El fascinante origen de la biodiversidad en la Tierra

Aitana Bellido · 6 marzo, 2019
La diversificación de los seres vivos en los albores de la historia de nuestro planeta está intrínsecamente relacionada con la calidad del aire que respiramos y de los alimentos que ingerimos

Para poder comprender cómo hemos llegado a vivir como lo hacemos en la actualidad, y por qué debemos proteger las diferentes formas de vida de nuestro planeta, es esencial remontarnos al origen de la biodiversidad en la Tierra.

¿Sabemos qué es exactamente la biodiversidad?

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura –UNESCO, por sus siglas en inglés– define la biodiversidad o la diversidad biológica como la variedad de formas de vida en la Tierra. Este concepto, según este organismo, comprende «todas las cosas vivas con su estructura genética particular y abarca desde los virus microscópicos hasta los animales más grandes del planeta».

«Sin biodiversidad, la humanidad no tiene futuro» – David Macdonald, profesor de la Universidad de Oxford.

Este término, acuñado en 1985, engloba todas las especies que habitan nuestro planeta, y se compone de diferentes niveles, que incluyen desde material genético hasta especies, comunidades e incluso ecosistemas enteros, como los arrecifes de coral o los bosques.

Biodiversidad de peces en el mundo

Desde un punto de vista más filosófico, la biodiversidad también puede comprender todo el conocimiento acumulado por las especies tras millones de años de evolución en la cambiante superficie de la Tierra.

El origen de la biodiversidad en la Tierra según la Universidad de Bristol

Gracias a un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Bristol, podemos determinar las condiciones que llevaron al origen de la biodiversidad en la Tierra. Publicado en septiembre de 2018, supone uno de los últimos descubrimientos en el campo de las ciencias ambientales.

Los científicos de la Universidad de Bristol partieron de la base de que los animales evolucionaron a partir de seres vivos unicelulares y se diversificaron en distintos modelos anatómicos. La pregunta que se plantearon a la hora de planear este estudio fue la siguiente: ¿siguieron estos diseños una evolución similar a la propuesta por Darwin o se produjeron en una explosión de vida que tuvo lugar durante el Período Cámbrico?

El profesor Philip Donoghue, uno de los implicados en el estudio, asegura que la biodiversidad terrestre no se limitaba a meros ‘estallidos de experimentación evolutiva’ puntuales en el tiempo. No obstante, la realidad dista del lento y gradual modelo evolutivo propuesto por Darwin, ya que los brotes de diversidad biológica parecen comprimirse en distintos episodios de la historia terrestre, como el que tuvo lugar tras la extinción de los dinosaurios.

Biodiversidad de aves en el mundo

Otro de los descubrimientos del estudio permite concluir que las diferencias anatómicas de los distintos grupos de seres vivos de la Tierra se debe a la extinción de sus antepasados. Por consiguiente, las diferencias observables entre los seres vivos se deben a su historia más que a cambios corporales aislados.

La paulatina destrucción de nuestra diversidad biológica

Desentrañar las condiciones que dieron lugar al origen de la biodiversidad en la Tierra nos permiten prever lo que sucederá con el mundo que conocemos hoy en los próximos miles de años. La actuación de la población humana, sin embargo, está alterando drásticamente las predicciones de los expertos en la materia.

Según el diario británico The Guardian, solo en 2016 se perdieron la friolera de 30 millones de hectáreas de bosque a nivel global, es decir, la superficie entera de Irlanda y las islas británicas. La caza furtiva, por su parte, ha llevado al borde de la extinción a 300 especies de mamíferos, como los hipopótamos, los chimpancés o las ballenas.

La amenaza que representa la pérdida de la biodiversidad en nuestro planeta es peor de lo que anticipamos: para que las cadenas tróficas y las temperaturas terrestres puedan recuperarse por completo tendrían que pasar, a estas alturas, millones de años. Aunque poco a poco empiezan a surgir iniciativas de desarrollo sostenibles, no dejan de ser una excepción a una norma que amenaza con acabar con el hogar de todos.