Diferencias entre moscas y mosquitos

Los dípteros son tan molestos para los humanos como necesarios para los ecosistemas. ¿Quieres conocer algunas diferencias entre moscas y mosquitos?
Diferencias entre moscas y mosquitos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 23 septiembre, 2021.

Última actualización: 23 septiembre, 2021

Los dípteros dominan los cielos en casi todas las regiones del mundo. Su adaptabilidad y su capacidad voladora han permitido que se encuentren en prácticamente cualquier sitio habitable y, por ende, conviven para bien y para mal con los humanos. Al hablar de estos insectos, es necesario conocer las diferencias entre moscas y mosquitos.

Aunque a menudo se traten como invertebrados diferentes, la realidad es que ambos insectos comparten mucho más de lo que parece a simple vista. Si quieres conocer las similitudes y las disparidades entre moscas y mosquitos, estás en el lugar indicado.

Generalidades sobre los dípteros

Antes de explorar las diferencias entre estos insectos, es necesario destacar que tanto moscas como mosquitos pertenecen al orden Diptera. A su vez, todos los representantes de este taxón se engloban en la clase Insecta y en el filo Arthropoda. Se han descrito más de 125 000 especies de dípteros, pero se cree que existen en total más de 1 000 000 de ellas.

Como todo insecto, moscas y mosquitos presentan un plano corporal común: una cabeza con los ojos, la probóscide y los órganos sensoriales; un tórax con 2 pares de alas y 3 pares de patas; y un abdomen con 11 segmentos. Estos invertebrados suelen portar colores negros o marronáceos, pero hay algunos que destacan por sus reflejos y patrones chillones (como los sírfidos).

Una de las características que define a los dípteros es la modificación de sus alas posteriores. Mientras que las anteriores son poderosas y se han adaptado al vuelo, las alas traseras han evolucionado hasta transformarse en unos órganos conocidos como halterios. Estas estructuras en forma de maza cumplen la función sensorial de orientar al animal durante el vuelo.

Además de moscas y mosquitos, el grupo de los dípteros engloba a otros muchos insectos. Entre ellos, destacan los tábanos, los tipúlidos y otras especies hematófagas. Solo en Europa se pueden contar más de 19 000 especies de dípteros, lo cual pone en evidencia su diversidad abrumadora.

Existen muchas curiosidades de las moscas.

¿Cuáles son las diferencias entre moscas y mosquitos?

Una vez hemos repasado la fisiología general de los dípteros, estamos preparados para explorar las diferencias entre moscas y mosquitos a todos los niveles. ¡No te lo pierdas!

1. Clasificaciones taxonómicas diferentes

Desde un punto de vista genérico, todos los dípteros son moscas (incluso los mosquitos). Dicho de forma más detallada: si utilizamos el término “mosca” como sinónimo del orden Diptera, la distinción entre ambos insectos sería imposible, ya que por definición los mosquitos son dípteros, y por ende, moscas.

De todas formas, al indagar en categorías taxonómicas más bajas sí se observan discordancias. Las moscas comunes pertenecen a la familia Muscidae, mientras que los mosquitos forman parte de la familia Culicidae. De nuevo, existen muchos insectos que se designan como “moscas” que están fuera de los taxones citados, pero esta regla general es de utilidad.

Todos los dípteros son moscas, pero no todas las moscas tienen rasgos de mosquitos.

2. Número de especies diferentes

Las moscas domésticas (familia Muscidae) engloban a más de 4000 especies habitantes de bosques y núcleos urbanos por igual. Por otro lado, se estima que existen unas 3600 especies de mosquitos sensu stricto. Con estas cifras, es fácil llegar a la conclusión de que las moscas son algo más abundantes en lo que a diversidad se refiere. 

3. La probóscide: un rasgo diferencial

El término probóscide se utiliza para designar a un apéndice largo y tubular situado en la cabeza de un animal. Una de las diferencias clave entre las moscas y los mosquitos es la disposición y utilidad de esta estructura.

Los mosquitos poseen una probóscide terminada en punta y afilada. Este es un rasgo de los dípteros ancestrales y responde a una necesidad parasítica, tal y como veremos en líneas venideras. La parte más visible de esta estructura es el labium, el cual forma una capa protectora que protege al resto de segmentos bucales del mosquito.

Por otro lado, las moscas presentan una probóscide terminada en un labelo, estructura final similar a un embudo (que le otorga el aspecto de “trompa” al órgano). El labelo contiene pseudotráqueas o hendiduras que facilitan el movimiento de los líquidos a la boca del invertebrado por capilaridad.

4. Dietas diferentes

La conformación de la probóscide nos dice mucho sobre los hábitos alimenticios de cada uno de estos invertebrados. Por ejemplo, es fácil asumir que los mosquitos se alimentan de sangre, pues su órgano bucal está adaptado a la succión sanguínea. Además, poseen proteínas especiales en la saliva que evitan la coagulación, lo cual les facilita el trabajo.

Por otro lado, las moscas son bastante más generalistas y se alimentan de todo líquido orgánico presente en las superficies (sobre todo si contiene azúcar). Existen insectos que se engloban bajo el nombre de “mosca” que también chupan sangre, pero este no es el caso de las especies típicas (como Musca domestica).

5. Larvas distintas

La última de las diferencias entre moscas y mosquitos radica en la biología de sus larvas. Los mosquitos ponen los huevos en el agua y las crías se han adaptado a vivir en este medio, mientras que las moscas suelen enterrar sus huevos en materia orgánica sólida en descomposición, así que las larvas son terrestres.

Las larvas de los mosquitos tienen una forma alargada y semitransparente, un cuerpo segmentado y suelen contar con un sifón por el que respiran. Se mantienen “ancladas” en la superficie del agua y de vez en cuando realizan movimientos espasmódicos. Son el alimento de muchísimas especies de peces, anfibios e invertebrados acuáticos.

Por otro lado, las moscas comunes tienen larvas con una forma mucho más “vermiforme” (agusanada). Son cilíndricas y blanquecinas, carecen de patas desarrolladas y tienen un cuerpo rechoncho y claramente segmentado. Es común verlas en entornos con carne en descomposición, pero no en medios acuáticos.

Los mosquitos son animales polinizadores.

Las diferencias entre moscas y mosquitos son múltiples, pero nunca hay que perder de vista que son parientes. A pesar de su mala fama, también hay que tener en cuenta que estos insectos sirven de alimento para muchísimas especies de vertebrados e invertebrados. Puedes mantenerlos lejos de tu casa, pero no eliminarlos de su ambiente natural.

Te podría interesar...
¿Por qué nos pican los mosquitos?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué nos pican los mosquitos?

La ciencia ya ha demostrado las causas por las que los mosquitos pican a las personas y, en concreto, por qué más a algunas.