¿Qué hacer si tu perro tiene convulsiones?

Francisco María García · 10 diciembre, 2017

Las convulsiones son producto de trastornos en el sistema nervioso, que se manifiestan con una alteración motora y, en algunos casos, con pérdida de la conciencia. Cuando un perro tiene convulsiones es imprescindible un inmediato chequeo médico.

Las causas de las convulsiones pueden ser diversas. Un error común es creer que se trata de una enfermedad: una convulsión es un síntoma de una patología o condición.

Por eso, el diagnóstico del especialista indicará el origen y el tratamiento adecuado cuando un perro tiene convulsiones. En el momento de una crisis, el dueño debe saber qué hacer, y de ello dependerá, la salud y mejora del animal. Aquí te exponemos algunos consejos.

Por qué un perro tiene convulsiones

Las causas pueden tener diferentes orígenes, desde eventos traumáticos hasta congénitos. También la acción de agentes externos, como medicamentos, pueden ser causantes de convulsiones. 

Perro tumbado
Fuente: Garen M.
  • Si el animal ha recibido un golpe fuerte en la cabeza, ello puede provocar convulsiones. En estos casos se debe indicar al veterinario la posible causa de la convulsión.

Es muy probable que el especialista decida hacer un estudio cráneo encefálico para evaluar posibles lesiones.

  • Trastornos metabólicos. Algunas enfermedades metabólicas están asociadas a las convulsiones, y también determinados trastornos hormonales; por ejemplo, la hepatitis, hipoglucemia e hipocalcemia.

Lo mismo ocurre con las patologías asociadas a la tiroides. 

  • Infecciones o intoxicación. Cuando el perro tiene convulsiones es importante descartar alguna infección. Una de ellas puede ser la meningitis.

La intoxicación por medicamentos también puede ser causante de convulsiones.

  • Los tumores de mama en perros, enfermedades degenerativas u otras enfermedades son patologías que deben ser diagnosticadas por el especialista. Sobre todo, y con más motivo, cuando el perro tiene convulsiones.   

Por lo general, los tumores cerebrales están asociados a las convulsiones, y también algunas enfermedades crónicas de tipo degenerativas. 

  • Las convulsiones también pueden deberse a causas congénitas o por herencia. Algunas razas son propensas a padecer convulsiones, entre otras cosas porque presentan malformaciones cerebrales.

Como ejemplos, están los Chihuahua, Yorkshire y el Caniche. En estas razas es común la hidrocefalia que puede degenerar en epilepsia.

Qué hacer cuando un perro tiene convulsiones

Antes de la crisis

Ante la presencia de una convulsión, es importante asistir inmediatamente al especialista. Lo mismo debe hacerse en caso de sospecha de algún trastorno nervioso.

Por ejemplo, una manera preventiva es llevar al perro a chequeo cuando ha recibido un traumatismo fuerte, aunque no haya habido ninguna convulsión.

Las convulsiones se presentan en tres fases:

  •  La primera puede confundirse con una reacción emocional. El perro se torna más nervioso, tembloroso y con salivación excesiva; esta condición puede durar hasta dos días y presentarse por lapsos.
  • Las siguientes fases están asociadas a la crisis. Cuando el perro tiene convulsiones se contraen los músculos y se sacude el cuerpo de forma involuntaria. En algunos casos, pierde incluso la conciencia.
  • Por último, el perro se recupera de forma paulatina, posiblemente un poco confundido y desorientado.

En medio de la crisis

  • Cuando nuestra mascota tiene convulsiones, es importante mantener la calma. Se deben alejar los objetos que pueden dañar al animal durante la crisis.
  • No se debe tomar al perro, tratar de agarrarlo o levantarlo. Por el contrario, pueden colocarse alrededor de él, almohadas para prevenir heridas.
  • Los estímulos de sonido o luz pueden perturbar aún más al perro, y por ello deben evitarse. Tampoco se recomienda arroparlo u ofrecer agua o comida.
  • Observar al animal es un aspecto importante. Hay que evitar que su cabeza se eche hacia atrás y saque la lengua, porque esta acción podría ahogarlo. 
Perro en el veterinario

Después de la crisis 

  • Una vez que pase la crisis de epilepsia, se debe llamar inmediatamente al veterinario, quien dará las siguientes indicaciones.
  • Es posible que el especialista pregunte ¿cuántas veces se produjo la crisis? ¿Cuánto duró? ¿Qué ocurrió antes de la crisis?
  • También el veterinario necesitará saber si el perro está bajo algún tratamiento médico, o si ha recibido algún traumatismo craneal.
  • Mientras el animal se recupera, es importante darle espacio para que respire. También hay que procurar que retome la conciencia, si la ha perdido. Bajo ninguna circunstancia se debe suministrar medicamentos sin la supervisión o autorización médica.
  • El diagnóstico del especialista indicará las causas y tratamiento. Por lo general, las convulsiones se asocian a epilepsia, pero no necesariamente un perro que tiene convulsiones ha de ser epiléptico.

Fuente de la imagen principal: eltpics