Debilidad del tren inferior en perros

Este problema en las patas traseras no siempre es a consecuencia de la edad; hay tratamiento, aunque su eficacia es bastante dudosa, mientras que la cirugía suele ir aparejada de buenos resultados

En ocasiones los perros mayores pierden fuerza en sus patas traseras. Sin embargo, esto es algo que les sucede también a los jóvenes. Las causas pueden ser diferentes, pero es importante identificarlas y saber incluso cómo prevenirlas. Hoy te hablamos del porqué la debilidad del tren inferior en los canes.

Causas de debilidad del tren inferior en perros

Cuando un perro comienza a sentir debilidad o incluso se le paralizan sus extremidades traseras, esto puede suceder por varias causas: neurológicas, ortopédicas o sintomáticas. Cuando las causas son neurológicas, se produce lo que se conoce como paraparesia o paraplejia aguda.

La causa más frecuente en este tipo de parálisis que comienza con la debilidad del tren inferior, suele ser una enfermedad degenerativa del disco invertebral, algo extrañamente muy común en esta mascota, pero casi inexistente en gatos.

Esta situación se la conoce como hernia fiscal Hansen I. Existen las Hansen II, pero estas tienen un proceso más crónico, por lo que no son tan agresivas.

Operación de una mascota: beagle

Las hernias Hansen I afectan particularmente a los teckels, los cockers, los beagle, los pequineses y los shih tzu, entre otras razas. Si crees que tu perro sufre de una hernia en la espalda o incluso un veterinario la ha diagnosticado, no te demores en visitar a un veterinario neurólogo.

Cuanto más tiempo pase este tipo de hernia sin tratarse, peor pueden ser las consecuencias; mientras que si se descubre a tiempo, podría solucionarse el problema mediante la cirugía.

Cirugía para la hernia Hansen I, ¿sí o no?

No somos nosotros quienes debemos responder a esta pregunta, pero podemos darte la información necesaria para que tomes una decisión. En primer lugar, debemos saber que no todas las cirugías salen bien, aunque hay un porcentaje bastante alto de éxito si la hemos diagnosticado a tiempo.

Todo dependerá de lo que diga el neurólogo, porque se podría obviar la cirugía en caso de que el animal pudiera andar a pesar de la hernia, y el profesional hubiera diagnosticado solo una protusión en el disco.

En tal caso, un tratamiento de unas seis semanas y reposo estricto con un suplemento de corticoides más protectores gástricos, podrían solucionar el problema.

Cabe reseñar que, si te decides por la cirugía, debes saber que el animal necesitará varias semanas de reposo total, aunque las probabilidades de retroceder la debilidad del tren inferior pueden ser grandes.

Qué otras causas tiene la debilidad del tren inferior en perros

Los traumatismos medulares son una de las principales causas de la paraparesia o paraplejia aguda. En este caso, hay que examinar al animal para descartar otros posibles daños, mientras que la cirugía sería la opción más viable para repararlo.

Radiografía de una displasia

Aunque existen tratamientos sin cirugía agresiva, estos no suelen tener buenos resultados, porque pueden producirse micro fracturas en el disco que podrían empeorar la situación. Un problema vascular, o una infección que afecte a la médula también podrían ocasionar la debilidad del tren inferior o la paraplejia.

Muchos de los propietarios de esta mascota no saben que algo tan común como el moquillo podría ser la causa de la debilidad del tren inferior en los perros. Sí, el moquillo es difícil de diagnosticar rápidamente porque presenta muchos signos y síntomas, entre ellos la debilidad de las patas traseras. Esto ocurre porque es un virus que afecta al sistema nervioso central y que causa la pérdida de movilidad del tren inferior.

Normalmente afecta a perros de entre tres y seis meses, aunque nunca hay que descartarlo cuando se observa un problema del cual podría ser la causa. Por ello, no olvides vacunar a tu perro y evitar todo contacto con otros canes que pudieran tener el moquillo. Recuerda que la parálisis sería lo más liviano que podría pasarle, pues podría incluso morir.

¡Atención! Nunca obligues a tu perro andar en dos patas

Te puede gustar