10 curiosidades de las moscas

Las moscas son invertebrados que a menudo se catalogan como molestos o sucios. De todas formas, presentan algunas características fascinantes que merece la pena conocer.
10 curiosidades de las moscas
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 17 septiembre, 2021.

Última actualización: 17 septiembre, 2021

Las moscas se conciben como seres molestos y sucios. Su fama no viene de la nada, pues es común verlas revoloteando en los cubos de basura y alimentándose de forma directa de las heces de otros animales. De todas formas, estos dípteros reportan una serie de datos muy interesantes que van más allá de sus hábitos escatológicos: ¿quieres conocer 10 curiosidades de las moscas?

Estos pequeños invertebrados son mucho más fascinantes de lo que parece en primera instancia: se posicionan de forma excelente en el espacio mientras vuelan, pueden degustar los alimentos con las patas y hasta perciben el tiempo de forma diferente a la nuestra. A continuación, te mostramos este y otros datos de interés sobre las moscas.

1. Las moscas son varias especies

Cuando hablamos de moscas solemos referirnos a la especie Musca domestica, uno de los invertebrados alados más extendidos en todo el mundo. De todas formas, cabe destacar que el orden Diptera (en el que se engloban moscas y mosquitos) contiene más de 125 000 especies diferentes, incluyendo tábanos, sírfidos y otros insectos menos conocidos.

El orden de los dípteros es uno de los más variados que existen en el reino animal. A pesar del amplio número de especies que se han descrito, se estima que podría haber más de 1 000 000 en toda la Tierra. Sin duda, son los reyes de los aires (a pesar de su pequeño tamaño).

2. Tamaños minúsculos y gigantes

Una de las curiosidades de las moscas recae en su variedad morfológica. A pesar de que las especies más conocidas tengan tamaños que ronden de los 4 a los 8 milímetros (hasta 1 centímetro), existen ejemplares muchísimo más grandes y pequeños. El récord por abajo se lo lleva Euryplatea nanaknihali, una mosca de 0,4 milímetros de extensión que pone sus huevos sobre la cabeza de ciertas hormigas.

Por otro lado, Gauromydas heros se lleva el premio de ser la mosca más grande del mundo, con hasta 7 centímetros de longitud y un diámetro de 10 centímetros con las alas abiertas. Esta especie es neotropical y se distribuye por Brasil, Bolivia y Paraguay.

Una mosca grande del grupo de los tábanos.

3. Colonizadores de todos los ambientes

Las moscas han colonizado todos los continentes del mundo excepto el Antártico. Esto se debe a que son seres ectotermos y dependen del ambiente para regular su temperatura interna: como no pueden generar suficiente calor por sí mismas, no sobreviven bien en ecosistemas helados de forma permanente. 

La especie Musca domestica habita en casi todos los países del mundo. Coloniza ambientes campestres y urbanos por igual.

4. Un plano corporal común

Las moscas son dípteros, pero también insectos. Como todos los miembros del grupo Hexapoda, presentan un plano corporal común: una cabeza con ojos compuestos y órganos sensoriales; un tórax del que nacen 3 pares de patas y las alas; y un abdomen con 11 segmentos (algunos fusionados). Esta conformación es común para todas las especies de moscas. 

Tal y como indican fuentes profesionales, las antenas de los dípteros son muy variables entre especies tanto en forma como en tamaño, lo cual es muy útil para su clasificación taxonómica. Por otro lado, los ojos pueden ir de ocupar la cabeza entera a estar ausentes en algunos taxones de moscas.

5. Unas alas modificadas para la percepción sensorial

Una de las curiosidades más interesantes de las moscas radica en su conformación alar. Muchos hexápodos presentan 2 pares de alas (frontales y traseras), pero en los dípteros las traseras se encuentran modificadas. Estas se han convertido en 2 órganos mecanorreceptores especiales conocidos como halterios.

Los halterios tienen forma de maza y oscilan acompasados con la posición de las alas reales. En la base de estas estructuras se encuentran las sensillas campaniformes y los órganos cordotonales. En su conjunto, todas estas formaciones son utilizadas por las moscas para conocer su orientación y localización en el espacio mientras vuelan.

Gracias a los halterios, las moscas pueden maniobrar de forma excelente y responder con rapidez a los cambios ambientales.

La cabeza de una mosca.

6. La probóscide: un órgano esencial para las moscas

Las moscas ingieren alimento mediante la probóscide, un aparato bucal modificado similar a la trompa de un elefante. Las probóscides de los dípteros ancestrales eran en forma de punta (como las de los mosquitos) y estaban preparadas para penetrar la piel y succionar sangre. Algunas especies mantienen este rasgo, como es el caso de las hembras de los tábanos (Tabanidae).

Otras muchas moscas tienen hábitos alimenticios más “amables”, ya que su probóscide se ha modificado para succionar líquidos de superficies. Por ejemplo, la mosca común presenta un labelo final que le permite direccionar el fluido hacia el tubo central de alimentación. Gracias a las pseudotráqueas de esta estructura, el líquido avanza a la boca del díptero por capilaridad.

7. No todas las moscas se alimentan de basura

La mosca doméstica se alimenta de cualquier fluido orgánico que encuentre en el ambiente, pero muchas otras especies tienen dietas especializadas. Por ejemplo, las moscas tsé-tsé (género Glossina) se alimentan de la sangre de los mamíferos, mientras que los sírfidos (familia Syrphidae) se nutren del néctar azucarado de las flores.

Los sírfidos son polinizadores importantísimos y solo se ven superados en su labor por las abejas. Aunque la superficie de su cuerpo no sea tan pilosa y no sean tan buenos transportando el polen, lo compensan con su abundancia. Como curiosidad, cabe destacar que estos dípteros imitan los colores de las avispas, pues así evitan ser depredados (a pesar de no tener aguijón).

8. Las moscas notan los sabores sin probar la comida

Otra de las curiosidades más llamativas de las moscas es que son capaces de saborear la comida sin probarla. Los receptores gustativos de estos dípteros se encuentran en el labelo, la faringe, las patas, los márgenes de las alas y el abdomen. Así, son capaces de identificar si una superficie es comestible solo con posarse en ella. 

Las hembras poseen receptores del gusto en el segmento abdominal final. Gracias a ellos, eligen los lugares adecuados para poner sus huevos.

9. ¿Las moscas ven más lento que nosotros?

Según fuentes profesionales, las moscas son capaces de percibir el tiempo de forma más “lenta” que nosotros. No es que habiten en otro plano (las leyes de la física son universales), sino que, al tener un tamaño reducido y un ratio metabólico mucho más alto, observan los movimientos de su entorno a escala menor.

Debido a su tasa metabólica elevada, las moscas perciben más información en la misma unidad de tiempo. Por ello, es como si “pasase más lento” para ellas. 

La visión de las moscas y otros secretos.

10. ¡Estos animales son fascinantes y no merecen morir!

Como última de las curiosidades de las moscas, queremos destacar que estos seres fascinantes merecen la vida y su mala fama no tiene ninguna justificación. Si bien suponen una molestia cuantificable en los hogares durante el verano, en realidad estos insectos sirven de alimento a muchísimos vertebrados de pequeño tamaño (lagartos, pájaros y ranas, entre otros).

Por desgracia, las especies hematófagas (que chupan sangre) sí pueden convertirse en un problema médico, ya que algunas son transmisoras de enfermedades graves para el ser humano. A veces, acabar con las plagas de estos dípteros es la única opción para evitar que se pierdan vidas.

Te podría interesar...
¿Cómo es la visión de las moscas?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo es la visión de las moscas?

La visión de las moscas depende de las imposiciones biológicas del entorno y del hecho de estar en movimiento en casi todo momento.