La tos en los gatos

Francisco María García · 6 mayo, 2018
Se trata de un síntoma que indicará diferentes afecciones, de menor a mayor gravedad según cómo sea: seca, repetitiva...

En ocasiones no damos importancia a la tos de nuestros gatos y en otras nos asustamos, sobre todo si te trata de un síntoma persistente. En realidad, la tos en los gatos puede ser una señal de diferentes enfermedades; lo procedente es la consulta al veterinario.

¿Cómo se produce la tos? Se trata de un acto reflejo motivado porque las vías respiratorias se irritan. La causa puede ser una infección de carácter bacteriano o vírico, por la ingestión de un objeto extraño, una reacción alérgica, el asma felina o una presión del collar.

El sonido que nuestro gato hará al toser no será, en la práctica, tan diferente del que hacemos los humanos; por ello, es sencillo identificar cuando se presenta el problema.

Las causas de la tos en los gatos

Virus

Algunos virus afectan gravemente el sistema respiratorio de los pequeños felinos que tenemos como mascotas. Además de la tos, los síntomas pueden ser secreciones de su nariz de color muy verdoso; también se presenta falta de apetito, ojos llorosos, fiebre, etc.

Efectos irritantes

Aunque a veces no haya una causa real de la tos en casa, puede originarse por diferentes agentes bacterianos o virales. El humo del tabaco o el aroma fuerte de un perfume podría ser uno de estos agentes.

La solución es sencilla en estos casos por parte de los dueños: bastará con evitar que nuestro gato entre en contacto con estos elementos que irritan su garganta.

Insuficiencia cardiaca

Aunque puede parecer una tos normal, sin fiebre ni secreciones nasales, puede existir una causa más grave. En caso de que el animal tenga insuficiencia cardiaca, la tos aparecerá de forma continua.

Es muy importante en estos casos la visita al veterinario; solo él puede diagnosticar y prescribir el tratamiento oportuno. Realmente no se trataría solo de paliar la tos, sino de abordar el problema de fondo, la insuficiencia cardiaca.

Presencia de elementos extraños

Los animales tienen mucha curiosidad por cosas que encuentran en el jardín, en el parque, etc. Hay muchos elementos se que comen y provocan una reacción en su organismo al tratar de expulsarlo; la dificultad de esta expulsión puede provocar la tos.

El collar demasiado apretado

Puede ser por un despiste o por un mal hábito del dueño que el collar del gato esté demasiado apretado. La presión a la que sometemos su pequeño cuello desembocará en una tos seca.

Tos felina: gatos

Es muy importante que, al colocar el collar, haya espacio para introducir dos dedos de una persona entre el dispositivo y la piel del gato; lo contrario conllevaría riesgos importantes para la salud del minino.

Parásitos y bacterias

En algún momento de la vida de nuestro gato, puede que algunos parásitos se instalen en la pared del pulmón del gato y que provoquen la tos. Entre otras cosas, este síntoma se dará por una dificultad para la respiración.

También hay bacterias que afectan a los gatos, sobre todo si son cachorros. Además de la tos, pueden originarse otros síntomas como la secreción ocular, estornudos, fiebre, etc.

El asma

Cuando hay asma felina, a la tos se acompañará la dificultad del animal para respirar, así como un decaimiento general y una excesiva sensación de agotamiento.

Alergias

Determinados medicamentos, picaduras de algunos insectos, e incluso alimentos, pueden originar alergia en nuestro gato. Junto a la tos, se producirá la inflamación de las vías respiratorias, de la piel, y los ojos muy rojos y llorosos.

¿Es grave la tos en los gato?

Como estamos viendo, si la tos se produce solo algunas veces, no tendrá mucha importancia. Pero si es mantenida, procede a la consulta inmediata al veterinario.

Carraspeo en gatos

¿Qué tipo de tos es la grave?

  • Una tos seca, producida a la vez que el gato extiende su cuello. Este tipo de tos puede ser el síntoma de una bronquitis crónica en el animal.
  • Cuando la tos se acompaña de ojos rojos, secreciones verdosas y estornudos. En estos casos, lo más probable es que la causa sea una bacteria o un virus; hay que consultar a un profesional en menor tiempo posible.
  • Una tos seca, con dificultades de respirar y ‘pitos’ o ruidos al respirar, puede ser indicativo de asma felina.
  • La tos originada tras hacer el gato un poco de ejercicio podría ser una señal de la existencia de bronquitis aguda.
  • En casos de tos con el animal tranquilo, por la noche o incluso dormido, puede ser un síntoma de insuficiencia cardiaca.

El tratamiento de la tos en los gatos

Hay muchos tratamientos, en función de la gravedad de la tos y el agente que la origina; la solución puede ser inyectada o por vía oral. Nunca medicaremos a nuestra mascota, y siempre será un veterinario quien prescriba el tratamiento adecuado.