7 curiosidades del quokka

Catalogado como el “animal más feliz del mundo”, el quokka es un marsupial desconocido para algunas personas. Continúa leyendo y entérate de sus principales características y curiosidades.
7 curiosidades del quokka
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por Médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 07 junio, 2022

El quokka o Setonix brachyurus es un marsupial australidelfio perteneciente a la familia Macropodidae. Se considera un canguro pequeño, del tamaño de un gato doméstico, con una longitud de apenas 40 centímetros y un peso de 5 kilogramos. Es originario y nativo de Australia. Puede encontrárselo habitando algunas islas de esta región como la isla Rottnest y la isla de Bald. También pueden verse algunos ejemplares en la zona occidental de Australia y en el bosque Jarrah.

Es de hábitos nocturnos y de alimentación herbívora. Por otro lado, el quokka es un animal muy social y carismático. Además, demuestra gran simpatía hacia los humanos. Gracias a la expresión facial que tiene, la cual es con una sonrisa permanente, cientos de personas viajan cada año hacia Australia para poder conocerlos.

No obstante, esta irrupción constante a su hábitat por parte de los humanos ha puesto en peligro su existencia. A continuación te traemos varias curiosidades de este grandioso animal, con el objetivo de que conozcas las principales razones por las cuales debemos cuidarlos.

Quokka: reproducción

Comportamiento del quokka

Al igual que sus primos, los canguros, son animales ágiles que se encuentran en constante movimiento. Gracias a su cola de 30 centímetros pueden saltar largas distancias y trepar a varios árboles. De igual manera, suelen cavar túneles por los cuales se mueven con gran habilidad.

Ya que son animales sociables, suelen vivir en comunidades de entre 25 a 150 miembros. Se alimentan de bayas y hojas frutales, de las cuales extraen el agua necesaria para subsistir en épocas de sequías. De igual manera, un dato curioso del quokka es que puede sobrevivir durante largos períodos de tiempo sin comer ni beber agua.

Igualmente, son marsupiales muy inteligentes. Un estudio publicado en la revista Behavioural Processes en la que se evaluó la capacidad de varios quokkas para sortear obstáculos, determinó que estos cuentan con habilidades de razonamiento y aprendizaje espacial.

Reproducción del quokka

La gestación de las crías del quokka es corta, con una duración aproximada de un mes. Por lo general tienen una cría al año, y como todos los marsupiales, la hembra cuenta con una bolsa en la cual se desarrolla el recién nacido durante los primeros seis meses de vida. Posteriormente, sale del marsupio para seguir amamantándose de la madre por otros dos meses y luego separarse.

La isla Rottnest

El quokka fue descubierto en 1696 por el explorador Willem de Vlammingh. Al momento de llegar a la isla en la cual habitan estos peculiares mamíferos, el explorador pensó que se trataban de ratas grandes, por lo que nombró este lugar como Rottnest, que en holandés significa nido de ratas. No obstante, luego de varias investigaciones se dio cuenta de que se trataba de unos animales familiares del canguro.

El quokka o el animal más feliz del mundo

Por su particular sonrisa, en el año 2013 fue catalogado como el animal más feliz del mundo por el periódico The Huffington Post. Sin embargo, es importante aclarar que su expresión fácil no es más que un proceso evolutivo, pues no está comprobado que su sonrisa esté relacionada a algún aspecto emocional en particular.

De hecho, aunque se considera un animal muy amigable y sociable con las personas, si no se tiene cuidado al acercárseles, pueden responder con agresividad al sentirse amenazados.

Un animal bajo constante estrés

Dada su popularidad en las redes, y por sus características afables, el quokka se encuentra en constante estrés por estar obligado a llevar una convivencia con personas de todo el mundo. Tanto en los zoológicos como en su hábitat natural, los quokkas son buscados por los humanos para tomar sus famosas selfies.

Esta situación ha generado que estos animales desarrollen estrés crónico, afectando de manera negativa su bienestar general, viéndose en escenarios realmente aterradores para ellos. De acuerdo a un estudio publicado en Animal Welfare Science Centre, las actividades de los humanos modifican de manera negativa las actividades y patrones de comportamiento de los quokkas.

El marsupial más pequeño del mundo en peligro de extinción

Por las situaciones presentadas anteriormente, así como la destrucción de sus hábitats naturales y la introducción de especies depredadoras como el zorro, el quokka se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Actualmente, existen entre 7500 y 15 000 ejemplares, los cuales han seguido decayendo durante los últimos años. De igual manera, esta especie suele vivir hasta 10 años en su vida salvaje, sin embargo, en cautiverio esta expectativa puede reducirse hasta la mitad.

Protección del quokka

En búsqueda de conservar esta especie, las autoridades australianas han tomado ciertas medidas para proteger el bienestar del quokka. Por ejemplo, está prohibido tanto alimentar como cargar un quokka. La persona que lo llegase a hacer será sancionada con una multa de hasta 2000 dólares australianos.

Te podría interesar...
9 curiosidades del aguará guazú
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
9 curiosidades del aguará guazú

El aguará guazú es un cánido impresionante nativo de Sudamérica, el cual resguarda varias curiosidades sobre su naturaleza.



  • Wynne CD, Leguet B. Detour behavior in the Quokka (Setonix brachyurus). Behavioural processes. 2004;67(2):281-6.
  • Learmonth MJ, Sherwen S, Hemsworth PH. The effects of zoo visitors on Quokka (Setonix brachyurus) avoidance behavior in a walk-through exhibit. Zoo Biology. 2018;37(4):223-8.
  • Animal L. The strange ways of the tammar wallaby. Lab animal. 2013;42(11):411.
  • Bonney KR, Wynne CD. Quokkas (Setonix brachyurus) demonstrate tactile discrimination learning and serial-reversal learning. Journal of comparative psychology (Washington, DC : 1983). 2002;116(1):51-4.