6 curiosidades de las medusas

07 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Las medusas son unos animales invertebrados con mala fama, pero no por ello dejan de ser unos seres vivos tan primitivos como fascinantes.

A pesar de su mala fama durante la época estival, las medusas son unos animales increíbles. Aun así, muchas características de su morfología, biología y su forma de vida suelen ser completamente desconocidas para nosotros.

Las medusas se dejan ver por la costa durante el verano, con la subida de las temperaturas, pero lo cierto es que pueden vivir a distintos niveles de profundidad y en diversos rangos climáticos. Estos impresionantes seres vivos habitan en todos los océanos del mundo. Si quieres saber más sobre ellos, continúa leyendo.

¿Qué son las medusas?

Las medusas son animales marinos del grupo de los cnidarios, al que también pertenecen los corales y anémonas. Estos invertebrados se caracterizan por tener un cuerpo gelatinoso con forma de campana, del que cuelgan unos largos tentáculos urticantes.

Estos fascinantes invertebrados son unos animales ancestrales que llevan mucho tiempo en nuestro planeta, ya que sus registros fósiles más antiguos datan de hace unos 500 millones de años, durante el Cámbrico.

Un grupo de medusas.

Curiosidades de las medusas

Seguramente hay muchas cosas que no sabes sobre las medusas. La vida marina es muy diferente a la terrestre y, por ello, muchas veces nos perdemos detalles de las fascinantes criaturas que habitan el medio acuático. En las siguientes líneas te presentamos seis curiosidades sobre las medusas. No te las pierdas.

1. Las medusas no siempre tienen la misma forma

Las medusas no nacen con la forma típica de una medusa nadadora con tentáculos. Por sorprendente que parezca, el ciclo vital de una misma especie alterna diferentes formas de vida.

La mayoría de los cnidarios tienen una fase de vida unida al sustrato, llamada pólipo, y otra de vida libre, la medusa. Los pólipos son sésiles, tienen forma cilíndrica y se dividen por gemación en pequeñas éfiras.

Las éfiras ya tienen un aspecto similar a las medusas pequeñas y nadan libres con rápidos movimientos de contracción. Al crecer se transforman en medusas que se reproducen sexualmente, dando lugar a una pequeña larva o plánula, que se ancla al fondo marino y forma un pólipo que comienza un nuevo ciclo.

2. Las medusas no tienen cerebro ni corazón

El sistema nervioso de las medusas consiste en una red neuronal muy simple que les permite coordinar sus movimientos y responder a estímulos, pero no tienen un cerebro propiamente dicho que regule sus funciones. Tampoco presentan un sistema circulatorio ni respiratorio , ya que la difusión del oxígeno se produce a nivel de tejidos.

Aun así, parece que estos animales muestran funciones cerebrales como el sueño, lo que puede indicar que dormir es una función evolutivamente muy conservada. Este hecho lo descubrieron investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) estudiando los patrones de sueño de las medusas Cassiopea.

3. Son más de un 90% agua

La parte principal de su cuerpo, llamada campana, está compuesta por dos finas capas de células con material acuoso e inerte en medio. Desde luego, es difícil que un ser vivo sea más simple que una medusa.

4. ¿Por qué es peligrosa su picadura?

No todas las medusas pican, pero las que sí lo hacen pueden llegar a provocar heridas muy dolorosas. Realmente la picadura se produce por el roce con sus tentáculos, que contienen las células urticantes llamadas cnidocitos.

Estas células son exclusivas de los cnidarios —como su propio nombre indica— y segregan una sustancia urticante destinada a la defensa contra los depredadores y la captura de presas.

Si vemos a cámara lenta una picadura de una medusa, podremos observar que los cnidocitos funcionan a modo de resorte, ya que generan una descarga de un filamento punzante que se clava en la piel de la víctima a modo de dardo venenoso. Una medusa muerta aún contiene la capacidad de ser urticante, así que hay que tener mucho cuidado al manipularla.

Aun así y como ya hemos dicho, no todas las medusas pican. Hay lugares en el mundo donde puedes nadar tranquilamente rodeado de millones de medusas doradas sin que te pase nada, como en las Islas Palaos.

5. Las medusas gigantes existen

La especie Cyanea capillata, más bien conocida como medusa melena de león, es la medusa más grande que existe. El ejemplar más largo tenía un cuerpo de unos 2,3 metros de diámetro y unos tentáculos que alcanzaban los 36,5 metros y fue encontrado en las costas de Massachusetts en 1870.

6. ¿Las medusas son inmortales?

La mayoría de las medusas tienen un promedio de vida que varía entre especies, desde algunas horas a varios meses. Sin embargo, hay una excepción. Turritopsis nutricula es la única especie que puede revertir las fases de su ciclo biológico gracias a la capacidad de sus células para desdiferenciarse en una célula madre.

La especie  es capaz de retornar a su fase de pólipo comenzando de nuevo el ciclo.

El ciclo de vida típico de las medusas.

Seguro que desconocías muchos de estos datos sobre las medusas. Ahora ya sabes un poco más sobre estos seres prehistóricos que aún hoy en día siguen fascinando a la comunidad científica.

  • Gili, J. M., & Nogué, S. (2006). Toxicidad por picadura de medusas. Jano1816, 45-46.
  • Vera, C., Kolbach, M., Zegpi, M. S., Vera, F., & Lonza, J. P. (2004). Picaduras de medusas: actualización: An update. Revista médica de Chile132(2), 233-241.
  • Fischman, J. (2016). Las medusas, unas nadadoras excelentes. Investigación y ciencia.
  • Thomas, L. (1995). The medusa and the snail: More notes of a biology watcher. Penguin.