden afectar de forma muy negativa.

En cuanto a los cachorros, el sistema inmunológico no está desarrollado por completo, por lo que se recomienda evitar riesgos. El uso de aire acondicionado podría causarles pulmonía, resfriados, etc. Para evitarlo, se recomienda reemplazar el aire por los ventiladores y evitar que se ubiquen bajo el flujo de aire directo.

Ventiladores para perros

Uso de aire acondicionado con mascotas

Una buena manera de mantener una temperatura fresca en el hogar, si se quiere usar aire acondicionado, es mantenerlo entre 24° y 26°C. Con esta temperatura, el proceso de adaptación del cuerpo humano y el organismo de las mascotas es mucho más fácil de hacer.

Otras maneras de mantener fresca a tu mascota

El aire acondicionado no es la única manera de refrescar a nuestras mascotas. Existen muchas más formas de hacerle mucho más llevadero el calor y las altas temperaturas. Siempre se trata de velar por su bienestar, ya que tampoco los calores son buenos para su organismo.

  • Una manera muy sencilla de mantener fresco a nuestro mejor amigo es dejarle siempre a disposición bebederos con agua fría y limpia en distintos puntos del hogar. Esto servirá para mantenerlo hidratado y aliviar el calor; es muy importante renovar los bebederos con frecuencia para que el agua tenga la temperatura adecuada.
  • Otro consejo importante es tener en cuenta, a la hora de salir de paseo, las horas de sol pleno. Evitar las horas de más influencia de los rayos del sol es también fundamental para evitar golpes de calor; lo mejor es salir de paseo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, sobre todo en verano.
  • Si quieres refrescar a tu mascota en el hogar, una buena forma de hacerlo es mojarlo con la manguera. Eso le dará una sensación de alivio que lo mantendrá fresco por un largo rato. También llevarlos a ríos o playas es divertido, siempre y cuando estén habilitados para canes.
  • En cuanto al pelaje del animal, no hay que cortarle el pelo demasiado corto, ya que este funciona como aislante del calor.
  • Es muy importante no dejar encerrado a nuestro perro en el coche, sin aire, ya que puede sufrir un golpe de calor.
  • Por último, una solución también fácil de llevar a cabo es modificar la dieta de tu mascota. Hay que reemplazar ciertos alimentos por algunos más frescos y menos calóricos.

En conclusión, el aire acondicionado no es lo más aconsejable para tu mascota cuando hace calor. Sin embargo, no será un problema si su utilización es moderada y en la temperatura adecuada. Tener en cuenta todos los aspectos antes mencionados es una manera excelente de conseguir que el verano sea más llevadero para tu mascota.