Diferencias entre erizo y puercoespín

9 julio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Francisco Morata Carramolino
Las púas son un mecanismo de defensa eficaz que se ha desarrollado en varios grupos de animales, lo que puede causar confusiones. Tras leer este artículo, no volverás a equivocarte.

Los erizos y los puercoespines son mamíferos cuadrúpedos con púas. Debido a ello, se cree popularmente que son el mismo tipo de animales o que ambas palabras pueden usarse como sinónimo. Sin embargo, las especies de erizo y puercoespín cuentan con numerosísimas diferencias.

En realidad, estos animales ni siquiera están relacionados entre sí. Tienen apariencias, tamaños y formas de vida muy diferentes y hasta sus púas son distintas. Si quieres aprender a identificar correctamente a estos animales, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

Diferencias en la clasificación del erizo y el puercoespín

Bajo las designaciones de erizo y puercoespín se incluyen un gran número de especies de mamíferos. Los erizos pertenecen a la subfamilia Erinaceinae, dentro de la familia Erinaceidae. Consisten en 16 especies distintas que se engloban en 5 géneros.

A pesar de su aspecto superficial, los erizos no son roedores. Por el contrario, los puercoespines sí lo son. Estos últimos pertenecen a dos familias diferentes: Hystricidae y Erethizontidae. La familia Hystricidae incluye a los puercoespines del Viejo Mundo, que consisten en 11 especies diferentes. La familia Erethizontidae corresponde a los puercoespines del Nuevo Mundo e incluye 18 especies.

Como ya se ha mencionado, lo erizos y los puercoespines no están emparentados. Pertenecen a dos superórdenes de mamíferos diferentes: mientras que los erizos forman parte de Laurasiatheria, los puercoespines pertenecen a Euarchontoglires.

Tan solo existen 4 superórdenes de mamíferos, que se separaron evolutivamente hace millones y millones de años. Que los animales de este artículo formen parte de 2 superórdenes diferentes ilustra lo poco que tienen que ver entre sí.

Por otro lado, cabe mencionar a otros seres que se confunden a menudo con los erizos y puercoespines. Los tenrecs y equidnas son ejemplos de animales espinosos parecidos pero no relacionados, que han adquirido sus púas de manera independiente. Estos mamíferos representan un claro caso de convergencia evolutiva.

Un tenrec.
Un tenrec.

Distribución geográfica y hábitat

Los erizos cuentan con un rango de distribución muy amplio, que ocupa de forma natural la mayoría de Europa, Asia y África. Además, han sido introducidos en otras partes del planeta por los seres humanos.

Los puercoespines del Viejo Mundo están distribuidos por África, Asia e Italia. Por lo tanto, si se encuentra un mamífero espinoso en Europa —a menos que se esté en la península itálica—, lo más probable es que se trate de un erizo.

Los eretizóntidos son más propios de Sudamérica y Centroamérica, aunque algunas especies se extienden hasta México, Estados Unidos y Canadá. Estos roedores son fáciles de diferenciar del resto de puercoespines por sus hábitos y apariencia.

Ambos grupos de mamíferos son capaces de prosperar en hábitats muy variados. Algunas de sus especies son más estrictas en cuanto a sus necesidades ecosistémicas, pero muchas otras son generalistas. Pueden encontrarse en bosques, sabanas, praderas, zonas agrícolas, etc.

Diferencias físicas entre erizo y puercoespín

Por lo general, los erizos son animales pequeños. Aunque esto varía ligeramente en función de la especie, suelen medir entre 15 y 30 centímetros de largo y pesan menos de 1 kilogramo. Estos mamíferos presentan un cuerpo rechoncho, un hocico afilado y patas y cola muy cortas. Las púas se sitúan solo en la parte dorsal del cuerpo, mientras que la cara, las patas y las partes ventrales están despejadas.

Muy diferentes a los anteriores, los puercoespines del Nuevo Mundo están completamente cubiertos por espinas, lo que les otorga un aspecto denso e impenetrable. La cara y la barriga del animal también están cubiertas. Solo quedan despejadas las manos, los pies, la nariz y toda o parte de la cola.

Estos roedores son más grandes y robustos que los erizos, aunque el tamaño varía bastante. Su cabeza es corta y redondeada, con una gran nariz llamativa que suele ser bulbosa. Las extremidades son largas y la cola, que es prensil, está muy desarrollada.

Por último, los histrícidos son más grandes que los anteriores, pues suelen situarse entre los 60 y 90 centímetros. Su aspecto es de roedor grande, cuadrúpedo y robusto. Su cabeza es voluminosa y redonda y los cuatro miembros son fuertes e igual de largos.

Las púas de estos animales son extremadamente largas. Además, solo se sitúan en la mitad posterior del cuerpo, recubriendo el lomo y situándose alrededor de la cola, que suele ser corta y ancha.

Un puercoespín malayo.
Un puercoespín.

Las púas y sus diferencias

Las púas son el aspecto más llamativo que comparten estos animales. Todas ellas tienen su origen en los pelos típicos de los mamíferos. Por tanto, están formadas por queratina. Además, están asociadas a músculos que permiten su movimiento.

A pesar de ello, las espinas se han desarrollado de forma independiente en las especies de erizo y puercoespín y muestran diferencias. Las de los puercoespines son por lo general más largas que las de los erizos y más variables a lo largo del cuerpo. En algunos casos, alcanzan los 30 centímetros de longitud.

Estas púas pueden ser de sección circular o más aplanadas. Están muy afiladas y suelen contar con rebabas que dificultan su extracción. Además, son capaces de desprenderse del cuerpo del puercoespín o romperse fácilmente.

Los puercoespines agitan las púas para producir un ruido amenazante. Si es ignorado, se lanzan contra el agresor con tal de clavárselas o hacerlo huir. Por tanto, tienen un rol defensivo. Por otro lado, las púas de los erizos son más cortas y bastante uniformes por todo el cuerpo. Además, están mucho menos afiladas y no se desprenden.

Ante una amenaza, los erizos cuentan con una estrategia menos activa. Aunque también erizan las púas, se enrollan en una bola y se mantienen inmóviles, cubriendo sus partes vulnerables y esperando que pase el peligro. Además de la defensa contra los depredadores, las espinas de los erizos podían tener un rol de absorción de impactos.

Alimentación y comportamiento

Mientras que los puercoespines del Viejo Mundo y los erizos son eminentemente terrestres, los puercoespines del Nuevo mundo son arborícolas. Sus cola prensil, postura más erguida y manos y pies adaptados para trepar son prueba de ello.

En cuanto a su dieta, los puercoespines son principalmente herbívoros, aunque pueden consumir pequeños animales o carroña en ocasiones. En contraste, los erizos son omnívoros. Los insectos conforman una parte muy significativa de su dieta, pero también consumen otros pequeños animales, carroña, vegetales variados y hongos.

Un aspecto común entre estos grupos de mamíferos es que son principalmente nocturnos y bastante tímidos. De este modo, pueden evitar a algunos de sus depredadores.

Existen muchas diferencias entre erizo y puercoespín.
Un erizo.

Todas estas especies son fascinantes. A pesar de que porten unas afiladas armas defensivas, no son mamíferos peligrosos a menos que se los perturbe de forma poco adecuada o que se les intente tocar. Como siempre, debemos tratar a estas formas de vida con respeto.

  • Wilson, D. E., & Reeder, D. M. 2005. Mammal species of the world: a taxonomic and geographic reference. 3 ed. Johns Hopkins University Press.
  • Asher, R. J., Bennett, N., & Lehmann, T. 2009. The new framework for understanding placental mammal evolution. Bioessays, 31: 853-864.
  • https://www.nationalgeographic.com/animals/mammals/facts/porcupines
  • https://www.nationalgeographic.com/animals/mammals/facts/hedgehog
  • https://nhpbs.org/wild/hystricidae.asp
  • http://www.nhptv.org/wild/Erethizontidae.asp
  • Sheng, G., Hu, J., Tong, H., Llamas, B., Yuan, J., Hou, X., ... & Lai, X. 2020. Ancient DNA of northern China Hystricidae sub-fossils reveals the evolutionary history of old world porcupines in the Late Pleistocene. BMC evolutionary biology, 20: 1-8.
  • Vincent, J. F., & Owers, P. 1986. Mechanical design of hedgehog spines and porcupine quills. Journal of Zoology, 210: 55-75.
  • https://www.livescience.com/56326-porcupine-facts.html