Diferencias entre lobos, zorros y coyotes

Aunque similares a primera vista, estos cánidos son fácilmente distinguibles. El tamaño y complexión física son aspectos claves para establecer las diferencias esenciales entre zorros, coyotes y lobos.
Diferencias entre lobos, zorros y coyotes
Francisco Morata Carramolino

Escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino el 15 junio, 2021.

Última actualización: 15 junio, 2021

Los cánidos son una familia de mamíferos carnívoros muy diversa, que cuenta con unas 34 especies actuales. La mayoría de ellas tienen un diseño corporal muy parecido, que hace muy sencillo identificarlas como miembros de la misma familia. Sin embargo, este rasgo puede dificultar la tarea de distinguir entre cada una de ellas. ¿Sabrías citar diferencias entre lobos, zorros y coyotes?

En este artículo, te comentamos las más importantes. De todas formas, cabe destacar que bajo estos nombres comunes se aúnan toda una serie de especies distintas. Para evitar confusiones, hablaremos de 3 especies en concreto: el lobo gris (Canis lupus), el zorro rojo (Vulpes vulpes) y el coyote (Canis latrans). Sigue leyendo y podrás distinguir a estas especies perfectamente.

Distribución geográfica

Saber en qué lugar viven los animales facilita enormemente su identificación. Por ello, esta es la primera de las diferencias entre lobos, zorros y coyotes que trataremos.

Los zorros y los lobos tienen una de las distribuciones más amplias de todos los mamíferos, pues se extienden por casi todo el hemisferio norte. Los lobos aparecen en casi toda Eurasia, menos en las islas británicas. También se avistan en Canadá y los estados más norteños de EEUU: Alaska, Minnesota, Wisconsin, Montana, Wyoming, Idaho, Washington y Oregón.

Los zorros se distribuyen por la totalidad de Eurasia, algunos países del norte de África (Marruecos, Túnez, Egipto, Sudán y Libia), toda Canadá y los Estado Unidos, además de Australia. En partes de este rango, han sido introducidos por los humanos.

Por el contrario, los coyotes se han extendido por toda América del Norte, exceptuando las partes más frías de Canadá. Además, aparecen en algunas zonas de Centroamérica. Por tanto, ningún cánido que sea avistado en Europa, Asia o África será un coyote.

Un ejemplo de comportamiento agonístico en el lobo.
Un lobo gris.

Diferencias de tamaño entre zorros, coyotes y lobos

Sin duda, una de las diferencias más claras entre lobos, zorros y coyotes es el tamaño. Los lobos son los más grandes con diferencia, con un peso que varía desde 18 kilos en los ejemplares más pequeños, hasta 79 kilos en los de mayor tamaño.

Su cuerpo alcanza entre 90 centímetros y 1,6 metros de largo sin contar la cola, que puede medir unos 40 centímetros. De alto, los lobos pueden alcanzar unos 80 centímetros. En persona, estos animales son mucho más grandes de lo que se espera.

A primera vista, los coyotes son semejantes a los lobos, pero de mucho menor tamaño. Estos mamíferos pesan entre 9 y 22 kilogramos. Miden entre 81 y 94 centímetros de largo hasta la cola, que a su vez alcanza 40 centímetros. Además, llegan a alcanzar cifras entre los 58 y 66 centímetros de alto.

Los zorros son los más pequeños de todos, con un tamaño poco mayor que un gato doméstico. Tan solo pesan desde 3 hasta 10 kilogramos, su cuerpo está entre 45 y 86 centímetros de largo y la cola muestra un rango de 30 a 55 centímetros. La altura varía en torno a los 40 centímetros.

Diferencias de aspectos físico entre zorros, coyotes y lobos

No solo el tamaño diferencia a estos animales, ya que los colores y proporciones también son distintivos. Los zorros están más alejados evolutivamente de las otras 2 especies, lo que se traduce en un aspecto más fácilmente discernible.

Estos pequeños carnívoros tienen un pelaje muy vistoso, que en invierno es largo, denso y naranja intenso en la mayor parte del cuerpo. Las patas y las orejas son negras, mientras que la punta de cola, la parte ventral del cuerpo y  cara son blanquecinas. En verano el pelaje es similar, pero más corto y menos llamativo.

En cuanto a sus proporciones, los zorros son más alargados y paticortos que el resto. La cola es la más larga en relación con el cuerpo y más gruesa, a causa de su denso pelaje.

Por otro lado, los lobos son los más robustos, anchos y musculosos de estos cánidos. Su cabeza, grande y pesada, porta unas fuertes mandíbulas y un hocico más ancho que el del resto. Las orejas son más pequeñas y triangulares. Especialmente en invierno, el pelaje es denso, pero no tan largo como el de los zorros.

La coloración de los lobos es variable y depende de la localización geográfica. Normalmente incluye blancos, grises y negros, pero también puede incluir tonos marrones.

El coyote es considerablemente más grácil y delgado que el lobo. Porta unas grandes orejas y un hocico fino, largo y puntiagudo. Su pelaje, que es más corto y menos denso, suele presentar tonos marrones ligeramente anaranjados y grises más o menos claros.

Un coyote mirando a cámara. Existen muchas diferencias entre lobos, zorros y coyotes.
Un coyote.

Comportamiento y dieta

Los lobos son animales altamente sociales, que viven en manadas jerarquizadas. Por el contrario, los zorros son eminentemente solitarios. Los coyotes caen entre ambos: pueden ser solitarios pero también se forman grupos. Estas estrategias sociales se traducen en comportamientos muy distintos entre las 3 especies que aquí nos atañen.

Los lobos organizan sus manadas a la perfección para atrapar presas que no podrían matar por separado y que alimentarán a todo el grupo. Se especializan sobre todo en ungulados de gran y mediano tamaño, como ciervos, jabalíes o alces. Aun así, no dudan en consumir cualquier otro pequeño animal y también aportan un componente importante de frutas, bayas y vegetales a su dieta. Pueden llegar a comer carroña.

Los coyotes son depredadores generalistas y muy versátiles. Son sobre todo carnívoros que se alimentan de cualquier animal de pequeño o mediano que puedan atrapar, ya sean aves, mamíferos, reptiles, insectos, etc. También son grandes consumidores de carroña, mucho más que los lobos.

En las inmediaciones de poblaciones humanas, los coyotes aprovechan los desperdicios o recursos urbanos para alimentarse. Incluso, pueden depredar sobre gatos, tal y como indican estudios.

Por último, los zorros son omnívoros. Los animales que consumen son principalmente presas pequeñas, como roedores varios, aves, reptiles o invertebrados. Los vegetales pueden formar una parte mayoritaria de su dieta, e incluyen bayas, frutas, hierbas y tubérculos en ella.

Un ejemplar de zorro comiendo en la cuidad.
Un zorro alimentándose de desechos urbanos.

Teniendo en cuenta estos detalles —y con un poco de práctica—, será sencillo identificar correctamente a cualquiera de estos cánidos. Aunque a menudo incomprendidos, los 3 son animales fascinantes, valiosos y dignos de respeto. Por mucho que a veces entren en conflicto con el ser humano, preservarlos es una necesidad.

Te podría interesar...
Yellowstone: ¿Cambió el lobo gris el curso de los ríos?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Yellowstone: ¿Cambió el lobo gris el curso de los ríos?

El impacto del lobo en el ecosistema de Yellowstone es difícil de descifrar, en parte debido a la inmensa complejidad de la naturaleza.