El moquillo en perros

Francisco María García · 1 octubre, 2017

El moquillo en perros es una de las enfermedades más frecuentes de los últimos tiempos. Aunque no se transmita a los humanos, presenta alto riesgo de contagio entre canes y tasa de letalidad elevada.

La diseminación del agente patógeno del mosquillo está relacionada con el abandono de animales en ambientes poco salubres. La sobrepoblación hace que los cachorros nacidos en las calles sean especialmente vulnerables. Y pueden adquirir y transmitir la enfermedad con facilidad.

Por eso, al rescatar un animal es indispensable poner al día sus desparasitaciones y su cartilla de vacunación. Fortalecer su sistema inmunológico es la forma más eficiente de preservar su salud.

¿Qué es el moquillo en perros?

El moquillo en perros en una enfermedad infecciosa, viral y aguda que afecta el tracto digestivo y respiratorio. En casos más severos, llega a afectar las neuronas y el sistema nervioso central.

Esta enfermedad es causada por un virus perteneciente a la familia Paramyxovirus, del género Morbillivirus.

Este microorganismo es similar al causante del sarampión en seres humanos. Posee notable resistencia, logrando sobrevivir en condiciones hostiles y encapsularse por mucho tiempo hasta retomar su actividad.

Gracias a su resistencia tiene alcance universal y preocupa a los profesionales veterinarios de todos los continentes. Puede acometer en perros de todas las edades, razas y tamaños, pero es más frecuente en los cachorros.

Diferente afección en cada perro

El organismo de un cachorro es más vulnerable y fácil de ser infectado. Su sistema inmunológico todavía no se ha desarrollado plenamente para enfrentar los numerosos microorganismos del ambiente externo. Además, la intensa actividad celular en la fase de crecimiento facilita la replicación del virus.

Los perros seniles y/o inmunodeprimidos también son más vulnerables al mosquillo y otras infecciones. En estos casos, los síntomas acostumbran ser más severos y el cuadro de salud del animal decae rápidamente.

El Paramyxovirus también afecta comúnmente a otros cánidos salvajes. Es el caso del lobo, el coyote, el chacal, el zorro y el dingo (perro salvaje australiano). En oportunidades menos comunes, puede ser encontrado en el organismo de nutrias, comadrejas y mapaches.

Una alta mortalidad

El moquillo en perros ha generado alarma gracias a su alta tasa de mortalidad y rápida evolución en el organismo. Cerca del 90% de los perros que contraen moquillo suelen fallecer. Además, los animales que logran sobrevivir tienen posibilidades de sufrir secuelas severas en su sistema nervioso.

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en perros?

La fase de incubación del virus suele durar de 12 a 20 días. Normalmente, el primer síntoma del mosquillo en perros es la presencia de secreción y/o pus en sus ojos y trufa.

Con el avance de la enfermedad, pueden aparecer los siguientes indicios:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Cansancio, letargia y/o somnolencia excesiva.
  • Falta de apetito.
  • Diarrea y vómitos.
  • Engrosamiento de las almohadillas de las patas.
  • Dificultad para respirar o respiración pesada.

Posteriormente, el perro infectado puede presentar desnutrición, deshidratación y anorexia. En la etapa más severa, el virus alcanza el sistema nervioso, ocasionando espasmos, convulsiones y parálisis.

¿Cómo se contagia el moquillo en perros?

La transmisión es directa y la forma más común de contagio es a través del aire. El perro respira o ingiere los agentes patógenos que están presentes en el aire a su alrededor. El aire suele contaminarse cuando hubo presencia anterior de un animal infectado.

También se manifiesta el contagio a través del agua y alimentos infectados por el virus. Por eso es importante no compartir los recipientes de tu mascota con perros desconocidos. Cada animal debe poseer su proprio ambiente y accesorios para alimentarse e hidratarse.

¿Existe tratamiento para el moquillo en perros?

No existe un fármaco específico para eliminar el Paramyxovirus del organismo del perro. Las infecciones virales suelen ser mucho más complicadas de tratar que las bacterianas o fúngicas.

Persona acariciando a un cachorro
Fuente: Hugo A. Quintero G.

El tratamiento administrado para el moquillo en perros consiste en fortalecer el sistema inmunológico, aliviar los síntomas y prevenir infecciones secundarias.

El diagnóstico temprano es clave para aumentar la posibilidad de cura y recuperación del animal. Por eso, es fundamental concurrir inmediatamente al veterinario al reconocer cambios en la conducta o en el organismo de nuestra mascota.

¿Cómo prevenir el moquillo en perros?

La tenencia responsable es la actitud necesaria para prevenir el moquillo en perros. Respetar el calendario de vacunación y realizar las desparasitaciones periódicamente son medidas preventivas indispensables para conservar la buena salud de tu mascota.

Mantener una alimentación balanceada y practicar regularmente ejercicios físicos son esenciales para el desarrollo saludable de todas las especies.