Errores que cometemos al salir de paseo con el perro

Francisco María García · 31 julio, 2017

Aunque lo parezca, salir de paseo con el perro no es tan sencillo. Hay que tomar en cuenta ciertos factores, de tiempo y método, para los cuales necesitamos dedicar tiempo y prestar atención. Conozcamos algunos errores comunes que cometemos al salir de paseo con el perro.

Siempre la misma ruta al salir de paseo

Igual que las personas, a nuestras mascotas también les gusta conocer parques y lugares nuevos, sitios en los que no han estado. Además, hay que tener en cuenta que el tiempo de duración y la intensidad del paseo dependerán de la raza y el tamaño del animal.

Tirones de la correa

A veces, solemos tirar de la correa si el perro se queda parado por mucho tiempo, o si quiere ir a algún lugar. Esto puede ocasionar que el can, o nosotros, nos lastimemos. Además, puede traer consecuencias psicológicas en nuestra mascota. Se ha demostrado que estos tirones le causan estrés y ansiedad, haciendo que tenga miedo, o se ponga agresivo.

Perro de paseo

Para evitar este tipo de situaciones, podemos usar un arnés anti tirones, y una correa corta, para poder tener un mejor control de la situación, y cambiar la dinámica. También es útil el adiestramiento del perro para que camine junto a nosotros. De esta forma, no será preciso usar mucho la correa.

Olfateando todo

Algunas personas creen que, al salir de paseo con el perro, deben evitar que entre en contacto con agentes externos. La creencia es que estas sustancias pueden ocasionarle una enfermedad. Sin embargo, hay que recordar que los perros no actúan de la misma forma que los humanos. Para ellos, olfatear algo significa reconocerlo.

Al evitar que nuestra mascota olfatee, dejamos que se pierda parte de reconocer lo que le rodea, y que no pueda marcar los lugares por donde han pasado otros perros.

Alterarnos

Cuando el perro no nos hace caso, o se comporta de una manera inadecuada, muchas personas suelen gritar. Si nos alteramos, y alteramos al can, se le genera estrés y ansiedad. Además, los gritos son un tipo de maltrato, y el peludo se sentirá agredido, y no entenderá lo que queremos transmitir.

Hay que recordar que, con la agresión, no se pueden obtener buenos resultados. Es importante mantener la calma, y con una voz serena, llamar la atención a nuestra mascota.

No dejar que socialice

A veces, por evitar situaciones tensas, evitamos que los canes socialicen al salir de paseo. Cabe preguntarse ¿cuál es el objetivo de salir de paseo con el perro? En definitiva, se trata de socializar con la comunidad perruna, para cambiar la rutina, que drene la energía, y que haga nuevos amigos.

Por esta razón, impedir que socialice con otros perros, nos aleja de nuestro objetivo inicial. Por el contrario, hay que incentivar y apoyar a nuestra mascota en estas situaciones.

Perder la paciencia

Una de las cuestiones más importantes, al salir de paseo con el perro, es tener mucha paciencia. El animal se querrá parar en cada esquina, cada poste u objeto que tenga un olor peculiar. Además, probablemente se encuentre con otros perros en el camino. Para una correcta planificación, es importante tener suficiente tiempo disponible, y ganas de salir.

Utilizar el equipamiento inadecuado

Otro error frecuente es utilizar correas inadecuadas para nuestro perro. Por esta razón, debemos asegurarnos que la correa tenga la resistencia, tamaño y grosor adecuados para el tamaño de nuestra mascota. También es recomendable usar un arnés para pasearlo, en vez de un collar simple. El arnés hace que tengamos mayor control sobre el animal.

Consejos para salir a pasear con el perro

  • Hay que variar los sitios por donde paseamos. De esta forma, ni el perro ni el propietario se cansarán de la rutina.

  • Consultar con un especialista sobre las condiciones que debe tener el paseo, para que sea adecuado para el animal.
  • El perro debe ir con su placa de identificación, y, si es posible, con un chip, por si en algún momento se extravía.
  • Llevar bolsitas para recoger el excremento. Hay que recordar que es deber de todos mantener las calles limpias, y la convivencia con otras personas y perros.
  • Distraer al perro. Los ladridos suelen ser molestos, Lo mejor es desviar la atención del can a otra cosa.
  • Evitaremos sacarlo durante las horas del mediodía, sobre todo durante el verano. En estas horas el calor es extremo y puede traer consecuencias graves para su piel.