Remedios para resfriados de los gatos

Mariela Ibarra Piedrahita · 27 agosto, 2015

Un resfriado es una infección en las vías respiratorias superiores que generalmente no es de gravedad. sin embargo, cuando no se trata a tiempo y el organismo de quien lo padece se encuentra débil, puede llegar a convertirse en un problema mayor. Como los animales no se encuentran exentos de estos padecimientos, te recomendamos algunos remedios para resfriados de los gatos.

Para tener en cuenta

No le des a tu gato medicamento humano o de perro

Esto se debe a que el resfriado en gatos, perros y humanos es diferente, pues el virus que los provoca es completamente diferente.

De igual forma la cantidad y tipo de sustancias que componen ciertos medicamentos pueden ser altamente tóxicos para los felinos.

Nunca recetes ninguna clase de medicina a tu mascota

Por más inofensiva que parezca podrías dañarlo gravemente.

Lleva un registro de la fiebre

Si su temperatura no desciende en pocas horas, o aumenta, es mejor que acudas al veterinario.

Síntomas de resfriado

gato enfermo 2

Los resfriados de los gatos son producto de un virus que se aloja en su sistema respiratorio.

Si bien la enfermedad es altamente contagiosa, los agentes que la producen tienen un tiempo de vida muy corto cuando se encuentran en el ambiente. Sin embargo, dentro del organismo de nuestra mascota pueden vivir mucho tiempo, siendo en algunos casos un mal crónico.

El rinovirus produce en el gato una sintomatología similar a la que presentan los humanos con la gripe común, y la mayoría son provocados por el calcivirus o por el herpesvirus felino. Los síntomas que se presentan son:

  • Estornudos, como respuesta involuntaria del organismo para expulsar al virus del sistema nasal.
  • Secreción nasal debido a la irritación. En caso de que esta sea excesiva o tenga un tono rosado o muy espeso, lo mejor es consultar al veterinario, pues no es común con el resfriado.
  • Lagrimeo o conjuntivitis. Es común que se presente cuando la enfermedad ha avanzado como una reacción secundaria al virus nasal.
  • Respiración por la boca, debido al taponamiento de las vías nasales.
  • Inapetencia.
  • Cansancio y decaimiento.
  • Fiebre.

Si tu gato, después de un tiempo, empieza a presentar tos, vómito, secreciones nasales oscuras o fatiga quiere decir que la enfermedad ha avanzado y puede ser un desencadenante de afecciones más graves, así que lo mejor es que reciba tratamiento veterinario.

Como tratar el resfriado en casa

caricia gato

Si el veterinario ha determinado que la condición de tu gato no requiere mayor atención, puedes ayudarlo teniendo en mente estos sencillos consejos:

  • Si tienes la posibilidad de utilizar un humificador de vapor frío úsalo en la habitación en la que tu gato reposa. Al aumentar la humedad, esta se filtrará a sus vías respiratorias y le será más fácil expulsar el exceso de mucosidad.

En caso de que no cuentes con uno puedes abrir el chorro de agua caliente en la ducha durante unos minutos y dejar tu gato en el baño para que respire el vapor. Eso sí, prepáralo para el cambio de temperatura y no lo dejes salir de inmediato, pues el golpe puede afectarlo.

  • Hidrátalo apropiadamente. Los gatos son conocidos por hidratarse poco y este hábito se agudizará si está enfermo, así que facilítale el acceso a líquidos y verifica que lo consuma con cierta regularidad.
  • Resguarda a tu mascota. Aún si es de los que les gusta deambular, lo mejor es mantenerlo alejado de las corrientes de aire y el agua mientras que su condición mejora.

Lo ideal es que le busques un lugar cálido y cómodo para que pueda descansar a gusto.

  • Dale alimentos olorosos para que se le estimule el apetito, esto lo ayudará a comer y recuperarse de una manera más rápida.
  • La higiene es primordial, así que deberás estar atento para limpiar las secreciones, en especial el moco que le puede escurrir por la nariz.
  • Pregunta a tu veterinario para que le recete Vitamina C. Los gatos pueden consumir hasta 500 mg diarios y esto le ayudará a luchar contra la infección. No le des este tipo de vitaminas sin haberlo consultado previamente con el veterinario y usa solo las que él le recete.